Páginas vistas en total

lunes, 25 de julio de 2016

Entra primero por los ojos

  


   ¿No voy a saber que en lo tocante a los libros también la apariencia es lo de menos? Aunque, ojo, que ya Juan Ramón Jiménez vino a decir que el mismo libro en dos ediciones diferentes dice cosas diferentes. Pues es que, Señoras y Señores, mis Veinte relatos de amor y una poesía inesperada tienen una portada tan bonita y poética, una textura tan pulida y delicada, que sólo ya como objeto primoroso es una gozada, primero contemplarlo, y más tarde acariciarlo entre las manos. 
    Sobre una de esas estrechas callejuelas propias de una ciudad antigua y bohemia, vacía ahora, alumbrada por decenas de bombillas, focos y luminosos de nocturnos comercios que, más que luz,  un oro refulgente parecieran derramar sobre la violácea nocturnidad, se apuntan desde el cielo las primeras y tímidas claridades del nuevo día. Podría tratarse también del inicio del atardecer, esa hora bruja entre el día y la noche durante la que todos los corazones sensibles un poco siempre se estremecen ante el misterio acechante que entonces se concita, pero, por lo solitario del callejón, me inclino a pensar que se trata de ese instante no menos mágico de la amanecida. Hummm, divina esa amalgama semifusa de dorados y ocres resplandores descorriendo los morados tules del anochecer.
  ¿Vacío, he dicho? No: casi en el centro de la imagen, frente a un misterioso establecimiento adornado en lo alto de uno de sus laterales con el reclamo de un rojo corazón inscrito como un círculo candente, comparece un hombre de romántica estampa, con airosos gabán y gorro ataviado, a su vez ensimismado en el embrujo que en el interior de esa estancia -a la que sólo vemos como bañada toda ella en una deslumbrante claridad de muy dorados y puros quilates- parece él entre atisbar y adivinar. De la boca de ese hombre sale vaho –puede también que sea el trémulo humo de un cigarro que no vemos-. Ya está, nos decimos: el hombre asiste boquiabierto, acezante, medio hipnotizado, al fascinante sortilegio que los clamorosos destellos del Amor desprenden. Más esas letras del título, como mordidas, manchadas, diríase que afectadas por un virus que las menoscaba, reflejo y testigo de la propia fragilidad del sentimiento amoroso. ¡Qué mejor invitación a nuestro texto!, acabamos por reconocernos. In Love we trust

  Voilá los veinte, que veinte son, los títulos que componen mis Relatos. Ojalá tuvieran sólo con el viento de silabear su nombre, al modo de las pociones mágicas, las propiedades embriagadoras que te llevaran en ilusionado trance y con los brazos abiertos hacia ellos, a tenerlos y leerlos. Va, pronúncialos despacito, my friend, por si acaso:
1)    Películas
2)    Kafka enamorado
3)    Estrella
4)    Carta para Angélica
5)    El Día que se me apareció Nicole Kidman
6)    Quisimos tanto a Iker Casillas
7)    Igualdad
8)    Teatro
9)    Ausencia de gravedad
10)     Cabaret en Brazatortas
11)     El parque
12)     Propaganda innombrable
13)     Medicina infantil
14)     Vendaval
15)     El blues de la nocilla
16)     Vecinos
17)     Chorreaba luna bajo sus labios
18)     Expresiones insufribles
19)     Llamas que no queman
20)     Una historia virtual   

Más el clamor de una poesía inesperada que cierra el libro.
 O sea, VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA. 165 pgs sobre la condición humana enamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, que sin tu amor lector serán sólo humo, polvo, sombra, nada. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario a la dirección de España que desees; 15 E por correo certificado. Sílbame aquí y te informo sin compromiso.


2 comentarios:

anita7891 dijo...

La poesía inesperada es lindísima!!!! De hacerte llorar!

José Antonio del Pozo dijo...

Muchas gracias