Páginas vistas en total

lunes, 7 de mayo de 2012

Guardiola ya no es lo que era


      
   Con el repleto graderío coreándole enfervorizado el nombre, a Pep Guardiola  sus  pupilos en señal de gratitud mantearon por los aires. Supongo que eso debe ser el Triunfo. También la ejemplar novela de Belén Gopegui sobre De la Vega viene a ser eso, un festivo manteo, en la preclara tradición comunista del culto a la personalidad del Amado Líder. Además que, por mucho que últimamente la Ciencia, como milagro de primavera le haya reverdecido la apariencia, acaso siga prefiriendo ella el manteo simbólico al real, no fuera a romperse, como el mismo Rey, en ese exceso del cuerpo arrojado a la gravedad  algún que otro astrágalo.
  
    De manera que quizás lo verdaderamente justo para restablecer el equilibrio tectónico de la Península Ibérica, ahora que Guardiola no tiene trabajo, sería  buscarle acomodo también a Pep en el Consejo de Estado, esa soberbia institución destinada a revolucionar con su tiki-taka leguleyo el futuro de nuestras mediocres existencias. Eso, investirle a Pep con los holgados ropones luctuosos y las níveas puñetas de los togados, hacerle allí un honroso sitio, entre De la Vega y el poético Contador de nubes que tanto también le admira.
   
    Cuando anunció Guardiola que se iba, que así lo había comunicado a sus mayores a principios de temporada, que por tanto era algo que tenía él ya más que decidido, como un rayo vallecano vinieron a mis mientes sus Conversaciones sobre el Futuro -patrocinadas por el noble Banco de Sabadell, pues gusta a este banco subvenir publicitariamente a humilde gente necesitada- con Fernando Trueba. Se empezaron a publicar los platónicos diálogos que entrambos trabaron en septiembre, es decir, allá cuando empezaba la Liga.
   
    Aventuraba allí Guardiola, a propósito de sus personales planes de futuro: “…Si no me quieren, me echarán y haré lo que salga”. Como si fuera él un indigente buscavidas de Dickens. Mentía Guardiola en todo: le quieren, sí, deseaban sus jefes a costa de lo que fuera su continuidad, sí, y hará ahora lo que a él le salga de su inteligencia, que no es poca. Igual se apunta también a un año de Cuentanubes, que debe ser esa profesión de provecho.
   Le propongo yo, una nada con un blog, o sea, una Nada, algo mejor: Pep, please, ingrésate en el Consejo de Estado, y entre aquellos genios prometeicos rodeado, haz allí de nuestro Futuro el mismo tiki-taka que en tu equipo jugando asombrara al mundo.



Post/post: gracias a Winnie0, a Juante, a NVBallesteros y a Pedro J Sabalete por dejarme sus comentarios y hacer así este blog, conmigo. GRACIAS
             

5 comentarios:

Monica dijo...

Cuando escucho esos diálogos de Banco Sabadell, los pelos se me ponen como escarpias, los últimos entre Victor Manuel y su "santa" esposa no tienen desperdicio ¿ cuánto se embolsaran? ¿les dará el Gobierno dinero para rescatarlos y que sigan pagando esos anuncios?
No imagino a Guardiola con puñetas y haciéndose escuchar por ese Consejo de Estado. Otra cuestión ¿alguien conoce donde puedo apuntarme para obtener el titulo o el doctorado en cuentanubes? Le escribí a Zapatero, pero aún no ha contestado a mi carta. Saludos

Juan Carlos dijo...

¡Qué anuncios más bonitos eran aquellos! Y seguro que todos los que los hicieron no cobraron por ellos porque no es algo que vaya con su idiosincrasia. ¿Como iba a cobrar Ana Belén o Victor Manuel de un representante del Gran Capital? no, para nada. Y Pep dando esas clases de filosofía escolástica ¿a quién que no tenga la mirada sucia no gustó?
Salu2

Winnie0 dijo...

El otro día ví `por primera vez a Ana Belén y Victor Manuel en una de esas "conversaciones"....y luego pa' que no tengan la cuenta ahí jaja Besos José Antonio y buena tarde

Trecce dijo...

Nunca pensé en abrir una cuenta en el Sabadell, pero por si tenía dudas, me las han despejado de raíz.
En cuanto a Pep, que no es santo de mi devoción, hay que reconocer que es muy listo y que ha sabido marcharse a tiempo. A ver cuándo aprenden eso los de la casta.

MAMUMA dijo...

Opino que se ha ido en el momento oportuno.