Páginas vistas en total

lunes, 17 de enero de 2011

A la atención de Lydia Lozano (El curso en que amamos a Lydia)


    
 Querida Lydia:
      Es seguro que para nada te acordarás de mí y que menos aún que nada te dirá mi nombre. “Jo-se-An-to-nio-del-po-zo, y éste quién cuyóns es”. Es lógico. Si pasamos aquella vez más de un año entre cuatro paredes juntos -aunque no revueltos, aclarémoslo de inmediato, no vaya esto por estratosférica carambola a caer en manos de la Gemio y te la líe ella parda- y ni siquiera entonces advertiste mi penosa presencia,  cómo habrías ahora, encaramada a la espiral de tu enorme éxito, ya toda una reina del periodismo y de la televisión, reparar en un blog inmundo de este inframundo, por mucho que en las estrellas ciberesféricas pretendamos los bloggeros residir. Y sin embargo, Lydia, cruzo los dedos porque una extravagante conjunción de asteroides y demás cuerpos celestes, la más fantástica que se diera nunca, hiciera posible que esta carta llegara a tus manos. Leerías entonces esto que ahora mismo estoy escribiéndote: ¿te acuerdas, Lydia, de aquella encrucijada en la que yo tanto te ayudé? He pensado que quizás estés ahora tú en condiciones de devolverme aquel favor. No hay más que verte en la pantalla, siempre dispuesta a colaborar en las más benéficas causas de los desfavorecidos por la Fortuna, o sea, para qué irse más lejos, yo mismo con mi triste mecanismo, Lydia.
     Sí, seguro que de sobra habrás ya caído: yo, mejor dicho, la torva sombra que me constituye, estudié contigo durante los dos primeros años de la carrera en la Complutense madrileña. La mayoría de los que entonces eran mis compañeros más cercanos han acabado de funcionarios, y cuando de Pascuas a Ramos nos juntamos en tabernones rústicos llenos de humo de Legazpi y por ahí, para ponerle algo de brillo a nuestras rutinarias existencias te rememoramos todos en muy similares términos: es que Lydia, y sus  amiguitas, es que se veía ya… Lydia era otra cosa, joder. Tendrías que ver, Lydia, cómo entonces por un momento fulguran esos mustios semblantes, como si el mismísimo pincel de Velázquez, de bruces ya en el túnel del tiempo, tuviera que venir quinientos años después a pintarnos de nuevo, contagiándonos todos un poco vicariamente de tu triunfo. Chocamos siempre los vasos de cerveza rubia bien altos en tu honor, como en la polka de la cerveza, aquella del año la polka, claro. Brindo a solas yo ahora porque sea capaz esta misiva, impropia en extensión para la ley de hierro del Internet, I know, de atraparte en los efluvios de su seducción, y que no puedas soltarte de ella hasta el mismo punto final. Me va tanto en ello. Al fin y al cabo versa la misma sobre todo de ti, de refilón de mí, de soslayo un poco de los secretos y mentiras de todos, creo.
    
     Y es que,  acaso para la clase entera, desde luego para nosotros lo eras en aquel año de gracia, en efecto, eras otra cosa, eras… el glamour personificado, que me parece que entonces ni conocíamos esa palabra. Pero al lado de nuestras pellizas que debían oler a establo, de nuestra ropa de baratillo y sin gusto, de los trasquilones de las crenchas infames que gastábamos, venga a fumar Ducados todos como condenados en algún penal del buen gusto, al lado de todo eso, tus finos jerseys policromados sobre una piel bronceada hasta en febrero, tus pantalones fruncidos con los últimos cuadros escoceses, el cascabel de tus pulseras, el ingenio de tus peinados, el elegante antifaz de tus Rayban, el aroma british de tus colonias…  todo un emblema de la sofisticación coleando en el aire de una chavala rumbosa y rubicunda que a aquella partida de pueblerinos dejaba petrificados.
     Y lo más: es que eras un glamour en vendaval. Flameaban el escándalo de tus risas interminables que llenaban ellas solas el aula, el dinamismo de ajetreo con que ibas y venías, ese taconeo decidido de botas caras, el tono extravagante de tu voz estruendosa –a veces, perdóname Lydia, poblada de roncos ecos de cantina-  que a menudo se rompía como una porcelana, no sé, ese crujido y ese cóctel informe de distinción y vehemencia algo truhana a aquel atajo de paletos nos resultaba irresistible.  Ibas ya como quince años delante de nosotros, que sólo empollábamos aparatosos manuales uno tras otro entre la niebla de los Ducados mientras te bastaba a tí tu estilo –éste sí en verdad ducal- para saber con nitidez abrirte ya entonces tu propio camino. Claro, te contemplábamos fascinados, pero a distancia, como intimidados por la tempestad de tu empuje. Tenías mundo y rimmel. Nosotros teníamos pueblo y algunas películas de cine.
     No, no te hacían falta los libros, quizás es que te los machacabas todos por las noches. Aunque debía eso en todo caso ser muy de noche en la propia noche, porque hasta nuestros sitios, como olas rompiéndose contra un archipiélago, llegaba el fragor alborotado de tus risotadas cuando muchos días les contabas ya entonces, a las compañeras que a tu lado se arremolinaban haciéndote círculo, la última disco que la misma noche anterior a las tantas habías frecuentado, y a que no sabes quién estaba allí y con quién está liado… ¡No me digas!, clamaba alguna, y su pasmo y el estrépito de tu risa eran todo uno. Ya te movías de lujo en la cosa esta de las agencias del cuore. Recuerdo que tenías un hermano de profesor en la Facul, que me daría  más tarde a mí clase, una auténtica lumbrera que se lo sabía todo de la Semiótica. Y algo en suma de icono deseado e imposible a la vez tuviste aquel año para nosotros, que eras nuestra Kim Novak particular, y podías tú, discúlpame la menudencia, Lydia, muy a gusto rivalizar con la Novak también en la turbadora firmeza de tus turgencias, tan pujantes.
    
     Bueno, pues hubo un día, Lydia, imposible que te acuerdes, claro, -cuántos años han pasado ya, por favor- hubo un día, digo, en que, como dirían los antiguos folletones, nuestros destinos más aún se entrecruzaron. Llegabas tarde al examen de Introducción a la Economía y tu sitio habitual estaba ya ocupado, así que tuviste que sentarte en cualquier lado. Sí, aquel melenas borroso y con la cara atiborrada de espinillas que apenas se movía a tu lado era yo. Dios mío, lo recuerdo ahora y todavía, por encima de las paletadas inmisericordes de tierra que nos echan encima los años, al punto me viene aquel anonadante perfume tuyo ese día. Olías a… serían violetas violentadas, no sé, en mi vida había olido yo algo con ese poderío, que más que una colonia parecía un imán, de cómo tiraba de uno hacia ti aquel olor centrifugándote a la vez el cerebro. Ostias, había que rellenar el examen y estaba yo como un bobo, con los ojos entrecerrados e inclinado hacia ti como la torre de Pisa con sonámbula intención nada más que de adherirme a ti, tal era el sortilegio diabólico de aquella fragancia. Recuerdo que paseó por allí el profesor, el mítico Sánchez-Ramos, su mostacho de morsa canosa, seguro Lydia que de él si te acuerdas, y mientras a ti te sonrió, me largó a mí un bufido que al menos me sacó de mi sopor zombie.
     Empecé a escribir como loco, loco por recuperar todo el tiempo perdido en el éxtasis pituitario. No es por nada, Lydia, pero la curva de Philips y la ley de los rendimientos decrecientes y la utilidad marginal del último bien consumido, todo aquello me lo sabía yo de carrerilla. Zas, cuatro folios en un pis-pás. Levanté luego la vista hacia ti. No llevabas ni medio folio escrito. Me sonreíste pícara y me hiciste una mueca de película de espías después. Empezaste a arrimar tu silla (con aquellas odiosas… manoplas, creo que se llamaban esas tablas adosadas a la derecha para escribir sobre ellas) a la mía. Reconozco que por un momento, trastornado por aquella soga de violetas esenciales alrededor de mi cuello que sólo hacia ti me tironeababa, pensé… pero Lydia, leches, si estamos en medio de un examen, cómo nos lo vamos a montar aquí y ahora, quizás luego, luego. Otra mueca tuya y ya lo entendí bien. Puse mis folios a tu vista y te dejé copiar todo. Ahhh, aquel perfume tuyo como un remolino de vértigo justo encima de mis napias, qué turgencia de curvas, qué utilidades crecientes y anti-económicas me estaban a mí entonces aguijoneando.
     Yo creo que el profe, Sánchez-Ramos, aunque éramos en el aula más de ochenta, toleró tu copieteo. Te le habías, con la onda desarmante de tu simpatía, ganado antes, claro. El resultado de todo aquello, lo que son las cosas ahora que las repienso, tuvo valor anticipatorio y simbólico de nuestras posteriores trayectorias. A mí, por esas cosas de Kafka que tiene la Universidad, aquel cabrón me cateó, y a ti, no podrás jamás decirme a la cara que miento, Lydia,  te aprobaría, digo yo, porque te llevó ese día a casa en el Dodge-Dar que el muy marxista gastaba por entonces. No me diste, ni entonces ni después, las gracias, Lydia, pero yo lo entiendo, que andabas siempre liadísima con no se qué inaplazables inauguraciones de antros de perdición, que eran para ti, ya se ve, trampolines de salvación. Además, que yo muy bien lo comprendí, y el vernos alguien a ti y a mí, tan disímiles, charloteando, hubiera sido como contemplar en vivo una profanación. Tampoco yo habría sabido bien qué decirte, y si hubieras llevado puesto otra vez aquel perfume, yo que sé, igual se hubiera abalanzado sobre tu espalda el Cro-magnon que entonces uno un poco era. O sea que hiciste bien. Además de esa forma es como puedo ahora cargarme de razón histórica y con justicia pedirte el favor de que al principio te hablé, el único que de verdad me mueve a escribirte esta larga carta, que con todo el alma anhelo que como sea  te llegue y que hasta aquí te tenga en vilo.
    
     Así es que, Lydia, yo me alegro mucho de tu éxito. Los lectores de mi inmundo blog saben que soy yo fan total del Sálvame, muy principal programa donde descollas tú sobremanera. Hasta el baile Chuminero  que has puesto tan de moda, que en cualquier otra quedaría indecoroso, -la otra tarde te ví en la tele bailándolo sobre un cajón en plena calle Preciados, a ver quien más es capaz de hacer eso delante de la gente y sin avisar- reviste en ti perfiles de elegancia. Te dejo ya mi son:
     Verás, Lydia, tengo yo escritos más de cincuenta relatos de románticas hechuras casi todos y  vagan los pobres como almas en pena por mi covacha, condenados a una cruel oscuridad. Como no tengo yo contacto alguno, las editoriales ni se dignan siquiera a contestarles algo. Soy su autor: sé que no son del todo pésimos. No quebraría su penuria tanto mi moral si no viera uno publicados a diario, es decir dados a luz con plena bendición editorial, toneladas de incalificables engendros que por libros pasan. He pensado que tú, Lydia, si levantas un teléfono, podrías bautizar los míos, aunque fuera en parroquia de barrio, y sería así menor mi pena, y las violetas violentadas de la memoria como violines estradivarius en la misma seguirían sonándome. Sálvame, te digo yo a tí ahora.
     Y nada más, Lydia, que esto  era cuanto quería yo transmitirte. Que te dure de verdad el éxito y consigas tú también muy pronto un Ondas. Que sobre todo seas tú feliz. Oye, y un abrazo, de parte de este indocumentado que una vez estudió a tu vera. Tuyo siempre, José Antonio del Pozo.  
                              
  
      

11 comentarios:

Javir dijo...

Haces bien, amigo del Pozo, en apelar al natural altruismo de Dña. Lydia. No veo otra si, como presumo, no eres marxista con Dodge-Dar ni usas rimmel, por mucho mundo que tengas.
Te ofrezco una idea, por si te sirve. Prométele sin temor a Dña. Lydia que quien esto suscribe, siendo como es alérgico a los programas en los me dices que participa, está dispuesto a añadir una decimita a su share. Y que haré proselitismo entre mis allegados. Y esto, claro, a cambio de que nos ayude a hacer justicia con tus relatos durmientes.

Un abrazo

Cesar dijo...

Me estremecen de emoción las palabras de D. Javir. He ahí una amistad desinteresada, dispuesta a arder en la pira del mal gusto y de la chavacanería de aquellos programas en donde bienvive su ínclita compañera de pupitre, a cambio de que ésta, en un alarde de generosidad que no resida en sus moreneadas partes delanteras, acuda al rescate de sus estupendos relatos. Ojalá fuese suficiente tal sacrificio; No sé si yo estaría dispuesto a hacerlo, por eso me parecen meritorias las palabras de D. Javir; más témome que la susodicha, espera de usted o de sus avalantes un esfuerzo más. Tal vez un soplo, una noticia de algún lejano desaparecido; o lo que es peor, tal vez, de nuevo, necesite de usted para, con su ayuda, conseguir ligar dos adjetivos dignos de serlo, que adjetiven con belleza un sustantivo y que así ella, con ayuda de su negritud, si accede, pueda escribir su relato.El de ella.
Porque mucho me temo, querido, que Dña Lidia tiene como amortizado aquel favor, en donde le entregó, a cambio, aquella caida de pestañas, su "inesquecible" perfume y, tal vez, aunque no se acuerde, el bello inicio del precipicio que lleva al ombligo. Y que usted-dudo que no se acuerde, aunque omitio mencionarlo- con tanta emoción escrutó.
He ahí la paga.

MTeresa dijo...

Me parece que esta mujer
dejó hace tiempo de ser una
profesional del periodismo
para dedicarse a ser una
maruja de la calle
con mucha mala leche.

Candela dijo...

Te superas J.A. Yo diría que si "te echas al monte" no te haría falta ninguna Lydia. Eso si, necesitarías el carnet del partido que gobernase, ella seguro que tiene varios.

Juante dijo...

No me quiero ni imaginar, amigo José Antonio, los estragos que causarían esas violetas violentadas -permíteme el atrevimiento- en las revisiones de exámenes del Sánchez-Ramos.

Recomiendo al personal que vea los primeros planos de "Tesis" -nada más- para hacerse cargo de los entresijos de aquella mazmorra. Allí ocurría de todo lo kafkiano, desde luego que sí. Y probablemente muchos de los que pasamos por allí, aunque tristes funcionarietes, tengamos la impronta esa tan peculiar que nos caracteriza. Yo también viví cosillas más o menos como lo que cuentas, amigo.

¿Lozano no sería el hippy ese esmirriado y pagado de sí mismo, que elucubraba por un tubo, no? Pues su hermanita es una ordinaria del quince: para que luego digan que lo de la semiótica no es un camelo inútil, hasta para segregarse de rollos familares.

¡Y pensar que hay gente que se la da de guay y que piensa que sólo "están los que son"! Sí, claro... están los trepillas y las culebroncillas, como esa Lydia.

José Antonio del Pozo dijo...

-Javir: brillantísimo, amigo mío, has estado inspirado en el comment, aun me estoy sonriendo, muchas gracias, javir, oye, es una idea. Un abrazo
-Cesar: soberbias lineas, amigo, vaya día que llevan mis cuates,bravo
-MTeresa: es el cuore que les hizo así. Gracias, MTeresa
-Candela: ¿echarme al monte? ¿meterme en política? Mira, amiga mía, estoy a veces tan desesperado que me haría de la LCR si me editaran lo mío. GRacias por tu impulso
-Juante:es cierto lo de Tesis, sabemos entonces de lo que hablamos, te digo una cosa, los funcionarios, algunos, son, con todo el respeto del mundo, lo más cachondo que haya parido madre por lo común, tienen tiempo, y no andan siempre encabronados. Jorge Lozano es hoy catedrático, y el señor sabía un huevo, no parecía hermano de. Un abrazo, colega. Me encanta compartir opiniones y recuerdos contigo

Mercedes Pinto dijo...

Estimado José Antonio, hoy te has despachado a gusto y, aunque el texto daba para echar merienda, me lo he merendado enterito, por lo ameno y lo certero. Esa Lydia, cuánto "honor" hace a su título de periodista con los bailes chumineros que se marca. Ya sabías tú en aquellos años tan tiernos que haría carrera, por eso te dejaste copiar, para colaborar en que tamaña figura pudiéramos disfrutarla a placer en estos días.
Créeme que si estuviera en mi mano le llevaría yo misma esta hermosa carta, aunque me temo que de veras, esta ilusa bailarina, creería que es una declaración de amor. La pobre, de tanto perfume de violetas, ha perdido la razón.
Hasta la próxima.

Juante dijo...

Muchas gracias, José Antonio, por tu cortesía y amabilidad. Es un honor para mí participar en tu blog, que me parece de lo mejor que puede uno leer y compartir en la blogosfera y fuera de ella. Un abrazo.

José Antonio del Pozo dijo...

-Mercedes: hola, amiga mía, gracias por merendar conmigo, sé que si tú pudieras sin duda le acercarías a Lydia Lo mi carta; bueno, crucemos un poco los dedos, esperemos el milagro.
-Juante: gracias, colega mío, por tu elogio impresionante; estoy seguro que recomiendas y difundes cuanto puedes lo que yo escribo -vuestro blog es soberbio- hasta hacer entre todos los que aprecian lo mío que la lista de mis seguidores en número sea de ochocientos, que con eso yo me conformo, y pueda así yo darle sapos flamencoa al de los premios Ondas de hoy... me lié un poco. Un abrazo, amigo

Ángeles Hernández dijo...

Vaya texto más soberbio, ironía fina y elegante que ya quisieran muchos.

A la Sra Lozano no tengo el gusto aunque por las fotos que de ella se presentan tampoco me parece para tanto su palmito. Claro es que el tiempo no perdona y su adolescencia y juventud de violetas imperiales violentadas debiereon ser de toma pan y moja. Y de esos polvos vienen estos lodos ( sensu estricto).

Es que en todas partes cuecen habas.Comparto anécdota con usted. Como protagonista la esposa ya marchita de D. Jaime Ostos: Dra G.
Examen de quirúrgica, olor a jazmin amadreselvado, belleza, estilo y simpatía a raudales ( vestimenta polícroma cuando todos y TODAS íbamos de trenca y vaqueros ); no fui yo quien le dicté el examen, no hizo falta pues todos los vigilantes del mismo porfíaban por ser ellos lo que otorgaran sus favores académicos a tan dulce flor.
Pude enterarme porque sus tejemanejes me impedían concentrarme como es debido en mi afán por demostrar cuan versada estaba en la materia.

Y así es la vida: hay quien recorre el camino completo y hay quien va por atajos. Cada uno con su estilo...

Que sus relatos vean la luz por su mérito porque me temo que su ex-colega, lejos de echarle una mano, le procesaria por injurias pues "nunca nadie me ayudó em mi impoluta carrera"

Usted no lo necesita, su arte lo vale, vaya que sí.

Un abrazo Á.

José Antonio del Pozo dijo...

-Ángeles:gracias por dejarme la anécdota sabrosa de la Dra G, que tiene su punto G la cosa, estas cosas aunque sabidas son hay que repetirlas de tanto en tanto, tienes razón, así es la vida, ¿crees que Lydia Lo, pese a lo bien que la saqué yo, no me ayudaría con lo de mis relatos? Pues, vaya toalla. Y gracias por tu aliento, Ángeles, que sabe tan rico.