Páginas vistas en total

martes, 22 de julio de 2014

Pedro Sánchez, camisa blanca, ¿corazón negro?

    


   La iconografía simbólica de Pedro Sánchez en campaña ha redundado en la camisa blanca, sobre las vagas reminiscencias del joven Marlon Brando que le pululan por el rostro. Le queda bien la camisa blanca, símbolo de la pureza, sobre el apolíneo cuerpo. La misma archi-icónica camisa blanca que Brando lucía en la inolvidable “Viva Zapata” de Kazan. Le recordaríamos ahora a Pedro, si por milagro pudiera leernos, la “España, camisa blanca de mi esperanza… aquí me tienes, nadie me manda, quererte tanto me cuesta nada” de Blas de Otero.
    
   Pues con la camisa blanca en ristre se apresuró nada más llegar Sánchez al ordeno y mando votar en contra de Juncker, dando la espalda al acuerdo previo. Ordeno y mando que no aplicó, por supuesto, al PSC, en cuyo Congreso a continuación se plantó para subordinarse él a lo que Iceta tuviera a bien mandarle.
     
  Exigió allí al presidente Rajoy “que convoque ya la Comisión Constitucional, de forma inmediata, porque es imprescindible para la reforma de la Constitución, y que lo haga ya, cuanto antes”. Detente, Sánchez, detente, bala. Resulta… que el partido de la oposición, con los peores resultados electorales de su historia aún recientes, exige a un Gobierno, que cuenta con el respaldo de la mayoría absoluta de los ciudadanos, nada menos que reformar ¡pero YA! la Constitución.
     
   ¿Es acaso eso normal? ¿En qué país del mundo contemplamos algo así? ¿Qué precedentes históricos se pueden alegar? ¿Según qué lógica política se puede sostener tan acuciante requisitoria? Añadamos al cuadro general la aplastante realidad de que la airada pretensión parte de un recién llegado, que acaba de aterrizar sobre un partido enfangado entre los inacabables lodos de la suma corrupción en Andalucía, por no hablar de la “marea corruta” que acogota al sindicato “hermano”, a cuyo capitoste general se precipitó a recibir… sin nada siquiera susurrarle.

    
   Sólo se puede entonces explicar semejante dislate –cercano al de alguien necesitado de una camisa de fuerza- desde una constante de la cultura política española: la hegemonía ideológica de la izquierda y, más aún, el hipercomplejo de superioridad moral que sistemática y graciosamente se atribuye la misma. De esta manera, cuando menos respaldo ciudadano tienen, más se desgañitan exigiéndole al gobierno de la mayoría absoluta. Blanquean así, no sólo las camisas, sino también las conciencias. ¡Viva Pedro Sánchez!, claro.




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

Anónimo dijo...


Camisa blanca, roja, negra o parda, no es esa la cuestión.
Este hombre como las políticas que ha llevado a cabo no me gusta ni un pelo. Pero hablarle de un político de forma poética como si fuera un modelo, me parece absurdo, o algo mas angelical.
No me gusta este tipo por sus política de derechas… aunque vaya con camisa o sin ella.

o blog de xesús lópez dijo...

A camisa de forza,coido que sí.