Páginas vistas en total

sábado, 2 de noviembre de 2013

Orlando González, por él y por todos sus compañeros, mineros



   Dicen que en el interior de la mina, en las entrañas horadadas de la Tierra, conducido y aventado por el canal propicio que conforman las galerías, por lejano que se produzca, cualquier rumor se escucha con la diafanidad propia de un teatro griego. No se sabe aún si se produjo o no explosión en el pozo leonés, de pronto anegado en el gas grisú, pero si se sabe que, en cuanto llegaron a su oído los ecos de la tragedia, Orlando González, como un resorte, sin considerar el riesgo de su acción, despreciando el peligro, salió disparado hacia allá, que en la mina siempre es hacia adentro, hacia el oscuro túnel de lo desconocido, en socorro de los compañeros atrapados. La acuciante urgencia, el bravo impulso irreflexivo, el desconocer lo que allí le esperaba, motivaron que ni siquiera con nada se protegiera. Sólo su coraje, sus brazos, sus piernas contra los gritos y el túnel. Allí le alcanzó también a él el aliento letal del grisú. Allí, intentando salvar a alguien, como un héroe, encontró Orlando  la muerte. Orlando González, 44 años, doce en la mina, soltero, al decir de sus amigos simpático, espontáneo, enérgico, impetuoso, así era. Allí su arrojo, su noble entrega, su gesto supremo de abnegación y sacrificio, allí quedaron. Nadie allí nunca jamás le olvidará. Orlando González, su bondad.



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

1 comentario:

Chela dijo...

Cuantas personas, desconocidas para nosotros, dejan su vida en un gesto heroico, y con su trabajo, solidariamente, en aras de nuestro bienestar.
Un recuerdo lleno de afecto para ellos.