Páginas vistas en total

miércoles, 23 de julio de 2014

El-hijo-de-Maduro-en-la-Casta-está



   La murga tan plasta que dan los filochavistas patrios con la mandanga de la Casta. Como si fueran solo ellos quienes detestaran a los parásitos aprovechados del Poder. Se les señala además que sus propios presupuestos ideológicos llevan implícita una Casta –la Nomenklatura que obligatoriamente sigue a todo proceso hiperburocrático-  cien veces más numerosa y dañina que la que en los países liberal-democráticos pueda formarse, y sus Líderes se hacen los longuis, mientras sus seguidores, encaramados a la ola acrítica, hombres y mujeres de ciega fé, ignoran adrede la evidencia. ¡Es que se suceden las pruebas delante de los ojos!
     
   Tras la élite bon-vivant, a la rapiña y al gof entregado, que pisotea el Hijo de Fidel, tras los fiestorros asiáticos de la Hijas de Chávez en la Casona Presidencial, el mismo hijo de Maduro, zampabollos junior, ese artista… ya mismo se pide pista.  Vayan apuntando, insobornables hombres y mujeres del Podemos: Nicolás Ernesto, que así se llama el bala, bala que, de hermosote que está, es también bola, Nicolás por el padre padrone, y Ernesto en homenaje al Ché, ya lo ves, 23 años la oronda criatura, de curriculum desconocido, de experiencia laboral nula, que comienza ya a acumular tantos cargos, más las plusvalías anejas a los mismos, como su Padrecito, que duerme como un bebé: Director de la Escuela Nacional de Cine, Delegado al próximo Congreso Chavista, Jefe del Cuerpo de Inspectores Especiales de la Presidencia (siniestra denominación ya en sí, es decir, Comisario Político Principal con mando en plaza bajo cuyo salvoconducto se ha recorrido el país de cabo a rabo el zampabollos decidiendo vidas y haciendas según su personal capricho despótico).
   
   Pero también se habla y no se para en Venezuela de un sobrino de la esposa de Nicolás Maduro, de otro hijastro de Maduro… de una letanía de familiares cercanos al actual Presidente, nepotes chavistas, que han visto su “suerte” personal súbitamente catapultada por el Dedazo oficial, en el contexto encima de un país mayoritariamente arrojado a la criminalidad y a la miseria rampantes.

     
   Ahí tenemos, pues, la irresistible ascensión del inmaduro Madurito, ese Naranjito venido a más. ¡Y qué detalle tan entrañable el colocarle de segundo nombre al rollizo el mismo del Ché, oh, qué humanísima sensibilidad con los pobres del mundo! Si en España durante los años de la transición atronaba las universidades aquel eslogan, el-hijo-del-obrero-a-la-universidad, aunque fuera sólo por poética justicia macarra, otra manifa debería corearles a los líderes sumos de Podemos eso, que el-hijo-de-Maduro-en-la-Casta-está.





 LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lamentable me resulta como le ese toque amarillo a la política intentando ver gordura, u otras cosas, que no tienen nada que ver con la política.
¿El hijo de Maduro es casta? Puede decirme a quien ha enchufado o que ha hecho mal.
Porque para mi no todos los políticos son casta. Por ejemplo Julio Anguita un político de pies a cabeza dedicado al pueblo y la política. Por el otro lado tenemos a Manuel Milian Mestre que aunque no este de acuerdo con sus ideas reconozco su honorabilidad y su dedicación en política, con una honradez extrema, digna de los mejores. ¿Puede usted decirme cuantos años ha estado dedicado a ello?
Por favor tómese la política en serio y dele el color que necesite, pero el amarillo hace mucho daño.

bucan osez dijo...

Hay que tener caradura para tener al país arruinado con una moneda basura y estar colocando en altos cargos a toda la familia.

En Venezuela algunos del régimen se están poniendo las botas con el petróleo. Se paga en dólares y no entran en el país, salvo la calderilla para pagar sueldos en bolívares en las empresas extractoras. Los dólares quedan a buen recaudo en bancos del exterior a disposición de los Podemos bolivarianos. Es algo increíble su cara dura.

Y sí, ese joven heredero de cargos y fortuna tiene pinta de zampabollos.

bucan osez dijo...

Hay que tener caradura para tener al país arruinado con una moneda basura y estar colocando en altos cargos a toda la familia.

En Venezuela algunos del régimen se están poniendo las botas con el petróleo. Se paga en dólares y no entran en el país, salvo la calderilla para pagar sueldos en bolívares en las empresas extractoras. Los dólares quedan a buen recaudo en bancos del exterior a disposición de los Podemos bolivarianos. Es algo increíble su cara dura.

Y sí, ese joven heredero de cargos y fortuna tiene pinta de zampabollos.

Trecce dijo...

Bueno, así todo queda en casa.