Páginas vistas en total

lunes, 14 de mayo de 2012

¿Indignados? Me too


   

    Estoy, sí, indignado. Conmigo mismo. Con el nivel de mi pádel en concreto, que, de buenas a primeras, sin previo aviso, cae en picado y me abandona, como una gracia dudosa que de golpe hubiera uno perdido creyéndola dominada.
   Con la que está afuera cayendo y el bobolavaina este con la ful de su pádel, mascullará algún Indignado idealista que por azar aquí recale. A ver: si la mañana que estallaba la Primera Guerra Mundial  Kafka anotaba en su diario que, a despecho de la movida, se largaba él esa misma tarde a la piscina, y si hemos de seguir el ejemplo de los grandes de verdad –y no de esos figurones que patrocina el Banco de Sabadell-, ahora que la gloriosa Spanish Revolution, al calor de la conservadora costumbre de festejar los aniversarios, vuelve por sus fueros,  ¿no debería entonces uno apuntar algo así en el blog, aunque fuera sólo por ver si con esa descarada copia algo del gran checo del Existencialismo de esta manera se me pega?
     
   Lo peor, lector mío, es que encima trátase de la desoladora realidad. En los dos últimos entrenos, puede que por los súbitos calores, por la repentina acumulación del efecto torpeza anexo a las cincuenta castañas, qué se yo,  lo cierto es que no dí una a derechas. Es como si hubiera perdido el toque, la distancia de bola, el baile de las piernas en anticipación, todo eso a la vez en fuga precipitó mi juego hacia un desastre penoso.
   Con quienes entrenaba, muy piadosos ellos, ni pío me dijeron, y hasta bromeábamos festivos y todo al final, como pasando en ascuas sobre la mía calamidad. Pero tras las forzadas chanzas, un cúmulo de sapos, truenos y culebras bramaba por dentro de mí. De vuelta a casa, puede que algún conductor se hiciera cruces en el semáforo al verme abriendo con amarga pose los brazos, perdida la mirada ante el parabrisas y susurrando la misma máxima que Mou, pur qué, pur qué. 
     
   Y es lo peor de todo que este mismo martes noche, salvo que el tiempo lo impida, me –nos- espera un trascendental partido, del que depende el mantenimiento del puesto número 108, de un total de 230 aguerridos padeleros que el ránking de mi suburbial club alista. Seguro que ahora comprendes de sobra, lector, la hondura de mi pesar. Cómo pueden de golpe abandonarte unos dones conseguidos a base de sudor y esfuerzo, más que de naturales cualidades. ¿Es así de injusta siempre la vida? ¿Acaso en el decisivo match de golpe también mis poderes, las discretas alas que me llevan, recobraré? ¿O se consumará ahí mismo el total Desastre?     
   Y ya no es tanto por mí como por Javier, mi inseparable –hasta ahora- compi del pádel. Más que lo mío, me amarga sobre todo el decepcionarle a él, ser la causa principal de su derrota. Él tiene 33 años. Es un buen chavalote. Juega mejor que yo, pero había conseguido uno no desentonar del todo a su lado. Pero la gente en los ránkings, lector, ma-ta por como sea ganar, y en cuanto olfatean al chungo de la pareja rival, como tiburones capitalistas y comunistas fusionados, le vuelcan todo el juego, para así asfixiarle y ganar-ganar-ganar. ¿Cómo sobrellevar esa adversidad que también a tu compañero condena?
   ¿Participas de la densa bruma que ahoga mi tribulación, lector? Y a todo esto, ¿qué tal nadaría el esmirriado Kafka? ¿También él por sorpresa perdería el secreto del bien nadar? ¿Entonces, la Spanish Revolution? Hasta que pase este martes noche, como si la Milá presenta desde Sol la nueva gala del Gran Hermano y a todos enseña allí el zambombo, por mí. Te cuento, lector, mi sinvivir.    



Post/post: gracias a hawai05, a Winnie0, a María José Rubiera, a Juante, a Lobo Solitario, a Metemorfosis, a Zorrete Robert, a Mariola, a Juan Risueño y a NVBallesteros por los cariñitos y cariñotes me brindaron ayer bloggeando a mi lado, y yo al suyo, GRACIAS.
  

7 comentarios:

Juante dijo...

Pues aquí se presenta un solitario solidario con tu causa indignada con causa. Sobre todo desde que ayer, ese atorrante profe (que, de buen seguro nunca habrá hecho oposición que valga para usurpar la peana que oKupa en la Autónoma Madrileña) que responde por Carlos Taibo, le soplara a inefable Gemío de género progra, que "para eliminar el capitalismo, los del 15-m poroponemos que los alumnos universitarios autogestionen en cooperativa los bares de las facultades" (sic).

El pádel no, mi querido amigo. La piscina menos aún, teniendo aquí al lado las feraces y límpidas playas atuneras de la hermosa Cádiz. Pero salir corriendo de toda esta escoria pseudo-hippy que no para de simular sus propios estertores, en busca de unos largos playeros, po sí, mira: ¿qué quieres que te diga?

(Desde luego que Alfonsito Guerra llevaba toda la razón: "el techo intelectuá se alcanza al acabar bachillerato". Taibo con el bar y Gemio con su chiringo son dos preclaros e indignantes especímenes de tan dignificado aserto.)

Cesar dijo...

Es, joven, el pádel, como el tenis, enemigo traidor e infiel con quién no lo practica asiduamente. No así con aquellos que lo han mamado. Me refiero a quienes de párvulos, apenas destetados luchaban con las raquetas agujereadas (pero que cuestan como si fueran enteras)que son muy pocos si consideramos que el Pádel nació con D. José María. Antes sólo existía en espacios escasos, subproducto del noble tenis, deporte de caballeros (un árbitro y la mitra de jueces de línea.) No hay duda, si tu lo dices te creemos, de que perdiste el toque, pero no la sabiduría. Aquella que te lleva a estar seguro de que han descubierto tu miedo y tendrás que apechugar con todo el juego mientras Javier se desespera en la red esperando alguna bola perdida. Olvídate del baile de la victoria y si quieres ganar, llévate a los rivales de cañas antes del partido, siempre que tú bebas agua.
No desistas, como las oscuras golondrinas, el pádel volverá y entonces será el llanto y el crujir de dientes para quienes te han hecho de menos.

P.s.
( Si quieres un buen profesor que afine tu volea, razón aquí.)

hawai05 dijo...

JOSE ANTONIO chico que esfuerzo eso de darle a la pelota con una raqueta yo ya estoy agotado solo de imaginar semejante desproposito
¿ oye no hacen en tu club algun torneo de verdad de esos de lucha a muerte tipo mus o similares ? ...ya es que correr me deja desata y casi que me voy con los indignos que estos si que saben botellon , tias y to dios tumbao en las aceras ...¡ eso es vida ----el padel tortura !
un abrazo amigo

Juan Carlos dijo...

¡Buf! a mi me lo vas a contar que salí a darme un trotecillo por El Retiro y casi se me cae un pulmón al suelo. De la bici... ni hablar. Me parece que me voy a tener que pasar al noble deporte del ajedrez y si es muy cansado al del billar.
Salu2

Lobo Solitario dijo...

De lso 50 para arriba........Cervecita y langostinos a la sombra en una terraza, a ser posible que sirva una camarera joven y discrete (por si vas acompañado) y al padel... ¡que jueguen otros!

caraguevo dijo...

No te deprimas por el nivel de tu juego, puedes achacarlo al color azul de la pista que muestras. Si esa justificación le funciona a Rafa Nadal ¿por qué a ti no?
Un saludo

hawai05 dijo...

Juan Carlos si que sabe ....deportes de riesgo eso si que es deporte ...mus , tute ,cinquillo y como mucho mucho riesgo los chinos