Páginas vistas en total

sábado, 29 de enero de 2011

Poessía tres


    
    
     Indómita amazona del Greenpeace,
     bajo el dintel de Downing Street,
     deteniendo  a su paso un instante
     el  rigodón del tratado de Maastricht,
     compareció ayer, tan campante,
     una ratita infeliz.
     Oh, my God, clamó desde los cielos
     hasta la misma lady Di.

     Entregábanse también
     los laureles del Planeta,
     en ese loor de cenorrio
     elitista y de opereta.
     Que este año por el lomo  
     a Millás pasábanle  la pandereta,
     pues tocábanle al Señor, al cambio,
     cien millones de pesetas.
     Ya tiene él para  los pobres
     unas cuantas metralletas,
     como las que tuvo Mr Equis
     contra los hampones de la Eta.

     Iba ya el Gran Escritor
     a platicar desde el atril
     tras los aplausos y las toses
     y los flashes más de mil.
     Mas un camarero emboscado
      a poco me lo descalabra allí.
     A la cara en un descuido
      le ha arrojado un borceguí,
      y  ¡Justicia para los blogueros! 
      a gritos venía así a exigir,
      que hasta un vahido y todo
      le ha dado a Ferrergim.
    
      Ya les llevan apresados,
       ya les llevan bajo arresto,
       que ratita y  camarero
       habíanse compinchado en esto,
       en dar la nota como fuera  
       y hasta en salirse del tiesto,
       en soltarle al mundo entero
       con valor y ya muy presto,
       antes que la Di y el Millás y todos
       mucho más tuerzan el gesto,
       aflojarse de una santa vez
       su jodido y muy rebelde Manifiesto.



      
 
      

      
   
     
       
 
      

      
      
     
    
     
     
    

    
    
   
     
    
     
     
    

    
    

8 comentarios:

Mercedes Pinto dijo...

Esto me ha sabido a poco, a Millás nos lo tienes que presentar mucho mejor, que seguro te inspira especialmente este literato.
Siempre disfrutando de tu elegante ironía.
Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Manifiestos para pajarillos jóvenes y no para viejos perros...

Pasé a saludarte y a desearte un buen fin de semana.

Saludos y un abrazo.

Cesar dijo...

No. Eso sí que ya no. Quiero comentarle,escritor, en esta puesta reciente-Dios mío, que solas se quedan las puestas anteriores!-quiero comentarle, digo, que aunque no lo haya hecho antes no por eso he dejado de leer cada una de sus entradas. Como siempre, admiro en ellas el estilo literario y coincido con algunos pensamientos, meneo la cabeza en otros y me sonrío con los más. A veces también estoy de acuerdo con sus comentaristas y otras veces, claramente no. Pero con esto NO. No puedo estar de acuerdo con uno de los comentarios que ha dejado en la puesta anterior (padeleando-paaa-padeleando)uno de sus invitados. Me refiero concretamente a don Roy. Y usted va a tener que demostrarlo o él tendrá que abortar de sus palabras. No puede Don Roy decir alegremente aquello de " recuerde que usted ganaría al pádel a TODOS sus lectores..." Me niego a aceptar esa afirmación en tanto en cuanto usted no se mida conmigo! Ya sabe usted lo que pienso del pádel, un sucedáneo del tenis, pero aún así aprovechando la raqueta de tumbar pijos que me han regalado, estoy por apostar que de no ganarle, le calentaría las manos sin necesidad de esos guantes de conducir que parece que usa cuando juega. ¿O no?
Hagan sus apuestas, señores!

40añera dijo...

Si ya se lo decía yo que está hecho todo un poeta.
Le dejo un beso y un abrazo bloggero

Winnie0 dijo...

Asistí a un Taller de Juan José Millas de escritura...y casi puedo asegurar que si leyese este "poema" valoraría la ironía muchisimo.
besos

José Antonio del Pozo dijo...

-Mercedes:intentaremos, intentaremos. Siempre paladeando tu escritura. Otro
-Hiperion: claro, claro, los perros esos ya tienen firmados todos. Gracias, por pasarte, amigo
-Cesar: gracias por leerme, por sonreirte a veces con lo mío.No creas, el meneo de cabeza para el padel va muy bien, por lo que tengo pocas dudas de que con facilidad me ganarías, y más con la nueva raqueta, pero le recojo el guante, por supuesto. Como se decía cuando yo era mozuelo -auuuuuú- cuando quieras, donde quieras, con quien quieras. Un abrazo, amigo
-40añera: si ya decía yo que esos labios habían de ser generosos. Gracias
-Winnie0: gracias. Seguro que sí, seguro que me subvencionaría un poco lo mío, y todo. Pero ya con que tú las hayas ponderado, casi ya me vale. Gracias

Mercedes Ridocci dijo...

Desconozco el manifiesto de Millás, por tanto difícil puedo opinar (y sin haberlo preparado me ha salido un pareado)
Pero si te diré que en general me gusta Millás, tanto como escritor como sus ideas. Pero también te digo que independientemente de coincidir contigo o no, considero que escribes muy bien, admiro tu estilo fluido e irónico (algo de lo que yo carezco).

Un abrazo
Mercedes

José Antonio del Pozo dijo...

-Mercedes Ridocci: no, el Manifiesto es el mío, está ya a punto de horno,y pondrá el orbe patas arriba, claro. Me parece bien que te guste Millás. A mí no me gusta que sugiera él que debería la gente coger las armas mientras coge él nada menos que el Planeta. Pero te agradezco tus palabras de ánimo, tan gentiles. Yo admiro a quien es capaz de conversar por encima de ideas distintas. No estoy de acuerdo: tú escribes también muy bien, Mercedes. Otro.