Páginas vistas en total

martes, 19 de noviembre de 2013

¿Por qué SÍ te callas?



   No sé sabe bien qué causa más repugnancia al elemental sentido de la justicia, si la cobardía criminal de los etarrones o la humillación bárbara que los salvajes violadores infligieron a sus víctimas. Después de todo, algo debe querer decir el que a la vez, hermanados en crueldad, retratados juntos en su siniestra vileza, salgan ambas cuadrillas de bárbaros a la vez, por más que abandonen la cárcel tan campantes.
     
  Ante un asesino de verdad arrepentido, que colabora con la Justicia, que se pone a los pies de sus víctimas, que demuestra el asco que de sí siente, puede entreverse algo de clemencia. Ante un asesino que sale desafiante y levantando el puño, sólo se pueden sentir desprecio y rabia.
    
  Una persona pierde su trabajo, su piso… es un palo. Puede encontrar otro, puede de otra forma apañarse más tarde. A una mujer, a una niña, la violan salvajemente… la han matado ya en vida. ¿Acaso no es esto indiscutible?
   
  No se entiende entonces el estruendoso silencio que las Feministas Oficiales guardan ante la libertad de tan inhumanas bestias, estos violadores sistemáticos. O se entiende demasiado bien ese ensordecedor mutis. A una mujer, un bestial depredador de esos la violó con saña repetidas veces en su misma casa… ¡delante de sus hijas! Otro menda de esos, el año que le detuvieron, salía a una media de una violación cada tres días… ahora en la calle relativamente joven aún. A una menor discapacitada, un bárbaro de estos la estuvo violando desde los nueve años. ¿Tremendismo? Hay miles de casos así.  La humillación extrema, el dolor indecible que para una mujer, para una niña, suponen una violación salvaje, es peor que todo.

   
   ¿Cuántas películas, documentales, spots, canciones, pósters, cuentan y denuncian ese infierno, esas historias tan dolorosamente reales como numerosas? Piénsalo, dímelo: Con la formidable capacidad movilizadora y publicística que la Izquierda casi en monopolio atesora, y a las pruebas diarias me remito, qué no podrían hacer sus Santones propagandistas. Con los fregaos apocalípticos que por cualquier minucia montan los de siempre, el obsceno silencio de ahora, por qué. ¡Contra violación CASTRACIÓN!, clamaban antes las Feministas Oficiales. ¿Y este odioso silencio de ahora? Pschhh… silencio… se viola.



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)




9 comentarios:

César dijo...

Es lastimero tu quejido y nos duele a todos. En eso no creo que haya dudas. Tampoco tengo dudas de que nuestro ordenamiento jurídico falla por alguna costura. Y no vale echar balones fuera de España; el error es de nuestros gobernantes que se han dedicado a otra cosa en vez de a gobernar y atajar el problema. A efectos históricos da igual que salgan este año que dentro de tres. El hecho es que salen y que siempre han salido y sin curar. Y reinciden. Desde siempre. Es la sociedad, representada (me dan ganas de escribirlo entre comillas) por los políticos los que deben decidir si un individuo merece salir a la sociedad o se le confina por el resto de sus días. Lo que no vale es decir ahora sí, ahora no, y más tarde equis. Que se aten los machos y legislen según el sentir mayoritario de la población y conforme a los más elementales principios del derecho romano. Siguen parcheando...y legislando sobre lo que puede afectarles políticamente, no en favor de la sociedad y de España.

José Antonio del Pozo dijo...

Cesar, gracias, una vez más, por tu especial colaboración en mi blog y en el impulso de mi libro.
Me das una larga cambiada hacia los políticos, así, en general, como si fueran las únicas instancias que crean opinión y mueven la opinión y las iniciativas legislativas. Hay injusticias superpublicitadas y otras deseñadas, ante las que se nos invita, por dolorosas que sean, a mirar hacia otra parte. Sí que es cierta una cosa: es el gobierno de Rajoy el que pone ahora a estos salvajes en la calle.

Napo dijo...

Vaya don José Antonio, ayer le tachaban de terrorista. Sus letras matan y roban. ¡...malo es!

¿Las feministas y medios afines? No hombre no. Si en el beneficio Parot-Zajoy sólo estuvieran los violatas el pollo nacional sería de pà morirse. Pero criticar la cosa es criticar a los nacionatas y la izquierda progre y todo lo que sea anti España es lo mismo.

En España no hay grupos con ideas, éstas estan moldeable al servicio de los intereses. Siempre.

España es hoy más que nunca una charca enguarrinada.

José Antonio del Pozo dijo...

-ya ve, don Napo, el terrorista soy yo. Gracias, como siempre, por su aportación

César dijo...

Mucho antes de este Gobierno se pudieron hacer mejor las cosas. Y es cierto que todos arrimamos el ascua de cuando en cuando a nuestra sardina y vemos la paja en el ojo ajeno. Pero en cuestiones de cosa fallada, no ha de haber discusiones aunque pueda haber opiniones.
Esto se debió haber prevenido, no curado. Es lo que digo sin cambiarme.
Saludos.

José Antonio del Pozo dijo...

Hasta en siete ocasiones, César, se negaron los socialistas el cumplimiento íntegro de las penas para terroristas y violadores. Eso no se pudo cambiar hasta el gobierno Aznar.
No, no estoy de acuerdo, el drama de las mujeres violadas, la brutalidad de muchos violadores, para muchos creadores de opinión, tan abiertos a la Injusticia del mundo, tan solícitos de soluciones expeditivas en otros casos, apenas cuenta. ¿Por qué para gran parte de la Progresía las bárbaras violaciones no son su sardina?

Napo dijo...

Don Cesar, no me negará que la rapidez de las excarcelaciones denota una pro-intencionalidad clara.

Zajoy traidor.

Sonja dijo...

Yo es que no lo entiendo de verdad, por más que lo pienso me debo estar perdiendo algo porque no lo pillo ¿cómo es posible que se libere a esta gente pudiendo aplicarles legalmente el cumplimiento de la pena?
Por supuesto espero que se vayan a vivir al barrio de sus señorías.

Roxana Valdivia dijo...

Los etarras vivien como m illonaarios en países como Cuba, que les sirve de madriguera, de padrino, de líder, etc. Lo que no entiendo es para qué existe la ONU? Deberían irse todos al carajo si no sirven más que para proteger a criminales