Páginas vistas en total

viernes, 11 de julio de 2014

Sólo te falta ya atreverte con Irene Villa, Pablo Iglesias

    
   
   Dentro del elemental baile de disfraces a lo moderado que ahora, en jugada de manual para todo Caudillo a la busca de la ampliación de su espacio electoral, el procomunista Pablo Iglesias se trae, es que se atreve con todo. Naturalmente, tras tantísimas disertaciones públicas y otros tantos hechos en sentido contrario, por supuesto condena él ahora el terrorismo. Ya. Se nos olvida –eso es lo grave- que para el fanático designio del totalitario, la palabra que hoy teatralmente se empeña sólo es un medio, ningún impedimento real que moralmente impida pasado mañana decir y actuar en contrario, pues lo propio del totalitarismo es la supeditación de los medios –y de la moral convencional- al Fin Superior, del que brotará, cueste lo que cueste, el dorado Mundo Nuevo... que a la postre consiste en violencia, opresión y miseria, como por la Historia deberíamos más que saber.
    
   Le pusieron a Iglesias en Las mañanas de Cuatro a modo de carnaza unas breves declaraciones de Esperanza Aguirre que reflejaban las más que acreditadas afinidades chavistas, castristas y filoetarras del líder de los Podemos. ¡A fé que Iglesias sobre ellas, mejor dicho, sobre ella, se abalanzó! Con fiereza de fanático castrista, lejos del tono mesurado y reflexivo que a un profesor universitario se le presume, sin atenerse a la cuestión, masculló sin respirar toda la hiel de su a la vez meditado y rabioso ad hominem: “… estas declaraciones tan repugnantes… esta es la señora que ha entregado lo público para que se forren sus amigos, es un ejemplo de indignidad… lo único que demuestran es que están muertos de miedo porque se les acaba el chollo, por eso gritan, por eso vociferan, por eso mienten, por eso no tienen ningún recato en mostrarse como realmente son: miserables, sin escrúpulos, capaces de cualquier cosa por mantener su Poder y sus privilegios… y les vamos a echar, vamos a tener un gobierno decente, democrático, que no traicione a los ciudadanos”.
   
   Uff, menudo talante, que diría el otro. ¡Cuánta finezza! Terció entonces un periodista del ABC presente, que de la amistad del Líder se jacta, insistiendo en el elogio que en herriko taberna de la ETA Iglesias realizara. ¡Como que iba Iglesias a en una décima atemperarse! Negó, negó, negó y… para nada se la envainó: “… a mí no me asustáis gente como tú, y te tengo aprecio, pero te diré lo que eres, eres un mentiroso y un manipulador, no te insulto, te defino”. Se atrevió además a proclamar la frase acusatoria en él más impensable: “Estáis insultando la memoria de las víctimas del terrorismo”. ¡Oh, Chavista Superprodigio, Pablo Iglesias, por la gloria de Sabino Cuadra, erigido allí en defensor de la dignidad de las víctimas! ¿Habráse alguna vez visto impostura más descarada? ¿Nos quedaba ya algo más por ver? Nos quedaba, nos quedaba.
   
   Le sacó el periodista entonces la opinión de Mari Mar Blanco, la hermana de Miguel Angel. ¡Incluso para ella tenía Iglesias inacabable estopa! “Diría que esta Señora se equivoca, estaría encantado de encontrarme con ella y, solidarizándome con su dolor, decirle, yo nunca he justificado eso, y los que la utilizan como moneda de cambio política, le diría, Señora, se están burlando de su dolor (sic), los que la manipulan para hacer política porque tienen miedo de hablar de pobreza, porque tienen miedo de hablar de exclusión social, porque tienen miedo de hablar de corrupción, porque están podridos de corrupción, la están utilizando, Señora, y condeno abiertamente lo que le sucedió a su hermano, jamás he justificado el asesinato de nadie, y los que decís eso, Jaime, mentís, y mentir cuando se es una persona inteligente y formada solamente es propio de miserables”.
     Abominará muchísimo ahora Pablo Iglesias del terrorismo etarra, será el Defensor Mayor de la Dignidad de sus Víctimas si él lo dice, pero el contraste entre la aséptica, escueta y ritual condena del mismo y la furibunda y biliosa catarata de insultos personales contra quienes le critican habla por sí mismo. Sólo te falta ya atreverte con Irene Villa.  Avanti, artista.




(Pidió luego Pablo Iglesias una colecta a sus humildes seguidores para sufragar las denuncias contra Esperanza Aguirre y Eduardo Inda. En pocas horas, al parecer, reunió 13.000 euros. Se podría en su onda demagoga decir, claro, ¿y cuántos suicidios por desahucio podrían con esos miles de euros haberse ahorrado? Pero lo cierto y verdad es que Pablo Iglesias pide y sus seguidores, porque le aprecian de verdad y no de boquilla, le dan. Y el resto es blablablá.)


LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

Xad Mar dijo...

Muy buenas, José Antonio.
Cuatro tontos que, como locos, fueron corriendo a donar dinero a un rico para que no se gaste él su dinero. Pide para demandar pero no para paliar la necesidad de la gente, de esa gente que según la izquierda, se muere de hambre. A zopencos no hay quien nos gane.

José Antonio del Pozo dijo...

¡Hola, Xad! Muy buenas.
Puede ser lo que dices, ciertamente.
Un abrazo. Gracias