Páginas vistas en total

miércoles, 28 de marzo de 2018

Policías y racismo en Crash: No tienes ni idea de quién eres


  


   En la extraordinaria “Crash” de Paul Haggis (2004), repleta toda ella de inmensas secuencias, hay una, primorosamente puesta en escena, que se me vino la otra noche a la memoria no sé por qué.  Expresa en términos dramáticos muy logrados la mezcla informe de cosas que a la vez somos, la yuxtaposición inestable de muy distintos ingredientes en ese caldero en ebullición continua que llevamos en el cerebro y al que nos afanamos en fijar y llamar IDENTIDAD. Opiniones, prejuicios, creencias, instintos, actos, auto-leyendas, cada uno de esos vórtices a veces a su bola, ese ardiente magma informe que nos constituye. Como muy bien resume uno de los personajes: “Crees saber quién eres y no tienes ni idea”.
  En el transcurso de una detención callejera en Los Ángeles, un policía blanco de opiniones y prejuicios racistas, que hace muy bien Matt Dillon,  sobetea a una atractiva actriz negra, mientras su marido, famoso Director de cine allí presente ante los agentes armados, ni se inmuta. Esa pasividad, y la humillación que ella siente y le reprocha, abrirá entre ellos al llegar a casa una zanja ya insalvable. El otro policía, blanco también, contrario al explícito racismo de su colega, más pacífico y partidario de la legalidad que aquel, al día siguiente pide ser relevado de su compañía. Ese mismo día se darán otra vez de bruces, por separado ahora, con la, siempre en su trabajo, trágica realidad. El policía, para entendernos, anti-racista y demócrata recoge en su coche, fuera de su turno, a un joven negro auto-estopista. Un terrible malentendido entre ellos, la maldición de las apariencias y el miedo físico que entonces el policía experimenta, sintiéndose en peligro no estándolo, le llevan a matar de un tiro al joven negro. En shock ante lo que acaba de ocurrirle y a la vez horrorizado ante lo que para su carrera la cosa supone, decide incendiar el coche y camuflar su asesinato. 
     También el otro poli, el más racista y agresivo, habrá de confrontarse con lo real: en el curso de la rutinaria patrulla observa de pronto un aparatoso accidente de tráfico. Hay un coche volcado, cuyo conductor está herido y atrapado en su interior. Su instinto pro-activo y de servicio le arrojan sin pensárselo a auxiliarlo, mientras el compañero permanece a resguardo. Por azar del destino burlón, el conductor entre los hierros aprisionado resulta ser… ¡la actriz negra por él en el día anterior toqueteada! Sus respectivas miradas de pasmo lo dicen entonces todo. El coche –hay gasolina derramándose- está a punto de incendiarse y explotar con ellos dos en sus bajos. El compañero del policía le rescata y le pide que se retire. El policía racista vuelve a lanzarse a los bajos del coche y, arriesgando su vida, forcejea por salvar a la conductora. Lo logra. El coche explota con ellos magullados ya a salvo. A ella la atienden los sanitarios. De nuevo sus miradas mutuas todo lo dicen: impenetrable la de él, mezcla de asombro y agradecimiento la de ella. Esa complejidad, ese completo misterio de todo entonces. Lo que decíamos: “Crees saber quién eres y no tienes ni idea”.  


  SOY ESCRITOR ¿BUSCAS UN BUEN LIBRO? LO TENGO:

“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección (PUEDE SER TAMBIÉN  la del trabajo, o la de un establecimiento público que conozcas) de España que desees; 15 E por correo certificado. ¿PREFIERES CONTRA-REEMBOLSO? Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

    
      

No hay comentarios: