Páginas vistas en total

sábado, 10 de enero de 2015

Vuelve don Guindos, vuelve el hombre torpe

     


   Se entiende bien por qué el ministro de Economía, Luis de Guindos, a juego con el Gobierno del que forma parte, se prodiga tan poco en los medios. Como su gobierno, desprecia las pautas elementales de la comunicación política, creen que con el solo actuar les vale, imperdonable yerro este en una sociedad moderna, no digamos, como es el caso, si nos hallamos a escasos cinco meses de decisivas elecciones. Esa lacónica tosquedad comunicativa le lleva incluso a espachurrar por la borda, malográndolos, los más aceptables datos de su gestión. Es decir, consigue Guindos con su torpe impericia convertir entre los ciudadanos indecisos los posibles votos propios en seguros apoyos al contrario.
     
   Y es que recién ha dejado Guindos para el respetable, con esa rara mezcla de refinamiento y rusticidad que en su porte brilla,  dos perlas majóricas y radiactivas que por nefastas y contraproducentes sólo de ineptitud lo adornan. Así, aseguro hará ahora un mes, que “al final de la legislatura se habrán creado 800.000 puestos de trabajo entre 2014 y 2015”. No se entiende bien, de cara a las elecciones, si pensamos en la mayoría de los ciudadanos, en qué puede beneficiar ese espléndido brindis al sol que muchos pueden considerar sólo propagandístico, habida cuenta de la endeblez de la mejora económica, y mucho menos se entiende, y entre los más veteranos la cifra en cuestión movió a gran rechifla, por qué precisamente estimar en 800.000 los puestos volando, que remiten y se asocian sólo a los mismos 800.000 mil que en célebre ocasión el PSOE en falso aventara.
    
   Y peor aún, hace unos días por su cuenta y riesgo en sonada entrevista decretó Guindos que “se ha perdido el miedo a perder el puesto de trabajo”. Con independencia de la mayor o menor realidad del aserto, no tiene Guindos ni idea de los retortijones de rabia, de las oleadas concéntricas de animadversión y resquemor que emitir sentencia así en cadena de arriba abajo produce y provoca entre miles y miles de ciudadanos con salarios bajos, situaciones peliagudas, cuentas justas y trabajos y negocios atravesados de incertidumbre y angustia.

    
   Cualquier experto en comunicación política hubiera reputado como suicida pronunciarse así a cinco meses de unas elecciones. Consigue a menudo el gobierno popular de esta guisa una especie de milagro inverso, en virtud del cual transforman los panes y los peces por ellos obtenidos en votos propios cada vez más menguados. Vuelve, pues, con Guindos, (que mantiene, que se sepa, a aquella secretaria de Estado firmante del apoyo electoral a Zp y del denuesto a la Derechona, por él elegida), vuelve el torpe Hombre.





(Enero cascabelero, lector. Regalar a un amigo/a, regalarte, regalarme mi libro. ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo. Pídemelo. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

No hay comentarios: