Páginas vistas en total

sábado, 9 de febrero de 2013

Acapulco, violaciones, Almudena Grandes



   
     Terminaba la gran Almudena Grandes su histórico artículo en EL PAIS -acerca del placer inefable que experimentaría la monja violada- anunciando orbi et orbe airada que “si toca exiliarse, me voy pidiendo México”. No parece que la grandiosa Grandes allí se haya exiliado. A veces la actualidad, las palabras que la cuentan, se envenenan como de un propio sarcasmo sobreañadido. La ola de violaciones masivas a mujeres que asolan de un tiempo a esta parte los media  azota ahora precisamente México. Seis turistas españolas, seis, han sido “salvajemente” –cómo si no- violadas en Acapulco por un grupo armado, que previamente había maniatado a los hombres que las acompañaban. Bueno, no es preciso gastar palabras en imaginar el espanto. Sí, todas las horribles circunstancias hacían involuntariamente recordar el gran artículo de Almudena Grandes, tan premiada, tan considerada, tan reconocida, en el que, para censurar la figura de Sor Maravillas –con ocasión de una placa que alguien quiso dedicarle en el Congreso- escribió aquellas líneas tan bochornosas como despreciables, tan propias del imaginario simbólico del más abyecto violador: “¿Imaginan el goce que sentiría al caer en manos de una patrulla de milicianos jóvenes, armados y -¡mmm!- sudorosos?”. Grandiosas líneas, desde luego.




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS (Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

6 comentarios:

María dijo...

Esta "señora" es rematadamente imbécil y como, presuntamente, se duchará con la misma frecuencia que su colega Maruja Torres igual a ella le va el rollete de tener un tío apestoso encima (o debajo).

Se nota que me cae bien ¿eh?.

Besos

Napo dijo...

Soy asímmm de raro: Cuando veo a una señora (esta es tía) con exceso de años y de kilos, y con tanto escote, me digo eso de “ esta tía es jilipolla”.

Con la Almu hace mucho tiempo que sé que clavé lo de jilipolla. Víjese si hace tiempo que acerté cuando la tía aún no estaba sobrada de años ni de kilos.

Winnie0 dijo...

Tremendas lineas!! En cualquier caso...¡qué pasaje de terror debió ser aquel!
Un beso Jose Antonio

Candela Ca dijo...

No le des ideas a esa foca descerebrada J.A...EGG!!

Juante dijo...

En materia de sexo, los progres son mojigatos y puteros a la vez. Así abarcan todas las posibilidades de su ubicuo "pensamiento mágico", siempre tan simbólico como el gusto oculto que ostentan por el lujo, al tiempo que niegan todo lo que no sea perroflautismo punsetiano. De esa guisa, la abyecta progresía se queda con los contenidos de todos los telediarios y con los réditos de todas las barcenadas de la gazmoña y torpona derechona.

Jose Antonio dijo...

¿lo habrá probado? supongo que no, una cosa es predicar y otra es dar trigo,dejémosla, con un poco de suerte y bastante ayuda, lo mismo publica una novela interesante.
Un abrazo