Páginas vistas en total

domingo, 29 de julio de 2012

Paso de cebra, paso de abubilla


    


   Llegué hoy con el coche, lector, temprano en la mañana y medio adormecido aún, al cruce mío de las amapolas volanderas que ya tú sabes (ver post 18-6-2012). El semáforo en rojo. Esa primorosa desolación de la calle vacía en la mañana dominical ya del todo encendida. Como en simple acto reflejo, la sonámbula nostalgia de ese edén. Giré hacia allá la mirada con la tenue esperanza en ristre de que volvieran allí a acampar las amapolas, la cazoleta de su luz púrpura.
   Rien du rien, of course. ¿Qué quimera le demandas a las postrimerías del Julio aniquilador? Se apuntaba ya el mazo de otro día de fuego. Empezó entonces a pitar el distintivo intermitente que avisa a los peatones.  Y en ese momento, para mi incredulidad más plena, pude verlo. Al límite mismo del bordillo, posado sobre él, un pequeño pájaro silvestre, con frenético oscilar de cabeza, avizoraba nervioso los dos sentidos de la calle. Como si temiera que de cualquier lado pudiera aparecer un trolebús que lo espachurrara al cruzar la vía. Me quedé hechizado, claro, ante su imagen.
    
    No sé de pájaros, así es que no podía ponerle entonces su nombre más adecuado: si era un pinzón, un pardillo (como yo), un verderón… ni flores. Si pude fijarme en que, a pesar de su reducido tamaño, no carecía ese pájaro sobre el bordillo posado de una digna esbeltez. Tenía, en relación con el cuerpo, las patas largas y estiradas como una vicetiple, y el pico prominente como un puñal. Un color naranja parecía además investirle como una Mata Hari aviada para una gala, y sobre todo, el penacho de vivas motas negras y anaranjadas, a juego con el vestido, que definitivamente confería a aquel ave unos aires de grandeza.
   Entonces, lector, como si adrede buscara esa abubilla (la wiki más tarde me sopló su nombre) que por completo yo absorto me quedara, a pesar de que el luminoso de los peatones había virado ya a rojo y estaba perpetrando ese ave una clamorosa ilegalidad, de un salto se apeó de la acera a la vía, y con pasitos pizpiretos y todo el rato mirándome, fue, delante de mi coche, como una miss sobre la pasarela, atravesando ella el paso de cebra, que era entonces paso de abubilla.
   
    Tenía mi coche preferencia de paso, claro, pero cómo atropellar entonces tanta gracia. Llegó al fin la abubilla al otro lado, y de otro aéreo salto ganó ese bordillo sin por un instante perderme el ojo. Aplaudí el desfile de la abubilla e incliné la cabeza ante ella. Elevó entonces ella el vuelo y voló por un instante en círculos olímpicos sobre mi coche, como si batiera sus alas en mi honor. Alguien pitó tras de mí y tuvimos la abubilla y yo que ahí mismo despedirnos rápido.
   Y antes de que la minucia se me olvide, vengo corriendo yo a contarlo al blog, a contártelo, lector, a ver si así de alguna forma a todos un poco nos alcanza esa gracia, ese vuelo.    


Post/post: gracias a Anónimo, a Lobo Solitario, a Mari Paz Burgos, a Mónica por concertar a mi lado, por bloggear conmigo ayer. GRACIAS 
             

8 comentarios:

PEAZO DECOCK dijo...

¡Bueno!, pues alqo que le hubiera molestado a muchos, lo conviertes en una experiencia mágica... un ratito corto que has disfrutado y que para tí queda... felicidades.

El Hada de los Cuentos dijo...

¡Bonito encuentro! Los animales a veces nos sorprenden y tiene comportamientos que parecen humanos, aunque mejor sería que no lo fueran

Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

La abubilla, siempre con su cara picuda de velocidad...

Saludos y buen domingo.

Monica dijo...

Qué no era una abubilla. Era M. Teresa de la Vega, con un nuevo look. no sabe qué hacer para llamar la atención. Saludos, feliz domingo de julio caluroso.

Rosa Cáceres dijo...

Desde luego, no era cosa de interrumpir, trágicamente además, el paseo a saltitos de la pequeña avecilla. Sorprendente milagro, franciscano casi, de un domingo de estío, pues que te eligió como salvaguarda de su paso, y confió en ti para que le permitieras cruzar sin daño.

Un saludo

NVBallesteros dijo...

Mire que buen inicio de semana le ha regalado la naturaleza...


Besos

Jaime dijo...

Comprendo y comparto tu alborozo, es tan poco probable que en la ciudad nos sea regalado un momento tan mágico que tenemos la obligación de disfrutarlo.
Gracias por compartirlo.
Salud

MAMUMA dijo...

Qué poco duran los buenos momentos.