Páginas vistas en total

jueves, 28 de marzo de 2013

Almudena Grandes de Molotov


     

     
    “Cada lunes me cuesta más trabajo no incendiar esta página. Cada lunes, tengo que darme en la mano un poco más fuerte para no transcribir la receta de los cócteles molotov.” No, esta ardiente nostalgia del molotov, esta invocación al terrorismo en un país donde las víctimas del molotov se cuentan por miles, no la escribe un pelanas, como yo, en un oscuro blog que no leen ni cuatro gatos, no es el desahogo de alguien arrojado a la extrema desesperación por las circunstancias adversas de la vida.
     
      Las escribe tan ancha Almudena Grandes, laureadísima escritora por este criminal Sistema, y esta semana las publica tan pancho el principal grupo mediático del país y en el periódico por antonomasia del mismo. Llueve sobre inundado con Almudena Grandes, que no hace tanto confesaba levantarse cada mañana sacudida por el vehemente deseo de fusilarse a unos cuantos. Esta es la “intelligentsia” ultra que tenemos, este es el literal mensaje de odio que una y otra vez destilan.
   
    ¿Importan los hechos, los textos? No importan nada: el radical, el sectario, el fanático soy yo. También el fracasati, que no consigo, después de autoeditármelo, vender un libro, ni siquiera a quienes piensan parecido a mí. ¿Almudena Grandes? Ella es una diosa, comprometida con la Sabiduría, con la Verdad y con el Bien, superpremiada por el Capitalismo genocida, que escribe en EL PAÍS y vende libros como churros, sobre todo entre aquellos para los que desea el molotov. La de los pobres y los ricos, tócala otra vez, anda,  Alm.





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS (Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

9 comentarios:

Juante dijo...

Claro. Y, si después de ver las procesiones de Sevilla, pones la radio y la "supuestamente facciosa" onda cero, en el programa faccioso de Carlos Alsina (dirigido ayer por su sustituta), escuchas a los facciosos Javier Caraballo e Ignacio Camacho, dándose latigazos y golpes de pecho, en escarnio público ante tu amigo Oneto (ese impagable troskysta camuflado de las redes), por que la profesora del CEU de Valencia, Gloria Casanova, ejerce su (reconocida por la consejera del ramo) libertad de cátedra en esa facultad de periodismo facciosa, ante un grupo de alumnos chivatos de la psoez, con expresiones contra el matrimonio gay y sobre la matización que le merece la mal llamada "violencia de género", pues es para que toda la derechona apañola se lo haga mirar. ¡Caray! Pero no en las alforjas de Sanchís y Bárcenas (como suele), sino en la apulgarada conciencia de esos bolcheviques que tienen cogidos por los huevos a todos los facciosos como los nombrados, que no soportan lo del 36 y tienen un complejo del 15.

Cordial saludo y ánimo. Yo, ni creo en un eventual impacto de la blogosfera, ni en la relación causa-efecto de las boñigas que doran la píldora a las pequeñitas Grandes (leer "la fiera literaria", al respecto). La gente hoy, en su mayoría está hecha polvo, principalmente gracias a la facciosa y todopoderosa maquinaria propagandística de la socialdemocracia. Gracias a Bilderberg y a los sionistas, que ganan la batalla.

Napo dijo...

Don José Antonio, ella sabe que lo suyo es una forma sutil de prostitución, sólo que al contrario de la prostitución pata negra, Almu no termina nunca de saber cual es el cliente que más le conviene.

Es muy parecido : Tinta, boli, folios y ordenador,etc, en vez de cremas lubricantes y juguetitos.

¡Ayyyy! MESE pasan unas cosas por la cabeza... ¿ Empezaría ella su carrera¿? literaría anteponiendo su habilidad con los lubricantes a su torpeza con la tinta?

Porque hay que tener en cuenta que la Almu, por la edad que tiene ( algo menos de la que aparenta) es de la que en su día estudió por las tardes corte y felación.

Napo dijo...

Juante, ayer oí lo de la Onda Cero respecto a lo que haceer referencia en tu post.

¡ohhhh! se lo pusieron a güevo. Vaya enjuage de mega progresismo que se dieron.

Seguro que aquello que dijo la profe estaba en un contesto muy particular, y si no, es sólo una de las muchas forma de pensar.
Ese es el pecado: formas diferentes de pensar.

Respetar la homoxesualidad es una cosa y otra es celebrarla.

Internet: Redes sociales: ¿Redes? La mejor forma de pescar individuos sin ideas y el mejor sitio para que te pesquen donde deseas.

!Ummmmm¡ Ya, en esta España nuestra, casi todo me da asco.

Ya sólo el alcohol puede conseguir que no me ahogue en este mar de inmundicias.

Napo dijo...

Don José Antonio, no hay que confundir los libros vendidos con los leídos.

Se supiéramos los que leén a la Almu, veríamos que son muchos menos que los que la compran.

Y no hablemos de la calidad de lector. Hay gente que leé sólo por obligación: Hay que estar puesto.

USted asi que puede presumir de lectores incondicionales: Mi tiempo y mi vistas sólo a cambio de un placer efímero.

Juante dijo...

Napo: es como si los de una parte se sintieran siempre vigilados por los de la contraparte (había que oír a Caraballo pidiendo la excomunión de la profa, como si fuera la alcaldesa imaginaria de fachadolid, ¡uf!) y, en consecuencia, tuvieran que medir cada palabra o acto, no fuera a ser que incomodaran a los superiores morales de la verdad suprema (del piolet y el molotov). Claro, así, ni sistema educativo ni ostias: "pensamiento único" y ya está. Todos a pedir el nobel y una calle para pequeña Grandes. Y a Wert, a mandarlo de crucero al Índico.

aspirante dijo...

Almu los molotov se los bebe, no los lanza. Para eso están los imbéciles.

campurriana campu dijo...

No soporto a esta mujer...

Napo dijo...

Juante, pero hay un gran placer en decir lo contrario de lo “policorrecto” cuando sabes que tienes cerca a algún gendarme de la progresía. Yo disfruto mucho con ello y con ellos.

De todas formas, llevan tanto tiempo con el rollo que han caido ya en miles de contradicciones, lo que hace mucho más fácil reirse de ellos, con ellos y de sus ideas tardo stalinistas.

Juante dijo...

Estupenda reflexión, Napo. Mantengo la misma actitud de acercamiento con mezcla de estupor y humor a esos comisarios políticos del ridículo rojerío lampedusiano demodé y caciquil.