Páginas vistas en total

viernes, 5 de abril de 2013

El caso de la Consejera andaluza que quiere ser Mónica Bellucci




   
    Que apunta maneras de starlette de la Política, vamos. Elena Cortés, consejera de Fomento por IU en la reluciente Junta de Andalucía, asegura, en entrevista para Canal Sur, que de no ser eso, consejera, “participaría en los escraches”. Eso es lo que sobre todo ella fomenta. Deslumbra, desde luego, en esta Elena gubernamental tan alto sentido de la responsabilidad como de la prudencia. Asombra de nuevo la desenvoltura cínica con la que los colocadotes prebostes del Progreso juegan los dos palos de la baraja, el de ser Casta y el de dárselas de antisistema a la vez. Qué le impide dimitir a Cortés, y lanzarse de bruces a los escarches, aparte de su descarnado arribismo.
     
     Exige Cortés, tan valiente, al gobierno central “que se ponga en el pellejo de la gente que ha sido desahuciada”. Se ve que para la señora Consejera los parados andaluces, las víctimas del terrorismo, entre otros, no deben tener ni pellejo en el que ponerse ella, formando parte de gobierno tan olímpicamente limpio en la defensa de fiestorros, con cocaína y hetairas varias a costa del contribuyente.
     
   ¿Por qué sostener que Elena Cortés apunta maneras? Porque hace cuatro años cantearon ya sus pinitos. Era ella concejal de Educación en el ayuntamiento de Córdoba. Sacaban en procesión a la Virgen de la Candelaria. Salió ella entonces al balcón de su casa con una pancarta que decía NO e hizo sonar bien alta una sirena en señal de protesta a la celebración. La entonces alcaldesa, Rosa Aguilar, la llamó a capítulo y, tras un notorio rifirrafe entrambas, la obligó a en público disculparse. No sólo eso: en la Semana Santa del año siguiente, para pasmo de la Ciudad de los Califas, la aún concejala Cortés, ni corta ni perezosa, entre fotógrafos,  personalmente procesionó al Cristo de la Piedad, además portando báculo procesional y todo.
     
    Bien se ve en todo ello, parécele al muá, que a esta Elena le gustaba ya entonces  andar tanto al plato como a las tajadas. Así hoy:  en el gobierno y en los escraches a la vez, qué artistaza total. Una Mónica Bellucci de la Política, ya te digo.

4 comentarios:

Juante dijo...

Es un prototipo de "porqueyolovalgo" andaluza que vive de la satisfacción inmediata del capricho perentorio, como las demás amigas de Alicia. Por aquí las hay a patadas, y luego se van al Rocío y a la Feria, que dicen que es la versión atea.

Saludos.

Cándido dijo...

Don José Antonio:

quizá ya me lo haya leido en otro blog de común asiduidad; yo creo que IU quiere decir Izquierda Ubicua, por las razones que Vd expone tan brillantemente.

Lo que no deja de ser curioso es que a pesar de su desfachatez, estén logrando concitar la mayor parte del voto antisistema.

Un saludo.

Napo dijo...

La media del nivel-votante, da la media nivel-político.

Hay muchos políticos ( y políticas, claro) que ante sus votantes consuguen nadar y guardar la ropa al mismo tiempo. Bueno... hay quien aún criticando a la Iglesia, son admirados y queridos por su protagonísmo en según que Procesiones.

¡Da aaasssco !

CLAVE dijo...

Acoso, acoso y acoso ...saludos..