Páginas vistas en total

lunes, 10 de septiembre de 2012

Dos años y un día de Mío Blog



    
 Dos años y un día, ya, lector, dándote de lo lindo la brasa. ¿Y? ¿Qué puedo decir en mi defensa? Nada. Hoy como ayer, mira, plis, lo que decía, lo que te digo:

   Sí, un año y un día (dos ya) del Cantar de Mío blog –Dios, que buen blog si oviesse buen escritor, que nunca uno bueno de verdad te endiñaría, lector, la mesopotámica frase que a continuación voy yo de entrada a empaquetarte-, y aunque casi detesto esa sentimentalidad de postal pequeñoburguesa acerca de las fechas señaladas –siendo a la vez uno pero que muy pequeñoburgués en tantas otras cosas, me gustan mucho más los días grises, y siguen dejándome turulato todo aquellos que dicen aborrecer el Sistema pero se licuan al tiempo ante esos convencionalismos de calendario que el mismo Sistema mercantiliza al máximo- acaso no esté de más hoy volver un instante la mirada atrás sin ira, sin convertirme tampoco en salada estatua, como la bíblica mujer aquella escapando de Sodoma y Olite.
     
    Quizás es que necesitemos de alguna manera, como los homínidos paleolíticos mientras afuera diluviaba, como los reclusos en celdas de perpetuas condenas aislados, trazar un palote con arcilla viva sobre las paredes de la propia covacha, y no perdernos así del todo en la relampagueante noche de la ciberesfera bloguera. ¿Qué me impulsó a abrir el blog?
     
    La clara conciencia de un fracaso personal. Yo escribo, tengo la convicción de no hacerlo del todo mal –sólo eso- y albergo la certeza además de guardar dentro de mí algunas cosas que quiero mostrarle al Mundo, para que este se entere. Estaba ya harto de enviar los originales de mis historias –sabes, lector, que escribo yo relatos, estos sí que inéditos- a decenas de editoriales, medianas, pequeñas y de las otras, que ni siquiera –hablo por  mí- se dignan contestarte, quizás porque nuestro país se mueve y se lubrica en sus engranajes decisivos alrededor sobre todo de las relaciones personales  y de los contactos estratégicos, de los que yo del todo carezco. No me hubiera sentido tan personalmente despreciado de no ver con los míos ojos las toneladas de bazofia que a todo lujo editorial a diario se publican y  ensalzan. De los concursos literarios, de los cientos de fotocopias, de su picaresca, como en el chiste aquel, de eso ya ni hablamos. Estaba, ya te digo, más que harto.
     
    Y entonces, lector, contando con que apenas sabía teclear sobre el ordenador y que el Internete era para mí –en buena medida lo sigue siendo- una jungla del todo ignota, amenazadora y tenebrosa, como el personaje aquel de Fellini que se encaramaba a la copa de un árbol de grandioso porte  para gritarle desde allí a los cuatro vientos la angustia de su desesperación (¡¡¡NE-CE-SI-TO-U-NA-MU-JER…NE-CE-SI-TO-U-NA-MU-JER!!!), como un zumbado de Hyde Park con su hatillo de visiones esquizoides, como los maletillas esos que en estrelladas noches de luna llena trastean furtivos en las dehesas, con una parecida desesperanza me subí yo al Mío blog a clamarle a los espacios interestelares de la ciberesfera casi lo mismo: ¡¡¡NE-CE-SI-TO-UN-E-DI-TOR… NE-CE-SI-TO-UN-E-DI-TOR!!!
     Por supuesto, no lo encontré. Y cómo habría de encontrarlo, si es el Internete la quimera y la fiebre del oro falso contemporáneas. Pero si hallé aquí el tesoro incalculable que mi soberbia de fracasati  no había previsto: un puñado de lectores y de voces amigas con las que compartir  impresiones, expresiones, depresiones y emociones, esa rojísima piruleta de IONES que contiene la vida entera, abandonada en un parque tras ser chupeteada por los Importantes y que aun así es para las hormiguitas blogueras todo un festín. Y al lado de esa hilera fraternal pintar cada vez, según el humor del día, como aquel remoto Neandhertal, los sanguíneos contornos del bisonte, aterrador y majestuoso a un tiempo, que todos llevamos dentro.
     
    Extender el saco del Mío blog, pues, llenar bien los pulmones e insuflarlo de mi aliento propio, hacer de él un globo muy amarillo que un poco en el firmamento se elevase y pudiese mantener al menos por algún tiempo la dudosa hazaña de su travesía. Para ser capaz también, desde el vuelo humilde del blog, de sostener con él la maravillosa máxima de Scott Fitzgerald que hago mía para frontispicio y leitmotiv perenne de Mio blog: “Oye, que yo hablo con la autoridad que da el fracaso”.
     Y hoy, dos años y un día después ya, aquí estoy. Escribo. Mucho mejor aún que eso: Te escribo.  



Post/post: y por supuesto infinito mi agradecimiento a todos los que en este año, en estos dos años, me dedicaron su tiempo, me leen, me dejan su comentario y a quienes además se hicieron y se hacen seguidores míos.
 Puede ser manía mía, lector, pero saber que me tienes ahí, a salvo y al resguardo de tu escritorio, no tan expuesto por tanto a las procelosas aguas del olvido cibernético, que es el Internet desatado río sin memoria, me colma de ánimo y de aliciente para seguir soplando en este globo. Gracias, pues. 

Post/post: gracias a Juante, a Paco Gacela, a CLAVE, a Sonja, a El papamoscas ilustrado, a Winnie0, a BEGO, a Manu -gracias- , a Cesar, a Norma, a MAMUMA, a NVBallesteros, GRACIAS.

10 comentarios:

Juante dijo...

Te felicito por estos dos años y un día de il tuo blog. Yo también soy un convencido pero no escarmentado escéptico total de esta nueva arma de disuasión masiva que es el internete (gallinita de los huevos de oro, más bien). Pero de la misma manera me congratulo de mi experiencia en el invento: merece la pena por blogs como el tuyo, que no abundan precisamente. Sigue contándonos tus relevantes (y divertidos la mayoría de las veces) puntos de vista, del todo necesarios en un mundo virtual cada vez más homogeneizado.

Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

Felicidades, José Antonio. Dos años escribiendo luengas y apeticibles historias, cotidianas o familiares, personales o inventadas. Esto es de las cosas güenas que tiene el internete, conocer a gente interesante que tiene algo que decir y que al poco tiempo se convierte en algo que leer obligatoriamente así que habrá que dar las gracias al protocolo http que permite pasar por sitios como el tuyo que espero dure otros dos años y un día más como poco.
Esta vez mando UN SALUDO con mayúsculas

Cesar dijo...

Que dos años no es nada, que feliz la mirada que viene y critica y se ceba con progres de naaaaa..(ritmo de tango por favor).
Y que sí, que mantienes, firme la mirada, clara y lejos y la frente levantada.Porque la literatura no debería tener color. La literatura es siempre buena, de lo contrario no lo es. Y usted, joven, hace literatura de lo consuetudinario, de lo cercano y por ello estamos aquí, a la suya vera, esperando contigo a ese E-DI-TOR inteligente que a todos nos haga un poco más felices. A tí por elevarte a los altares y a nosotros por saber esperarlo pudiendo decir que "conozco yo a un escritor..que escribe de bien....eso sí, le queda mucho que aprender del pádel."
FELICES AÑOS.

Anónimo dijo...

!Felicidades!Dos años y un día no es nada. Te necesitamos para sigas deleitándonos con tu excelente escritura y saber hacer. No pienso renunciar a leerte, por lo tanto no renuncies a escribir, nunca. Hoy, ayer, son grandes días, nació tu blog y con el un excelente escritor que había permanecido oculto. Mati

Winnie0 dijo...

Felicidades Jose Antonio....es un placer acompañarte en este camino y se un poquito de aliciente para seguir...Un besote

Herep dijo...

Muchas felicidades, maestro.
La escena de Amarcord es mágica, perfecta, sublime... digna de cualquier argumento... plasmación fiel de la tragedia del hombre.

Algo así como tu lectura, amigo.

Felicidades!

Un abrazo.

Xad Mar dijo...

Tendría que haberte ocurrido lo de Eloy Moreno, que editó su novela él mismo y la ofreció a las librerías sin éxito alguno, hasta que al final Espasa, creo que fue, le dio la oportunidad. Tú no te desanimes y sigue luchando. Y que nosotros sigamos leyéndote.
Felicidades por tus dos años y dos días de blog.

Un abrazo.

NVBallesteros dijo...

El tiempo que hemos compartido lo he disfrutado muxo...Felicidades!!!!!


Besos

Old Nick dijo...

¿OTRO "CUMPLEAÑERO" Y YO ME LO PERDIDO?
¡CIELOS QUE DESPISTE TAN IMPERDONABLE!
¡PERDONADME COLEGA BLOGGUERO, CUYA FINA IRONÍA YSENTIDO DEL HUMOR, ME ES TAN CERCANO!.

Pasar Por Esta Casa, Siempre Es Gozo.
Porque Hay Un Fresco Humor Que Tonifica,
Con Que Su AUTOR, a Los Amigos Tonifica,
Hundiendo Las Miserias en un Pozo.
Felicidades, Jose Antono del Pozo.
De Parte de Un Satírico y Poeta,
Que Fustiga,-Cual Vos-, A Cualquier JETA,
Sin Reparar en Versos ni Destrozo...
Un Consejo os Doy, Sin Costo Alguno,
Ya Que Versos Hacéis, Tras Desayuno.
Pulid Un Poco Más, Querido Mozo.
Sólo Con Eso,Tendréis Loor OPORTUNO.
Que Hacer Versos Requiere "PULIMENTO"...
¡Hacedlos Cual Queráis, Pero "Con SENTIMINETO"!
¡Que las Críticas,No Valen un PIMIENTO
Si No Las Hacen Homes De Valimiento!.

Brindis Por Vuestro Estro-El Primero de Cien-.
¡Y Cumpla Voacé, Más Años Que el Buen MATUSALÉN!

SAludos Bloggueros Cual Vos Decís.

y

¡¡RIAU RIAU!!

Monica dijo...

Muchas felicidades por eso dos años y un día. Nosotros tenemos que darte las gracia por compartir tus pesamientos y sentimientos con tus lectores, nosotros somos los afortunados. Y como mi don no es la escritura, sino la lectura espero que me sigas dejando leerte. Saludos