Páginas vistas en total

jueves, 28 de noviembre de 2013

El libro ha muerto. Viva Belén Estebán

    


 Es tan desmedido ya el automático rechazo de la gente a enfrentarse a un texto trabado, es decir, inscrito en una trama de argumentos, que los que entienden de esto te aconsejan “hacerlo” así, en pildoritas minimalistas, en estreñidas capsulitas espaciadas, para que de esta manera al menos algún despistado te “lea”. Pues allá que te van:

1   1)    Las colas delirantes, incomparables, operísticas y triunfantes, ante el “libro” de Belén Esteban evidencian una vez más que se puede caracterizar lo que vivimos como las Sociedades de la Telebasura.
2  
    2)    Simbólico también el que alguien que sí es Escritor –y de los mejores, o sea, progresista- Boris Izaguirre acepte rebozarse en ese charco mugriento
3  
    3)    Es del todo irrelevante que incluso pueda albergar buenos pasajes. No es un libro para ser leído. No es un libro. Es el fetiche sentimentaloide de una CELEBRITIE, que es en lo que ha devenido ese “mágico” artefacto de hiperconsumo a la última que antes se denominaba libro. 

    4)    Irónicamente resulta ser con un “libro” (que va por la 3ª edición dos días después de salir en venta) como se explicita mejor el pleno desprecio en que ha caído el libro/libro entre la mayoría. Un “libro” certifica, pues, la Muerte del Libro.
5  
    5) El libro, en tanto que cofre o recinto preciado de sabiduría, de cultura, de estima y de reverencia por la palabra escrita, que guardaba en sí un prestigio verdadero, se ha esfumado. Más: sobre ese antiguo prestigio social hoy socialmente se escupe.
6  
     6) Más que en ninguna otra etapa histórica ahora la sociedad que puede da con la puerta en las narices a los escritores sin nombre. No valora su trabajo.
7    
    7) No hace tanto las personas que no habían podido estudiar estaban deseosas de aprender, de leer, de llenar esa carencia. Han enseñado ahora a la gente a sentirse orgullosa de su burricie. En la Facultad, más allá también, buscábamos como locos libros de autores desconocidos, porque habíamos oído que estaban bien, que merecían la pena, que había que conocerlos. ¡Te sentías en falta! La gente más humilde reverenciaba la cultura, y las personas se esforzaban en tratar de entender un libro, una peli, un cuadro complejos. Hoy, se la bufa: buaaá… hala, venga.
8  
    8)   Entonces tiene que llegar una niña paquistaní, Malala, tiroteada por los talibanes, a proclamar la importancia de un libro, es decir, del libro.
9   
     9)   Hoy, un escritor para mí maravilloso, García Márquez, el puro placer de la palabra escrita y del texto que en él rebosan, de no ser conocido, dudo si no mandarían la mayoría su excelsa escritura… a Parla.


     10)                     Uff, lo dejo ya, que el otro día en el twitter con aspereza me reconvinieron sobre que parecía un predicador. Tranqui, le dije, hablo con la autoridad que da el fracaso. Y punto borisizaguirre.

4 comentarios:

bucan negro dijo...

Hoy es difícil que un libro te haga conocido o famoso. Para vender libros hay que ser previamente conocido o famoso. Es lo que hay.

Mercedes Nacenta Larrey dijo...

Creo que escribir un libro no lo puede hacer cualquiera. Para mi es como hacer un cuadro o pintar un cuadro. El artista pinta y crea; el resto hace. Los que hacen libros, seguramente tendrán negros o amarillos, y estos son los reales autores de la "obra". Por lo que he podido observar, últimamente se ha desato una epidemia, de libros y biografías tremenda.¡¡ Qué pasada !!
Sobre el libro de la Sta Esteban, me quedo sin palabras, ¿recuerda la película "Una proposición indecente"? pues eso. Un saludo

Juan Carlos dijo...

No lo has podido expresar mejor. Que Belén Esteban "escriba" (¿quién habrá sido su negro?) un libro y que encima se venda en cantidades demuestra la laya de la sociedad en la que vimos. Menos mal que acabo de ver Intocables (la peli francesa) y todavía tengo la sonrisa en la cara.
Salu2

Anónimo dijo...

Napo

“… hablo con la autoridad que da el fracaso” Cuanta historia sentimental de la humanidad encierran esas palabras.

Cuando me enteré de lo de esta mujer me acordé de usted y de otros que como usted escriben con la casi total seguridad de estar creando un fracaso. Pero ojo, sólo un fracaso en lo tangible.

Dice usted que si tal a García Márquez. Jajajjajjaja y hasta a mi primo Cervantes.
El libro no ha muerto. La muerta en vida es esa Belén. ¿Qué lleva ese ser dentro? Está hueca como todos los de esa cola.

Alejandro Dumas:” Como los cántaros, cuántos más vacíos están, más ruido hacen. Así son algunas personas”

Me ha gustado:” - y de los mejores, o sea, progresista- Boris Izaguirre”