Páginas vistas en total

domingo, 18 de marzo de 2018

La forma del agua... es una castaña


     


    De nuevo me volvió a ocurrir. Desde hace un lustro tengo detectada en las inmediaciones de los Oscar, en la boca de hasta ese momento respetables críticos, una súbita lluvia de desaforados ditirambos hacia tres o cuatro pelis que, vas a verlas luego, piensas y repiensas su “cantosa mediocridad”, y te dices, no, no puede ser, me están tomando el pelo,  aquí desde las alturas están untando a base de bien los engranajes de una industria cultural orwelliana sobre el andamiaje de una trola colectiva y de una completa estafa a la ciudadanía. Así esta vez también con “La forma del agua”, que se alzó con los oros de los principales galardones de Hollywood en 2018. “Obra maestra”, “la mejor de Guillermo del Toro”, “interesantísima”…,  con lindezas así y superiores me la ponían no pocos críticos profesionales, Boyero y Garci entre ellos. ¿Y qué encuentras tras tantísimo jabón tan laudatorio como sospechoso a la acuática Cosa? Pues las vanas Pompas de, con todos los medios del mundo a su disposición, una suerte de cómic ramplón atiborrado de kitsch, es decir, de inducido y supuesto gusto artístico, en realidad hueco o postizo.
   Encuentro sólo salvables el arranque onírico y la idea original, una historia de amor fantástica entre una mujer marginada y una criatura monstruosa, pero su desarrollo hubiera demandado un inspirado y escueto realismo poético aquí del todo ausente, de manera que enseguida la obra se despeña sobre una mezcla fatal de colorines y de “gore” en agobiante steady-cam, de cine de acción y de cine filosófico, cine realista y cuento de hadas, de mil cosas que la peli quiere ser sin llegar a ser siquiera una, con personajes buenísimos y malísimos de cartón-piedra, militares y espías grotescos dentro de una trama dudosamente verosímil, en fin,  con previsible suspense del malo hacia un desenlace que se hace interminable. Lo esencial del relato, su corazón, que sería el iniciático y complicado camino, ese complejísimo temblor mutuo, por el que mujer y monstruo llegan a atraerse, lo da por supuesto Del Toro en un pis-pás, por lo que esa difícil e intensa relación no se hace creíble ni se adensa en los ojos y en la mente del espectador, tiñendo ya el resto de gratuidad y grandilocuencia.
       Sobresaturada de kitsch, ya digo, no se priva el guión, sin venir al cuento, de ni una sola de las frutas escarchadas al gusto biempensante: las minorías, el racismo, el machismo, la homosexualidad, el anti-militarismo, el anti-capitalismo. Y parecido empalago en las formas: la facilona cinefilia dentro de la propia peli y el querer “como sea” meter en el roscón maneras fusiladas de Amelie, El hombre elefante, Delicatessen, Splash, Blade Runner, ET, Avatar, Lalaland, The artist, Tarantinos varios, Fred y Ginger, a la vez y a capón todos ellos.  Con tanto agua, con tanto jabón, con tanta pompa y tan mala circunstancia, los que del todo naufragan son, a mi modo de ver, Del Toro y su informe historia… tan premiados, tan extrañamente elogiados por casi todos los críticos profesionales.      

SOY ESCRITOR ¿BUSCAS UN BUEN LIBRO? LO TENGO:

“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección (PUEDE SER TAMBIÉN  la del trabajo, o la de un establecimiento público que conozcas) de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

  

No hay comentarios: