Páginas vistas en total

viernes, 9 de marzo de 2018

Lady Bird: razones de la Hija, razones de la Madre, el Padre, como ausente


     


   Como no se comió una rosca en el “Tinglao” de los Oscar, allá que nos fuimos a verla. Nos encontramos una película interesante: brillante por momentos, chapucera en otros, irregular pero sugerente. Un tema ya tratado, el proceso de maduración de una adolescente en una pequeña población (Rebelde sin causa, Los 400 golpes, American Grafitti, Juno, de refilón en American beauty, en La tormenta de hielo, que ahora mismo recuerde), californiana en este caso: esos sueños de evasión, esa cabeza llena de pájaros histéricos, ese desparrame hormonal, esa rabia, ese ansia, esa ignorancia, esa ilusión desatada, todo eso, que la autora, Greta Gerwig, consigue hacernos ver como nuevos (en eso justamente consiste la gracia del arte, tan difícil es ya “algo nuevo bajo el sol”).
    Cómo lo consigue: aportando una visión compleja, es decir, humana, de la protagonista (buena y mala a la vez, sincera y falsa, lista y boba, sensible y bruta, leal y desleal) y cargando de buenas razones a su antagonista natural (espléndido el retrato de esa madre trabajadora y sensata, regañona pero siempre en su sitio, verdadero pilar del hogar), prestas ambas a chocar, ley de vida, sin por ello dejar de quererse a muerte. También con unos buenos y trabajados diálogos, que expresan muy bien las razones vitales que a cada una de ellas asiste. Con la aportación de unos notables personajes secundarios, asimismo con jugosa humanidad pintados, lejos de trillados estereotipos: la amiga, gordita y responsable, el hermano adoptivo y su novia, tan excéntricos como sosegados, la Madre superiora, tan inteligente como comprensiva, el cura que dirige su “teatro”, que tan verdadero nos parece, el propio novio primero de la “prota”, no desprovisto de ternura, con su conflicto sexual a cuestas. Resulta llamativo (en pleno supuesto Patriarcado), y es un punto común en muchísimas películas contemporáneas, la ausencia del Padre: débil, deprimido, impotente, resignado, nítidamente subalterno aquí.
    Nos atrajo también la vitriólica crítica social que la obra aporta, que fustiga tanto a elitistas círculos conservadores, como a cínicos “antisistema” forrados, pasando por los propios sueños de grandeza social de la propia protagonista. No nos acabó de parecer Lady Bird una peli sobresaliente por la excesiva variedad de tonos que sin respiro la película adopta, que la impiden anclarse y ahondar en los principales, descarrilando a veces por ribetes esperpénticos, que son tópicos, cursis o inverosímiles en otras. La excesiva inclusión de demasiadas anécdotas narrativas en la trama, impide a nuestro juicio, el posarse y el reposarse de la línea argumental central, lo que limita la hondura de su resonancia estilística y emocional en el espectador. Pero sí consiguió en conjunto Lady Bird que disfrutáramos de una interesante película, con vibrantes y sustanciosos apuntes sobre madres e hijas hoy, en fin, sobre la sociedad presente.

SOY ESCRITOR ¿BUSCAS UN BUEN LIBRO? LO TENGO:

“VEINTE RELATOS DE AMOR Y UNA POESÍA INESPERADA”. 12 euros, envío incluido. 165 pgs de SENTIMIENTOS, HUMOR Y AVENTURAS acerca de la condición humana enamorada… y desenamorada, en muchas de sus vertientes, cimas y simas, con la emocionante recreación de las más perturbadoras encrucijadas a que nos arrojan los sentimientos inevitables. Personalmente dedicados. Pídemelos aquí o escríbeme a  josemp1961@yahoo.es   Es muy sencillo. 12 E por correo ordinario, envío incluido, a la dirección (PUEDE SER TAMBIÉN  la del trabajo, o la de un establecimiento público que conozcas) de España que desees; 15 E por correo certificado. Escríbeme aquí y te informo sin compromiso. 

  
    
  

No hay comentarios: