Páginas vistas en total

sábado, 27 de abril de 2013

Tenso intercambio mío con Marta Rivera de la Cruz


    

     
    Ella es mucho y yo, como hasta de lejos puede verse, soy poco. Marta Rivera de la Cruz es muy notable escritora dentro del panorama literario, reconocida y laureada con justeza desde los albores de su carrera literaria, licenciada en CC de la Información y especialista en Comunicación Política por la Complutense madrileña, profesora también de escritura y asidua colaboradora en numerosos medios, que abarcan el arco iris que va desde la COPE hasta EL PAÍS. Como por las aguas bravas del Twitter navegamos juntos, aunque raramente revueltos, los dioses con las hormigas, allá que acudí, torvo rehén de envidia y fracaso, a ver si podía hacerle yo unas cosquillas al tobillo de la gran escritora. Y esta Odisea que ahora te cuento, lector, es la que, gracias sólo a su amabilidad extrema en contestarme, a lo largo de ese día a Marta Rivera y a esta nada con ínfulas que je suis, el lance del tuiteo arrojó. Ahí te va:
     
    En el principio Marta Rivera tuiteó: “Y ahora saldrán llorando los mismos que piratean libros: la librería Jaimes deja el Passieg de Gracia tras 62 años”.  Se quejaba así ella, y con razón, del inicuo pirateo de los libros. Yo sólo quería, un poco por los pelos la verdad, recordarle otras injusticias. Así es que le respondí: “¿y los que han de autoeditarse porque NADIE les hace caso, por no tener enchufe?”. Por lo que fuere, rápida ella con ironía me retrucó:
    
    -“ah, que los que editamos es porque tenemos enchufe ??”
    - “muchos sí, no?  (y no digo que sea su caso)”
    - “si supiese usted lo que cuesta editar un libro sabría que por simpatía no se publica a nadie”, me apuntó ella.

     No sé, me fastidió un poco ese tono tan severo, esa distancia tan enorme que ella me asignaba y en la que quería aherrojarme, así es que algo me revolví:

    -si supiese usted lo que es que te cierren todas las puertas, si reconociese toda la morralla que a todo lujo se edita. Por recomendación se publica a muchísimo figurón, ¿hacemos la lista?
    -no te confundas, no es por recomendación. Es porque son rentables.
    -yo he autoeditado un libro DIGNO y no me ha costado mucho, y sólo he hecho 300 ejemplares.
    -ese no es un negocio para una editorial.
    -pero, vamos, ignorar las recomendaciones y los chanchullos y las amistades en las editoriales me parece extraño. En el bingo de mi barrio tratan con más consideración a las personas que en las editoriales.
    -no lo sé, pero intentan editar lo que creen que van a vender. No publican porque les caigas bien o mal.
    -si editar 300 libros cuesta tan poco, y la editorial está encantada de hacérmelos, a cuánto salen editar 50.000. Me extraña que hable usted tan segura en su nombre. Creo que nuestro país es básicamente tribal, lo que eso supone.
    -no hablo en nombre de nadie, pero conozco el sector, y le aseguro que las decisiones se toman en términos de rentabilidad, lo cual no quiere decir que no se hagan apuestas equivocadas o que un buen libro pueda ser rechazado.
    -pues yo le aseguro que los casos de favoritismos y de amiguismos están a la vista de todos, y que es un mundo atravesado de injusticias, que no dudo que a usted le preocupan.
    -lo siento, pero se equivoca usted. Las decisiones de una editorial son empresariales. No hay nada personal, sólo negocios.
   -usted sentencia y punto, yo pensaba que los Escritores no eran así.
    -José Antonio, es que lo que yo le cuento no es una opinión. Hablo de hechos, y son objetivos.
    -¿y no puede usted, por favor, pensar que lo que yo le cuento también lo es? ¿No es el nuestro un país de lazos personales?
    -una editorial es una empresa. Y una empresa fabrica sólo lo que cree que puede vender bien, sean libros o chorizos. Si una editorial publica el libro de una miss es porque creen que lo van a vender, no porque la miss les caiga bien.
    -ya, ya me ha asegurado usted eso. Yo, que soy nada, le digo que en el bingo de mi barrio se trata con más respeto a las personas. Como si en las empresas el factor personal no contara nada.
    -para fabricar un producto???
    -pero es que usted me habla de la teoría, paradójicamente soy yo, o sea, nadie, quien le hablo del elemento humano.
    -no, yo le hablo de la práctica. Las editoriales no son club de amigos, son empresas que buscan rentabilidad. Si eligen un libro es sólo porque que puede ser rentable, no por hacer un favor ni para quedar bien con alguien. Entiendo que es lógico pensar “no me publican porque no tengo contactos”, pero le aseguro que no funciona así.
    -usted asegura y asegura y reasegura, ¿quiere que le diga yo lo que es lógico pensar de tan aplastante “seguridad”? Si es que los mismos Escritores en sus diarios, en sus memorias, en sus reflexiones publicadas abundan en los favoritismos existentes.
   
    Falta, lector, la despedida, que me pareció un sobresaliente broche a la querella. Me gustaría hacer antes alguna consideración. Por supuesto, huelga decirlo, no es necesario estar de acuerdo conmigo.  Defiendo en general las ideas liberales, pese a ser tan antipáticas, como las menos nocivas para el individuo y para la sociedad. Por eso mismo me parece bien que las editoriales sean empresas privadas, que, como tales, basan su mantenimiento en la imprescindible rentabilidad. Me parecería mucho peor  que se encargara lo público también de la producción de libros. Discutirlo ahora nos llevaría lejos; sirva de mero apunte argumentativo la supuesta compra de 30.000 Verstringes por decisión chavista, dislate a que a menudo ello nos llevaría. Sería fácil tras conocer el rechazo editorial, hacerse uno partidario de lo público y de las subvenciones. Sin embargo, el aceptar las ideas liberales no implica la imposibilidad de la crítica a según qué decisiones empresariales. Al principio Marta Rivera arguía sobre el coste de editar un libro. Cuando le puse el ejemplo concreto de mi libro, ese problema ya se esfumó. Me llamaba la atención, claro, el que una y otra vez, siendo ella escritora, me atizara con la canónica visión empresarial. Una editorial es una empresa, no un club de amigos, y edita por cálculo mercantil: elemental. Claro, esas son las generales de la ley, y es una parte importante de la “verdad”, pero creo que no lo es toda. De ahí a negar la relevancia de las recomendaciones, de los padrinazgos, de las influencias a la hora de conseguir editar o no determinado libro, que es lo que se discute, sobre todo en nuestro país, basado en la prevalencia de los lazos personales y primarios sobre los títulos abstractos, media un salto olímpico, me parece. Los propios escritores en sus textos memorísticos así a menudo reflejan toda esta red de conexiones, de favores, de amistades que forjan lo que tras las bambalinas se cuece… o deja de cocerse. Deviene así a mi juicio la canónica visión empresarial en cuento de hadas, pues, a despecho de en apariencia ser cruel e inapelable, objetiviza sus decisiones, encubre esas bambalinas y absuelve –lo merezca o no- a quien consigue ver sus desvelos literarios publicados. Cierto que los contactos también se crean, y que si te dejas ver, si insistes, frecuentas, abundas, das la plasta, en fin, algo recogerás, pero esa es otra historia. Me parece evidente, en fin, que si yo fuera muy amigo de Arturo Pérez Reverte, por no decir del Señor Lara, escribiendo las mismas ínfulas, alguna probabilidad más tendría de verlas editadas que no siéndolo. ¿Quiere ello decir que todos los que consiguen ver editado su libro lo deben al enchufe? Ni mucho menos, casos habrá y para todo, pero es que Marta Rivera justamente me asegura que en las decisiones editoriales “no hay nada personal”. Eso es lo que yo le discuto, y aun agradeciéndole su gentileza –no estando en absoluto obligada- en contestarme no dejaba de herirme la sistemática frialdad de su tono. Llegamos así ya, sufrido lector mío, al desenlace de esta mínima odisea. Me dijo entonces ella:
   
    -Si usted sigue queriendo creer en la conjura de los necios, adelante. Yo he intentado contarle las cosas como son. Pero es usted muy dueño de preferir otra versión de los hechos. Le deseo suerte.
    A lo que le dije yo:
     -Si usted sigue queriendo creer en los cuentos de hadas, adelante. Yo he intentado contarle también las cosas como son. Es usted muy dueña de seguir con su tono apodíctico y granítico. Le deseo éxitos.

   


 LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)  
  
     
   

    

11 comentarios:

Bucan dijo...

Es evidente que se venden los libros que se ponen en las estanterías de los grandes centro de distribución. Unos se venden más y otros menos, pero de todos se vende algo y eso que el 95% son unos rollos infumables.

Pero una bonita portada, un cierto marketing, una buena exhibición, permite que se vendan por compra compulsiva, aunque luego no se lean.

Otra cosa es el negocio de publicar libros firmados por famosillos de la tele y similar. Si te haces famoso por alguna cosa, entonces te publican o escribe la editorial un libro al que tu pones el nombre.

Javier Tellabeltz dijo...

Estoy de acuerdo con Bucan y creo que lo que te dijo Marta Rivera responde a la realidad.

Hay millones de libros infumables pero si su autor ( o su negro) son personas que destacan en los medios por alguna causa ( por ejemplo enseñar el culo en público como la Milá) está claro que algunas editoriales verán posibilidad de vender ese tocho por la curiosidad que desprende la celebrité de barrio. No por su calidad.

Ten la seguridad de que una camisa horrorosa en colores puede ser vendida por millones de ejemplares si una marca como Ralph Lauren le pone su etiqueta.

Juante dijo...

De todas formas, no reconocer que las cosas funcionan, cada vez más, por influencias de "lazos personales" es lo específico de estos tiempos acomodaticios y excrementicios. Ya no digo en el caso de muchas féminas. Opino.

Me acabo de comprar unos auriculares alemanes "Sennheiser Momentum". Son el "estado del arte" del sonido con mayúsculas. La empresa alemana los fabrica porque sabe que, a 300€ que valen, fracasará o no en el intento, pero hay oídos audiófilos repartidos por el mundo, que se lo merecen: hay una componente de altruismo filantrópico en las empresas de verdad. La diferencia con España es que aquí no se hace nada por educar el oído, ergo, es altamente improbable que un emprendedor (como han puesto ahora de moda decir) quiera montar una empresa de auriculares. Para eso y para vender Mercedes hay que ser Alemania. Ni Merkel ni hostias: el problema que tenemos en este país es que todo lo vendible nacional es bazofia, porque previamente hay una carencia horrible de educación. Y eso vale -creo- para comprar relatos escritos o filmados. (Hay mucho niñato que se compra auriculares "monster beats" por el mismo precio que los Sennheiser, siendo aquellos una reverenda mierda).

Saludos.

Sonja dijo...

Desconozco el mundillo pero la lógica te dice que si fueras amigo de Pérez Reverte por ejemplo éste posiblemente podría prologarte el libro y claro ahí las editoriales igual verían algo más productivo. Eso se hace y esta señora no puede decir que ahí negocio y amiguismo no estén relacionados.

De todas formas un libro de Yola Berrocal se consideraría más rentable que el tuyo, puestos en ese punto yo no me vanagloriaría mucho de ser considerado rentable. EL tiempo colocará las cosas en su sitio y en las clases de literatura de nuestros nietos estudiarán con mucha más probabilidad a un bobo con ínfulas que al código da vinci.

Anónimo dijo...

Tengo clarinete que nunca leeré a Jose Antonio del Pozo ni a Marta Rivera de la Cruz. Ni por decisión empresarial ni por recomendación.

Anónimo dijo...

Pues la verdad es que ha sido bastante paciente. Marta, digo.Usted podría escribir la versión novelada de la película de Paco Martínez Soria, Don Erre que Erre. Discutir con alguien famoso es el anhelo de muchos culturetillas de internet. Y contarlo, por supuesto, como hizo Dominguín cuando se enrolló con Ava Gardner. Comentar en el blog de un periodista conocido para absorber algo de su fama. En fin...

Napo dijo...

Dos cojones don José Antonio.

En el mar de las publicaciones las cosas no flotan o se hunden según su peso específico.NO. Hay otros muchos factores que hace que los libros se publiquen o se vendan. Eso es así sin lugar a dudas.

Lo que a mi me come lo comible, es el mundo de la crítica literario y sus consecuencias en el exito de un autor y sus publicaciones.

yo he tenido mis críticos de cabecera durante muchos años. Mejor dicho: El tenido publicaciones( revistas y periódicos) de cabecera en los que sabía que no engañaban al personal.

Lo anterior desapareció. La mayoría de las críticas literarias se hacen previo pago o buscando el pago en cualquiera de sus formas despues de una buena o mala crítica según le convenga al pagador.

La muy poca fiabilidad que desde hace tiempo tengo en los críticos literarios, me ha llevado a piratear todo lo que me interesa y puedo. Es algo que en un principio critiqué pero que ahora aplaudo.

" La marca del meridiano " Premio Planeta.

Es el mejor ejemplo:
-No le he leido una mala crítica.
- Las críticas la definen entre otras cosas de Novela Negra, cuando está tan lejos de ese tipo de novela como lo está la Biblia.

En fín, me canso. Algún día les contaré casos de pintura y escultura.

Me repito: Dos cojones don José Antonio.Sieñor

Napo dijo...

Y... no dejemos de lado la movida de intención política en lo que se publica. Esa es otra y gorda.

Cati Serra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aquiles PL dijo...

Cati, cielo,
Yo prefiero ser retardado con mi libertad, trabajar para quien me de la gana y contratar a quien me de la gana y echarlo a patadas si no sirve, así a lo fantoche.
Respecto a lo de conservador, me da a mí, señorita, que los conservadores son ustedes, los inmovilistas de la internacional socialista por los siglos de los siglos, amén, digo... camarada.

Patroclo dijo...

Aquiles esas frases suyas se tienen que leer entre líneas para darse cuenta de que es usted un bon vivant satírico, sátiro y lujurioso, que confunde libertad con libertinaje,vuestra merced sepa que también me vengara yo si pudiera, fuera o no fuera armado caballero; pero no pude, aunque tengo para mí que aquellos que se holgaron conmigo no eran fantasmas ni hombres encantados,ni de la internacional socialista como vuestra merced dice, sino hombres de carne y de hueso como nosotros y todos, según los oí nombrar cuando me volteaban, tenían sus nombres, que el uno se llamaba Vicenç Navarro, y el otro Manuel Castells, y el ventero oí que se llamaba Noam Chomsky el Zurdo; así que, señor, el no poder saltar las bardas del corral, ni apearse del caballo, en él estuvo que en encantamientos; y lo que yo saco en limpio de todo ésto, es que es usted un grandisimo lunatico impostor, que no es usted liberal en nada y si un despota en todo y por cierto nada ilustrado.