Páginas vistas en total

martes, 25 de enero de 2011

Sabina tiene sed... de calle

    
     Si se sacara uno aunque fuera sólo el tan nombrado salario mínimo interprogresista ese a cuenta del blugymery éste -¿y por qué no, bloggeros del inframundo, por qué no habríamos de unirnos y alzarnos en tunecina revolución (tampoco son precisas las armas que pedía hace poco desde EL PAÍS el planetario Millás en su interviú con Mr X) en demanda de una mínima subvención al trabajo y al sudor de nuestro arte, si nada tenemos que perder excepto nuestras condenas?- , retomo, que me he liado, si me sacara un jornal con esto del bló, con gusto le pagaría yo un vermú al gran Sabina, por darme tanta ocasión de glosar sus andanzas y llevarme yo así las lentejas de cada día a la mía cazuela.
    
     Con la izquierda intelectual de capa, y aún de ceja, caídas, parece haber asumido el cantautor jiennense la primogenitura de la magistratura progre, a la vista de lo que se prodiga, y de lo serio que ahora se pone para explicarnos a todos las cosas del Estado y el estado de las cosas, en grave y ceñuda pose de filósofo existencialista, después del valsecito que se marcó con la cólera siempre un poco fascista de la Aguirre, que le dio un premio ella y todo.
    
     Es la cuestión que el gran Sabina anuncia ahora periódicos artículos –“por poquísimo dinero”, dice él riéndose picarón, como si más que la pasta fuera el ineludible imperativo moral más urgente el que a él le sacude- en el muy progresista diario “Público”, dirigido como todo el orbe sabe por el multimillonario trotskista señor Roures. Y con ese motivo ha concedido Sabina una entrevista explicándose, levantando acta de su compromiso, que no tiene, si queremos saber los terrenos que pisa ahora la Izquierdorra de cinco estrellas, ni miaja de desperdicio. (Hiperión, léeme esto, plis, él, y no nosotros, tristorros bloggeros del inframundo ciberesférico, sí que es en verdad un genio genial).  
    
     El previo que de la entrevista se nos muestra: qué casa la de Sabina, qué delicada estancia, qué primor de orden y de buen gusto progre derramados con pródiga amplitud, que quietud acogedora la de esa  pulida y extensa tarima  del color mismo de la avellana, desde la que él se nos explaya. Quizás el conductor del Sálvame debería para la mansión suya zarzuelera echarle un ojo, aunque acaso Jorge Javier lidere el “nuevo mester de progresía”, que consigo trae gustos más… más estrepitosos, diríamos. Claro, se nos hace luego un poco cuesta arriba creerle a Sabina cuando asegura categórico que “sin duda la izquierda en general y yo en particular, que no la piso demasiado” que se debe volver a la calle. Y nos deja ya atónitos ese fifty-fifty con que Sabina, con pinturera floritura, cual Moisés separa las aguas de la progresía, de un lado la Izquierda, de otra Yo, como antes, cuando se decía aquí mi señora aquí un amigo, esa portentosa confluencia entre el colectivo y el líder, subsumido ya de paso el pecadillo de uno  -que con semejante casa, la verdad de Murcia,  quien no va a disculpar- en el pecado que de rondón se le imputa a todos, contra la verdad que los irredentos sindicalistas murcianos et altri por las vías públicas luchando sin cesar contra el fascismo atestiguan.
       Y empieza ya a desplegar Sabina su interviú… sólo que, es ya demasiado para seguir abusando de ti, amable lector, que al final acabarás por mandarme al cuerno con tanto rollo, así es que lo dejo ya para la próxima –también me apunto en el tarro para otro día la confección del Manifiesto Bloggero que (éste sí que sí, Javir) hará crujir de revolución el mundo mundial-. Continuará, pues, el chequeo a Sabina, que se le ve al Hombre fenomenal, emblema presente de la Izquierda ahora Ambulante, que, como veremos, sigue guardando su corazoncito para el Coma-andante, total, como mucho va a ser otro vermú… See you tomorrow, honey.

    

16 comentarios:

Aitor Mento dijo...

Cuando a los progres se les plantea la eterna disquisición entre la razón y el corazón, siempre gana el segundo, puesto que la primera les recuerda a un periódico de la Caverna.

Javir dijo...

Soy, he sido, de los que a las tres de la madrugada cambia el whisky por el gintonic, momento en el que me convierto en apasionado sabinista. Así era, amigo del Pozo, hasta que le oí en un programa de TV (pública y sin publicidad)que él, Sabina, antes que progre, es rojo. Porque ser rojo, ¡ojo!, es "estar con la libertad, la justicia y la igualdad de oportunidades" (casi sic). Desde entonces he dejado de ser sabinista a tiempo parcial para convertirme, full time, al rojerio...¿o es Sabina el que se ha pasado al javirismo moderado?. Es lo que tiene el progresismo de barra libre, que lo quieren abarcar todo.

Sobre el Manifiesto Bloggero, amigo del Pozo: métele mano a la mayor brevedad que el mundo está por crujir `motu propio´, y si ha de crujir, prefiero que sea de la mano de un amigo.

Un abrazo

Neo... dijo...

Sabina.

De poeta urbano a articulista chaletero.

Señor Ogro. dijo...

No deja de ser curioso que este tipo salga ahora, cuando se vislumbra el final del zapaterismo, y la vuelta al poder de la "derecha" (por llamarla de cierta forma).

¿Donde estaba tan magno solidario cuando nuestro gobierno se codeaba con totalitarios que sistemáticamente recortaban libertades o vidas humanas?. ¿Donde estaba este orate cuando las colas del inem iban dando vueltas a la manzana? ¿y cuando miles de familias no tenían un solo ingreso en sus casas? ¿y cuanto miles de familias eran desahuciadas por no pagar hipoteca o alquiler?. ¿Donde este rojo-rojísimo se escondía cuando su amado rojo-zapo mentía a los españoles una y otra vez?. ¿Trabajaba tal vez en algún comedor de cáritas? ¿tal vez andaba regalando sus derechos de autor a todas esas familias hundidas en la miseria?

Por sus silencios les conoceréis, y habrá que recordarlos cuando llegue el momento. A estos millonarios disfrazados de solidarios-rojísimos lo que urge es mandarlos a esparragar, por no solar expresiones más gruesas.

el enterrador dijo...

Don Jose Antonio, dijo Don Aitor, entre la cabeza y el corazón, el progresista se queda con lo segundo, y yo añado, siempre que en lo primero no haya dinero de por medio, si es así, seguro que se queda con lo primero.

el enterrador dijo...

Perdón, Don Aitor dijo razón en vez de cabeza.

Juante dijo...

Este abyecto megaprogre me recuerda a otro de IU (IZquierda Untada), llamado Miguel Ángel Reneses, de la Asamblea de Madrid, que reconoció ayer noche en Intereconomía haber llamado "fascista" (sic) a un pobre taxista, simplemente porque llevaba un rosario en el espejo y porque le comentó que no estaba de acuerdo con los badenes metálicos; que en la época de Franco, sin badenes, se circulaba mejor.

Pero el insufrible progre de fular y sillón de cuero de la mejor calidad, me lo recuerda especialmente al decir que no cobra mucho. El estalinista madrileño también reconoció que hacía las llamadas desde un móvil que le dan a los señores di-puta-dos y que, aunque no pagó el trayecto concertado, lo iba a pagar con una tarjeta de la Asamblea, "que tiene un límite para que podamos ir en taxi" (sic también).

Me entraron ganitas de llorar. ¡Qué penita que dan estos colilleros, que ni se afeitan ni se lavan, jo! Pero penita por lo rabiosamente inmorales que son, claro.

Muy de acuerdo con lo dicho por D. Aitor. Zp es un ejemplo palmario de visceralidad.

MTeresa dijo...

Han sabido montarse la vida
estos chicos progres,
les ha ido fenomenal,
con la derecha como rebeldes sin causa
a los que había que mimar
y en la izquierda como ídolos catapultados
a la cima de una columna sin caballo que se tercie.
Es vergonzante
me da repulsa vomitiva,
vamos,
que me voy al water
pero antes te doy un abrazo reconocido
por tan ilustre artículo.
Y cuenta conmigo para la revolución
bloguera.

Candela dijo...

Ya que juante ha sacado lo de Reneses, es que es así. Son todos un esperpento y se podían volver a la pocilga de donde salieron y dejar de volar por encima de los normaluchos, o sea, nosotros.

Ni progres ni rojos, les va muy bién con el sistema y ya está, pero da grima verlos ponerse la aureola de electos o intelectuales, al final es todo la misma mierd@.

Mercedes Pinto dijo...

Qué complicado es mantener ese honor izquierdista de los veinte cuando ya buscas los sesenta y tienes una buena mansión y una buena cuenta. No es por nada, pero calladito estaría mejor. Que hable el que puede, desde la izquierda, digo; y el que puede ha de ser pobre. Qué morro.
Un saludo.

aspirante dijo...

No negaré que he escuchado con deleite muchas de las tonadas cantadas por el personaje.
Mas eso no me impide ver que es un caradura, un hipócrita y un sinvergüenza de los que siempre predican la solidaridad con dinero ajeno.
Él gratis, lo que se dice gratis total, lo único que haría es publicidad por algún político que le garantizase subvenciones.
Si el supuesto diario Público sólo tenía utilidad para usar su papel en caso de necesidad extrema, con la adicción de esta firma sólo servirá para prender la barbacoa si a uno se le olvidaron las pastillas de fuego. En caso de tener las pastillas, ni para eso.

roy dijo...

Suscribo el sentir general de los comentarios.
El eterno dilema que al final no es tal.El arte expresa la vida y la creatividad, por tanto la música de Sabina siempre estará por encima de su sectarismo y la antipatia que,como persona,siento por él.Es así,(casi)lamentablemente así me obligo.

PD.- JOSE,en cuanto puedas,vete a ver "Más alla de la vida"(Here After).Ultima maravilla de nuestro octogenario amigo Clint Eastwood.

Saludos.

José Antonio del Pozo dijo...

-Aitor:a muchos desde luego. Gracias, amigo
-Javir: toíto lo quieren abarcar, es verdad. ¿También te mola a tí de vez en vez un gin-tonic? Un abrazo
-Neo: otra lección de conceptismo la tuya. Bravo
-Señor Ogro: ¡a esparragar!, fantástico, gracias, amigo
-enterrador: money, money, cierto. Gracias.
-Juante: pues la aventurita de Reneses con su "jai" en Paris que nos hizo pagarle a todos no tiene desperdicio. Escribe unos artículos, le dijo él para disimularla como colaboradora. Que ya se encargaría él de que se publicasen. ¿Nos damos cuén? Saludos, amigo
-MTeresa:les ha ido bien, van de guays encima. Gracias por brindarme tu ayuda para la revolución.Cuento contigo. Un abrazo
-Candela:tienes razón, mucho contra el Sistema, pero les va que niquelao
-Mercedes: lo suyo es pontificar, tú no tienes nada y eres un facha de mierda, tienen ellos posiblidades y bienes de todo y van de víctimas. Un abrazo
-Aspirante: cara tiene, sí. Muchas gracias
-roy:sí, muchas canciones y algunas letras suyas son muy buenas. Gracias por la recomendación, a ver si puedo. Un abrazo

Ángeles Hernández dijo...

Cuando el chico Joaquín empezó con la Mandrágora: Alberto Pérez, Mr Krauss, etc etc, ya iba de "canalla" y vividor. Luego nos enseñó sus partes y las uñas de los pies en un doble página de magazine y seguía con su pose. Al ictus ( bien tratado) le dio el nombre de Marichalazo, y así hacía reír y se reía de sí mismo ( ¿misma causa?)

Esta, otra más, sigue rebelde a lo que sea, incluso a los suyos y lo que es más grave a la más elemental prudencia de no exhibir sus tesoros de "rico moderno" delante de los dosvelistas ( los que estamos a dos velas).

REIVINDIACIÓN BLOGUERA:SÍ sobre todo a éste y cols.

Felicidades Jose Antonio, tu prosa encandila.

Un abrazo Á.

Sergio dijo...

No sé nada, bueno no sé mucho, sé lo que quiero saber, lo que es necesario para sobrevivir.
Pero, sinceramente, vale la pena? El señor J.Sabina es el señor J.Sabina. ¿No son las etiquetas de progre, rojo o izquierdista muy difusas como para definirlas? Demasiado anarquista (ahora etiqueto yo, cínico? quizá) para él mismo? Demasiado Sabina para sabina?

Yo sigo y seguiré estremeciéndome con su música, pues ser un materialista no tiene por qué ser un problema.
¿Seguiremos quedándonos con la obra, por mucho que cambie, o no lo haga, el artista?

José Antonio del Pozo dijo...

-Ángeles:muchas gracias, verás, yo entiendo la parte maldita y canalla sabiniana, me da un poco igual, lo que le discuto son sus ideas, que me parecen pésimas y su incoherencia. Sí, el Manifiesto bloguero va en marcha, y se irá por las calicatas hasta la perra de Sabina, que seguro que tiene él un chucho. Sí, me felicito sobre todo de contar con tu aliento.
-Sergio:ya te digo, creo que está claro, que muchas de sus canciones me gustan, y mucho algunas, quizás sea bueno separar cosas, piensa si no hay muchísimos artistas buenos, que por la etiqueta de fachas son ninguneados, etc.Un abrazo