Páginas vistas en total

viernes, 28 de enero de 2011

Padeleando-pa-padeleando

    
     Anoche tenía a las diez entreno de padel. Eran las nueve y media de la night, y en la mesa de trabajo en que yo laburo, con la chicharra zumbando calorcito entre los pies, aunque los dedos de las manos andaban un poco entumecidos, lo último que apetecía era moverse. Como que más allá de mi mesa se cortaba un frío del demonio. Tras la ventana, la calle vacía y oscura parecía heladora boca de lobo antártico. Inevitable entonces rendirse a la voz de la conciencia, a ese deshilachado fluir que nos enseñó un poco Joyce, pero, vamos a ver, tío, qué me estás contando, dónde cojones vas a estas horas, con la que está ahí fuera cayendo, con lo a gusto que se está en casa, envuelto a la manta zamorana que te regaló Botín, de cuando Mr Botín regalaba algo, viendo un documental de las dos, of course, tener ahora que quitarte toda la ropa, que en verano es un gusto, pero que ahora da hasta miedo,  quedarte en bolas por instantes, esa pinta que los espejos recogen entonces tan cabrones como inflexibles jueces de línea, rilar durante un buen rato, ponerte a toda leche los ropajes esportivos medio tiritando, la horrible camiseta limón reflectante que os dieron al pagar la cuota, ese chandalón como de chavalote de Lanzarote que te queda intergaláctico, y para qué, te piensas acaso que en esto del padeleo tienes tú alguna esperanza, esperanza de qué, estás tronao, tío, a estas horas, con el frío que hace, a tus cuarentainueve castañas en calzones correteando como un pipiolo, echando vaho como un indio trastornado, aterido sobre ajigolado,  para que encima el monitor, encima que tú le pagas, te sermonee como un instructor de marines de peli chunga, a tus añazos, so nenaza, y es que es verdad, joseantonio, fallas más bolas que una escopeta del pulpo a la feira, sí, sí, es verdad, es que la cagué, la próxima verás, profe, el pulpo Paul se murió, tío, entérate, sopitas y buen vino, un soneto de Petrarca todo lo más, si estás tiritando, tío, si te pillarás una pulmonía, si no vas a entrar en calor en toda la hora, si total qué más da, qué coños piensas ganar, de qué vas a estas horas, que terminarás cerca de las once y cuarto, por aquel andurrial siberiano, y el jodido frío sabañonero éste, anda, anda, vete pa casa, olvídate, si vas en el 135 de 200, que le den mucho por el pulpo Paul al pádel esta noche, si es que es lo último, si se te cae el moquillo congelado sólo de pensarlo, la manta, mi reino por una manta botiniana… sólo que, como nos enseñó también Woody Allen, la comedia es tragedia más tiempo, y sólo media hora después de tan penosas cogitaciones, resistiendo de mala gana la llamada de la manta y el mordisco momentáneo de la helada, tras cuatro carreras, aunque sean desmañadas, el cuerpo ya no siente los alfileres del frío, al contrario, los pulmones se ensanchan, el ánimo se expande, el júbilo que el ejercicio regala al cuerpo se traduce en una euforia inexplicable que te invade, casi ridícula por inapropiada, por inesperada, pero muy real en medio del polígono industrial, ya lo creo, como  un indio guerrero entonces por la pradera de la cancha pacá-y-pallá, oh manitú, ostias, esa volea me ha salido bien, la clavé, la noche qué guay, las estrellitas me guiñan a mí,  el bienestar que el mismo movimiento asegura, el sudor, diamantes calentitos resbalándote por el cuello, profe, mañana ganaremos el ránking ya verás, y te vas para casita contento como un niño exultante, el viejo que vino del frío hecho un chaval, el viejo que venció al frío, el viejo y el buen humor, es el puto pádel, que te ensancha el pecho en medio de la noche invernal, que te pone en  órbita casi gratis, el galope desbocado de endorfinas, será, no sé, soy un Pavarotti resucitado y en plena forma, ti amo tanto, oyes, casi cincuentón alopécico, que no estás del todo mal, cómo flipa esto de soltar paladas a las tantas en medio de la noche, y luego en la cama tan… a gustito, como el otro, ahora sí, estoy seguro, el domingo colocaré in mío blog El Manifiesto Bloguero, el que pondrá de Algeciras a Estambul el mundo patas arriba, para que luego lo pintes tú de azul, sí, en las largas noches de invierno, prepárate, que el domingo, día del señor del blog, va a estallar el obús.        

6 comentarios:

Javir dijo...

Es lo correcto, amigo del Pozo, es lo correcto. Ya se sabe que disciplinar el cuerpo es refrescar la mente. Y nada me agrada más que las correctas decisiones de los amigos, por ellos y por mi, puesto que, y por aplicación de la ley de la compensación, yo me he de conformar con envolverme con al manta, en mi caso iberiana de cuando Iberia las regalaba, y contar que me conecto con los documentales de la 2. Y tal es mi bondad que si llegaran a ofrecerme una permuta de sacrificios, declinaría la oferta con el contundente argumento que tú mismo has utilizado..."y para qué".

Con todo, no es esto lo que me trae a mal dormir. Es el Manifiesto lo que me desvela.

Un Abrazo

Mercedes Pinto dijo...

Pues yo me quedo envuelta en la manta, que como que me muero, me muero, prefiero hacerlo en casita que tener una muerte súbita en el campo o romperme los ligamentos cruzados por querer atrapar una bola. Cuando llegue el buen tiempo, tal vez, de buenos paseos por el parque, que es menor peligroso y más placentero. Pero te aplaudo, eres un intrépido.
No sabes cómo me he identificado con el texto, sobre todo con la primera parte.
Feliz fin de semana.

Ángeles Hernández dijo...

O sea querido amigo que además de escribir y pensar, también ejercita usted el músculo propiamente dicho, el de mover el esqueleto. Pues, menos mal que es calvo porque si no...

En serio, el ejercicio, a parte del entretenimiento, el cambio de ambiente, mantener la autoestima a tope, despejar la mente o mantener a uno en forma, tiene ese toque de enganche bioquímico "las endorfinas" que además y por sí mismas, hacen que uno se sienta THE BEST.

Y ¿qué es mejor la mantita o un buen colocón de opiaceos liberados por el ejercicio?. No hay color.

Adelante campeón, un abrazo Á.

roy dijo...

Ja,ja,ja,Jose.Buena aventura la tuya SEÑOR,sí señor.¿es que no golpea Vd. bien la bola D.Joseph?,¿qué leches le pasa?,¿ha tenido un mal dia?...SEÑOR,no señor, Ar!.Pues como siga Vd. así el RANKING se va a ir a hacer puñetas,coño!.¡Padelee como mandan los cánones,joder!,no traslade sus problemas a esta cancha!,Pero si yo....¡Diosssss!,qué santa paciencia!.Nenazas!!!!
JA,JA,JA.
Te imagino en el escenario de la fotografia,en una noche tan gélida y con un monitor tan implacable,¡qué relato!.
-Bueno,excuso decirte que estás en la linea del mejor Scorsese en Jo qué noche!.La cosa se podia haber liado definitivamente si te hubieras quedado encerrao en los vestuarios(cosa muy posible,no creas)y después asaltado por una banda de raperos que encima se quedan con tus deportivas y tu peluco.El remate hubiera sido que al llegar a tu portal te cruzaras con el vecino insaborio de turno recriminándote que eres un impresentable y un mal vecino por no asistir a la última reunión de la Comunidad,además de olerte los pies por ir descalzo.Y después al llegar...bueno,dejemoslo ahí..
-El ESCENARIO tambien podria haberse parecido a los andurriales en que se mete Kevin Kline al salir del Staples en GRAND CANYON.Pero,imaginate si la historia la endurecemos prescindiendo del Danny Glover de turno.Joder,qué guión nos saldria,me relamo....

-Me has hecho pasar un muy buen rato.Tio,eres divertido.Y tu escritura,como siempre,es buena,abogado....muy buena.
Lo de intergaláctico es genial.

-En cualquier caso,los valientes andan solos.Puedes estar orgulloso de ello.Como puedes suponer(al margen de mi media hora de bici estática),lo mio es la manta y más manta.Viendo los documentales de la 2,naturalmente.

-Pasa un buen fín de semana,Jose.Te lo tienes muy bien ganado.Y piensa que ganarias a todos tus lectores jugando al pádel.Eso mola.

PD.-Insisto,saca tiempo para ver la última de Clint.

Saludos a todos.

Mercedes Ridocci dijo...

Simpático e irónico, bien escrito, fluido.
Muchas gracias por dejar tu huella en mi blog.
Pasaré aquí ¡a ver que nos cuentas!

Un abrazo
Mercedes

José Antonio del Pozo dijo...

-Javir: lleno de ironía ingeniosa lo tuyo, sí señor. La pregunta del para qué no conviene hacérsela mucho, en nada, es verdad. Un abrazo
-Mercedes: hola, ¿intrépido yo? nada de nada, es sólo que no puedo a otra hora, buen finde
-Ángeles:amiga querida, algo hay que hacer, mujer, calvo calvo, lo que se dice calvorota total, mañana quizás, hoy me defiendo en la red,sin patetismos, lo mío es pura aura de santidad,bueno, en la manta también puede darse un buen colocón de liberados opiáceos por el ejercicio, ¿no? another for you
-Roy:mira tío, si te hice pasar un buen rato, está ya más que pagada la cosa, también lo pasé yo de pm calibrando las abundantes posibilidades argumentales y escenográficas que me brindas, gracias por tu calidad humana, tan próxima. A ver si puedo ir a lo de Clint. Un abrazo, colegui.
-Mercedes Ridocci:gracias, muchas gracias, me gusta tu poesía,será un honor si te paseas de tí y aureolas de elegancia y espolvoreas con el cosmopolitismo de tu estilo mi bló. Otro para tí, Mercedes