Páginas vistas en total

domingo, 22 de septiembre de 2019

El que lo toca, toca a un hombre




  Decía Withman muy bien dicho a quien le leyera "lector, esto no es un libro, el que lo toca, toca a un hombre... Salto desde las páginas a tus brazos". Siguiendo esa divina estampa, algo parecido de mis libros te digo yo, algo muy íntimo y propio, más que una libra de carne yo te ofrezco, mi sentido y mi sensibilidad, mi corazón al desnudo.Pues, un libro intimista, no tanto porque nos revele interioridades escabrosas, sino porque sobre todo consiga con desnudez hablarnos al oído de los paisajes esenciales del alma atormentada de quien lo escribió, es también uno de los más acabados símbolos por el que alguien ofrece al Otro –a quien físicamente no tiene delante, al que de otra forma difícilmente podría hacerlo- la propia mano. ESTO SOY. En estas historias –no en forma de un discurso, sino con destreza encarnadas en personajes vivos a los que les ocurren cosas, a quienes sorprenden los avatares amargos o alegres de la vida- late la urdimbre sentimental que hasta aquí me trajo. Quiero ponerlas en común contigo. Quiero revivirlas A TU LADO. Te vas a reconocer en ellas. Aquí tienes mi mano.

SOY ESCRITOR. VALORA MI TRABAJO.
111 ROSAS o EL LIBRO DE LAS AGRIDULZURAS. 301 pgs. 12 euros.
ARGUMENTO
¿De qué hablamos con los verdaderos amigos? De todo y de nada, de esto y de lo otro, ¿verdad? Del Universo inmenso e impasible… y también de esa hormiguita tan hacendosa a nuestros pies. De toda la belleza… y de toda la vileza que atesora el mundo, ¿no? Así además me hablan los libros que a mí más me gustan, que me gustan mucho más que los cerrados a un género concreto. Así, como hablándote al oído, así también he querido yo con mis manos hacer MI LIBRO, estas 111 Rosas, con todo y con nada, con esto y con lo otro: el amor, la soledad, los hijos, la escritura, su duda y su ternura, el paso de las estaciones, las trampas y los tesoros de la memoria, los viajes en el metro, las mujeres fatales y las magistrales, el deporte y su aporte… la vida en vivo de un cincuentón a la busca de sí mismo... y del otro. PÍDEMELAS, si no lo has hecho ya, aquí o en josemp1961@yahoo.es , o este EMPC (escritor muy poco conocido) no podrá seguir escribiendo más. Tampoco pido tanto, ¿no? 301 pgs. 12 E, envío incluido. 15 E, si es contra-reembolso.

2 comentarios:

© Lucía Conde Parmés dijo...

Cada palabra que escribimos es parte íntima de nosotros. Si la publicamos, en cierto modo nos estamos dejando acariciar por los demás. Al principio es raro, pero después es tan placentero que se hace vicio.

Mil besos, precioso.

José Antonio del Pozo dijo...

Vicio bueno. Gracias, Lucía. Otros para ti.