Páginas vistas en total

lunes, 12 de marzo de 2018

La doble verdad de Verónica (Forqué)


   


   Pues dijo ella en EL PAÍS (9-3-2018):
   “Me obligo a LEER, porque Netflix y Movistar enganchan mucho”.
   Pero que muy bien dichas las dos cosas, Verónica. Si acaso debió añadir –nadie es pluscuamperfecto- LEER... LIBROS, por cuanto desarrollan y mantienen fértil la imaginación. Lo audiovisual apabulla, nos postra. La lectura de libros nos catapulta, eleva y tensa nuestra facultad sensitiva. Ah, y leer en las redes sociales, sobre la pantallita, no cuenta: eso es más que nada escaneo y picoteo visual. Leer es otra cosa. Es, en efecto, poner los cinco sentidos en ello. Aunque sean sólo diez minutos al día. Hay que, eso es, obligarse a leer, como a los niños -las Sociedades de la Telebasura nos infantilizan-, autoimponerse ese deber, que lo expresaste muy bien, Forqué. 

  (...Matar marcianos o lo que sea, alinear peras con manzanas, fisgotear obscenidades de figurantes de reallity, en fin, picotear aquí y allá los mil y un jueguecitos que las pantallas a todas horas proponen, actividades difusamente placenteras todas, que apenas nada exigen de su consumidor, hacen de la lectura por comparación una actividad insoportablemente aburrida. ¿Has visto en los últimos veinte años a alguna Celebritie, espejo en el que se miran y remiran las muchedumbres replicantes, con un libro-libro bajo el brazo? Y es que todos los elementos intelectuales que la lectura implica y demanda resultan contraindicados a las diversiones reinantes: las palabras escritas, los cientos de páginas atiborradas de palabras solo, son ya en sí una abstracción, que necesitan por tanto una interpretación, es decir, una mediación, una distancia, y leer exige una ardua cadena de actividades cerebrales en desplegado proceso y sistemático ejercicio, uff: concentración mantenida, intimidad, silencio, paciencia, imaginación… y, a poco que en la lectura se avance, criterio, reflexión, sentido y sensibilidad, en fin, cierta elevación espiritual para ser capaz de degustar y enaltecerse intelectivamente, y crecer así por dentro con lo que no dejan de ser frutos del espíritu, los libros, sobre todo los mejores, claro. La lectura, lo que la misma supone y necesita, está hoy, pues, sentenciada). (post mío del  6-9-2015)

SOY ESCRITOR ¿BUSCAS UN BUEN LIBRO? LO TENGO:

“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección (PUEDE SER TAMBIÉN  la del trabajo, o la de un establecimiento público que conozcas) de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

2 comentarios:

Sandra Figueroa dijo...

Saludos...un gusto pasar a leer.

José Antonio del Pozo dijo...

Muchas gracias, Sandra. Tengo un bonito libro ahora en danza. Por si fuera de su interés. Le gustará. Pídamelo, plis.