Páginas vistas en total

lunes, 4 de febrero de 2013

Prolegómenos de los Goya



   Se había acercado en son de paz el Ministro Wert, a poco de arribar al Poder con la mayoría absoluta que los ciudadanos le habían otorgado, ante el plenario de la Ceja, tan naturalmente progresista. Tanta paz llevaba Wert consigo que casi pareció rendición cuando con voz seráfica, con esas trazas de Buda flemático que gasta, les cantó su ya célebre palinodia: “Soy uno de los vuestros”.
     Hombre, debió pensar para sí Wert, algo me avalará ante estas nobles gentes antiderechistas  el haber por largo tiempo trabajado y colaborado con la Casa Madre, o sea, en PRISA, y el no militar en el PP. Como quiera que el halo de la mayoría absoluta era reciente, y que podría lógicamente haberse esperado alguna legislación adversa a los intereses cejaicos, aquel auditorio, también sorprendido ante aquella majadería, quedó sumido en el silencio.
     
   La respuesta de la Ceja al son de paz de Wert no se ha hecho esperar ya este año. Celebrábanse hace unos días de nuevo los Premios Jose Mª Forqué, el previo a los Goya. Allá que de nuevo plantóse seraficote Wert. El gran Juan Diego Botto inauguró en público, al ir a entregar uno de los galardones, la senda de la catarata de chistes malos que sobre los “sobres” nos sobrevendrá: “este premio no se reparte… en sobres”, declamó con notable sorna. El auditorio sonrió y se aplicó codazos y murmullos cómplices ante el ingenio bottodesatado.
     Tomó entonces la palabra Alex O´Doherty, el Actor que, como Maestro de Ceremonias, oficiaba bajo estricto guión el evento: “¿Queréis escuchar algo gracioso, eh? El ministro Wert dijo aquí el año pasado… ¡que era uno de los nuestros!”. ¡Ahora sí que aquel auditorio en pleno estalló en risotadas, tan estridentes que debieron oírse hasta en Tumbuctú. Vamos, que tururú bantú, señor Wert, valeeee? Allí, con admirable encaje, tragóse Wert el sapo, el sapo que era sopapo. Allí, en burla, en chanza, en befa, quedó el patético ruego de todo un Ministro, su simbólica humillación, su limosneo de un precario reconocimiento ante la Ceja. Nunca, hagas lo que hagas, serás uno de los nuestros, bobalicón. ¿Valeeeee? Sí, los Goya de este año prometen emociones sobre…salientes.




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS (Resumen de la obra en post del 27-1-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

5 comentarios:

Juante dijo...

Como dicen los que ponen comentarios en el fuckbook: "¡Buenísimoooo!

Buenísimo el ejemplo extraído tan oportuna como inmanentemente a todo lo que constituye la esencia misma de este peperío atorrante, salvando la parte pecuniaria, que esa sí que es peripatética y denigrante: demostrar ahora que no son sinvergüenzas es como el que ha puesto cuernos y la fulana lo niega ante la genuina, que lo sabe fehacientemente.

Buenísimo el gesto de Wert, epatando -por no decir una obscenidad- por la cocorota cejil del Sacristán.

Buenísimo es, en suma, que tras la muerte del general, tengan que ser los nietos de aquellos hijos de las flores, quienes se diviertan jugando a los cerditos con estos bobalicones que recuerdan a las pobres víctimas de "Deliverance" (Defensa), de John Boorman.

Muy bueno lo de "seraficote": lo dice todo de este inane que nos llevará indefectiblemente a lo más hondo y pestilente de la sentina educativa.

Winnie0 dijo...

tengo mucha curiosidad por los Goya de este año y sobre todo por las reacciones y opiniones también Un beso

Manuel León López dijo...

Muy propio de los acomplejados que tratan de ganarse el favor de aquellos que considera "en superioridad moral" a la propia; porque la izquierda siempre se ha arrogado ese favor, así como la de equipar cultura a izquierda.

Pero no, no aprenderá a no perdir perdón por no ser tan reaccionario y sectario como el progrerío.

Napo dijo...

Buen post don José Antonio.

No se merece respeto quien no se hace de respetar. Si te presentas indignamente, lo normal es que te traten de esa manera.

Hay personas en todos los ámbitos de la vida, que tienen como uno de sus objetivos el que los quiera todo el mundo.

Tener principios y defenderlos implica necesariamente que haya gente que no te quiera. Aquello de “ señora, estos son mis principios...” no vale para la vida real.

Señor Ministro, jódase.

Jose Antonio dijo...

No me digas que no tiene miga que la mejor película en habla catalana sea una peli muda y otra inglesa, aquí pasado el Ibero fluvius ¿seremos capaces de algo parecido?
Un abrazo