Páginas vistas en total

sábado, 17 de marzo de 2018

La madre, el Ministro, la bufanda de Gabriel: los del progreso, mohínos y escocidos


   

   
   Cuando el portavoz del PSOE desde la tribuna del Congreso dijo “… vi como el ministro mancilló un gesto maravilloso de la madre habiéndole regalado una bufanda para colarse con ella en la Catedral…”, lejos de propalar una boutade, estaba poniendo el dedo en la llaga de una crucial interacción simbólica que en la Comunicación Pública en su contra se había producido y que muchísimo ha debido escocer entre los más clarividentes cerebritos del Progresismo.
   Veamos: es más que conocida (publicitarios, creadores y lectores lo saben de sobra) la decisiva trascendencia que algunos objetos (la bola de cristal en Ciudadano Kane, la estatuilla en El halcón maltés, la camisa en Brokeback Mountain, el anillo en El Señor de los anillos…) cobran en los procesos expresivos y comunicacionales para por sí mismos condensar y hacer irresistible un mensaje. Cargados de connotaciones, repletos de poderosísimas resonancias afectivas, llegan a constituirse en Símbolos compartidos, en talismanes cuya eficacia persuasiva supera el carácter abstracto y manido de las palabras para quedarse entre las más hondas certidumbres de las personas.   
   Intuitivamente la madre de Gabriel había llevado en su cuello, durante todos los días de su doloroso vía crucis, la bufanda azul de su hijo, la misma con la que salía el niño en su foto más difundida, para más inri por su abuela tejida, reforzando poderosísimamente así ante el Mundo, con ese objeto, la verdad de la inquebrantable ligazón emocional con él. Esa bufanda lo aludía, lo expresaba, lo llamaba. Con su inmenso dolor iba el de Gabriel, así a la perfección lo comunicaba ella.
     Entonces, como propio reconocimiento a los desvelos y a la personal dedicación que al caso y a ella misma le había demostrado, decidió esa madre regalarle al ministro –que conoce en propias carnes lo que es perder un hijo muy joven-  nada menos que la bufanda azul de Gabriel. Con esa incalculable donación de algo tan íntimo –y tan del dominio público a la vez- se operaba ante la ciudadanía una suerte de transferencia emocional y simbólica de inocencia, pureza, humanidad y verdad, los valores que el propio niño a su madre a través de la bufanda había traspasado… trasvasados ahora sobre la persona del ministro, destacado miembro del Partido Popular. ¡Ante las pantallas potentísimamente representada esa sincera investidura, esa realidad comunicativa era insoportable para los estrategas del Progresismo!  
   Más si tenemos en cuenta que la donación del Símbolo Maravilloso al Ministro de la Derecha Española –esa misma palabra, no casualmente, elige el del psoe para calificar el regalo, junto a la de “mancillar”, como si un profanador o violador de algo sagrado el Ministro fuera- provenía de una madre, de unos padres rotos de dolor… y a buen seguro pertenecientes ambos al mundo ideológico progresista, como revelan la fraseología habitual de esa madre y la militante sudadera verde tintada en pro de LA ESCUELA PÚBLICA que el padre durante algún día de su calvario luciera. Por eso mismo, por esa clamorosa herida abierta en el complejo de superioridad moral que auto-sostiene al progresismo ante la gente, y que tanto en ese momento les quemaba, el del psoe añadió… “¡Señorías, esa no es la sociedad que quiero para mis hijas, esa no es la sociedad que deberíamos de querer!”. ¡Y tanto! ¡Como que una práctica comunicacional así mantenida pondría a liberal-conservadores y progresistas en igualdad icónica ante los ciudadanos! ¿Alguien duda de que, por ejemplo, José Bono, se habría calzado al cuello la bufanda azul en la Catedral? Y por todo esto que con la bufanda azul de Gabriel en el fondo se ventilaba,  sobrevinieron, elocuentes como nunca,  los aplausos frenéticos con que la mayor parte bancada socialista refrendó estas en apariencia absurdas palabras.


SOY ESCRITOR ¿BUSCAS UN BUEN LIBRO? LO TENGO:

“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección (PUEDE SER TAMBIÉN  la del trabajo, o la de un establecimiento público que conozcas) de España que desees; 15 E por correo certificado. CERTIFICADO Y CONTRA-REEMBOLSO: 16 E .Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

       

No hay comentarios: