Páginas vistas en total

lunes, 25 de abril de 2016

Canción triste de esta street

     


   Desazonado por la tardanza, decido llamar a la Editorial. Qué ocurre con mi libro, según lo hablado debería estar ya mi segunda criatura viendo la luz del mundo, al menos la luz que quisieran darle los amigos que me leen. Ha habido un problema con la imprenta, se ha retrasado todo, hay que esperar un poco, ruego nos disculpes las molestias, me responde una amable mujer. Vale, vale, le digo. Pero, pienso luego… ¡se ha pasado ya el Día del Libro!, quizás la ocasión pintada para aventar tres o cuatro ejemplares entre las buenas gentes, y sobre todo la inquietud y la pesadumbre por no tener YA el fruto de mis desvelos, el destilado de mi sensibilidad atormentada, entre las propias manos. Tu gozo en un pozo, Del Pozo, me dije, qué quieren. Porca miseria. Al escritor sin Nombre estas contrariedades, imagine, imagínate, le amenguan un mucho el ánimo, ya de natural quebradizo y demasiado a los altibajos dado. Ciclotimia del artista delicuescente, pusilánime que es el muá, llámalo equis menos uno. Lo de los perros flacos y las pulgas pero más: a pulga flaca todo se le vuelven perros sarnosos, diríamos. Tengan cuidado ahí fuera, sí. En fin, apliquémosle a la cosa la blanda ciencia de la paciencia, joerrrr.  


Aquí arriba, si lo pinchas, el vídeo con Alfredo Urdaci valorando en su Telediario mi ópera prima: “Son las historias de Armando, un cuarentón al que le ponen la maleta en la puerta de casa y tiene que recorrer de nuevo el camino de lo sentimental. Descubre que es un minusválido del sentimiento, un hombre al que todo le sale mal, un paria del afecto, un hombre patético al que todo le sale al revés. En lo que le pasa hay también una gran carga de ironía y de crítica hacia el mercado de los sentimientos, hasta el punto que uno acaba sintiendo una piedad desternillante por este antihéroe que tiene en estos relatos una voz auténtica. Se van a reír hasta llorar con este libro, llorar de piedad por este hombre perdido, este bobo con ínfulas”. "Disfruté mucho con las Historias. Sigue escribiendo", me dijo Urdaci también.
¿Tienes que hacer o hacerte un buen regalo? LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON INFULAS   154 pgs de humor, amoríos, aventuras e ilusionesPersonalmente dedicadas. Escríbeme a   josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. 10 E por correo ordinario a la dirección de España que me digas, no tiene por qué ser la de tu domicilio, la de cualquier local público que conozcas, el que sea.




No hay comentarios: