Páginas vistas en total

martes, 26 de julio de 2016

España, un país de contactos

     


   Tengo para mí que en este meollo, a pesar de lo antitéticos que sus miembros y miembras creen y juran ser, coinciden todas las Españas, las de izquierdas y las de derechas, las más nacionalistas y las más antinacionalistas, las jóvenes y las viejas, las ricas y las pobres: España es un país de contactos, de relaciones personales, de conocidos, de enchufes, de recomendaciones, de influencias, de interesadas amistades, de prebendas, de favores, de familias … de ese cúmulo de informales relaciones primarias no escritas que, para bien o para mal,  son decisivas en la suerte de las personas. Más que los méritos objetivos y ponderados de tal o cual persona, de tal o cual obra, lo crucial a la hora de abrirse o cerrarse caminos personas y obras, más que su intrínseca valía, más que un objetivo currículum –que aquí, en el país de la picaresca, se falsean, y por eso de ellos se desconfía-  lo que de verdad vale, es la espesura e importancia del entramado de sus relaciones personales, de sus contactos. Aquí no se reconocen el talento y sus frutos en abstracto, sólo se catapultan cuando van aparejados… a una tarjeta de recomendación. Se me dirá, en todos sitios ocurre así. Puede, pero creo que aquí, por raciones históricas y sociológicas que sería larguísimo desentrañar aquí, y que tampoco estoy seguro que interesaran mucho, más que en el resto de Europa.  España, sin verdadero tacto, un país de contactos.



VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA. 165 pgs sobre la condición humana enamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables, que sin tu amor lector serán humo, polvo, sombra, nada. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario a la dirección de España que desees; 15 E por correo certificado. Sílbame aquí y te informo sin compromiso.
MI OTRO LIBRO ES:
LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS (10 E por correo ordinario): Armando, un hombre desolado, con la sensibilidad en carne viva, al que ponen de patitas en la calle, pues su mujer ha encontrado otro más alto, más guapo, más fuerte que él, y que necesita ahora re-armarse, hallar su lugar en el mundo. Su malaventura, sus buenaventuras también, su divertida peripecia sentimental. ¿Hallará su lugar al sol?
154 pgs de… HUMOR, AMORÍOS, ILUSIONES Y AVENTURAS
LOS DOS LIBROS POR 22 EUROS EN CORREO CERTIFICADO, ENVÍO INCLUIDO.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Don José Antonio, lo que tiene para usted es una gran verdad que se materializa todos los días en este país. Ahora mismo, cualquiera que lea su post podría contarle mil anécdotas de mafia oculta, de contactos que forman una intrincada red de influencias que se convierte en un auténtico muro infranqueable para los que se quedan fuera.

Y lo malo, que lo es, no es que encontremos esta atávica forma de actuar en las altas esferas, en los lobbies, en los partidos y sindicatos, lo peor es que esto llega a lo más llano del pueblo, a la actividad más inocua, a cualquier momento y ocasión.

A usted y a mí, como a muchos otros, nos ha tocado el otro lado del muro, nos ha caído la lotería de la ingenuidad y la suerte de ser incapaces de ir a pedir, de llamar a puertas, de visitar despachos, de dorar píldoras...no tenemos esa perspicacia del trepa.

Aprovecho el tema del blog para decirle que usted no es un fracasati. No escriba nunca más esa palabra en el blog, se lo ruego encarecidamente.

Saludos.

José Antonio del Pozo dijo...

Estimado anónimo: coincidimos entonces, gracias por su estupenda aportación. Lo de fracasati, ya sabe, lo escribo, como casi todo, con ironía, en una especie de en parte sí, en parte, no, ¿sabe? hay días que, veo mis libros, mi blog, algún comentario como el suyo, y no me lo siento en absoluto; hay otros, ay, en que, a la vista de tanto olvido e ingratitud, me siento sí, de la orden de los "fracasati", que no es exactamente de los fracasados. GRACIAS!