Páginas vistas en total

lunes, 11 de marzo de 2013

La Tele lanza a la estrella del Video


   
     Le voilá, despampanante del todo, soberbia y rutilante, al estrellato de las Celebrities lanzada, la Concejala que vino del video, la edil que nos llegó desde un oscuro video digital. En poco tiempo aprenderá también Olvido a no dejar tan yerto ese brazo derecho sobre el caderamen, y el hormigueo de lubricidad que su figura desprende será ya redondo. Cómo era lo de Góngora, sí, goza cuello, cabello, labio y frente, antes que sea todo humo, sombra, polvo, nada. Dabuten manganuten, señora Hormigos.
    
    Anotemos al paso cómo ha cambiado la sociedad. Un oscuro episodio de provincias, un trasunto de Madame Bovary, que antes hubiera supuesto descrédito, escándalo, acaso suicidio (así en la novela) reporta ahora, en las modernas Sociedades de la Telebasura, prestigio, popularidad, clara llave de acceso a una vida galáctica.
   Es el cinismo en abierto el lenguaje propio de esta época, y por eso mismo el título del programa ni un ápice se disfraza: ¡Mira quién salta!, así, entre admiraciones, pues la visión que se nos ordena –pulsión voyeur- ha de ser admirada mirada hacia esos Quienes –las celebrities de la Nada, esos iconos sobre los que el anónimo espectador proyecta y descarga su Deseo- que saltan así un pasito más, que se mojan un poco más entre las mieles de la Fama.  
    
   Encierra entonces Olvido con su caso, entremetido con el revuelo rubio de sus curvas yebeníes, quizás un emblema más de estos tiempos: el abandono del modesto Compromiso en pro de la Notoriedad, y de las regalías que la misma conlleva. Más una clamorosa lección: se llega muuucho más lejos en esta vida con un vídeo íntimo y mal grabado que con un libro íntimo y bien escrito. Y a las pruebas y a las curvas yo me remito, lector. 




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS (Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

4 comentarios:

Napo dijo...

Don Jóse Antonio, expone usted hoy la evidencia del poder de la relatividad y la falta de principios de nuestro tiempo.

La Bovary? Ay,la Bovary. La leí demasiado joven. Sufrí mucho. Me puse en el pellejo de su marido ( ¿Carlos? ) y sufrí todo lo sufrible.

Lo siento por sus hijos. Comparto en la manera posible su vergüenza.
XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Mi recuerdo hoy para las vítimas de Atocha. Un abrazo a familiares y amigos.

Juante dijo...

¡Hostias, José Antonio! ¡Esto no hay quien lo supere!

Tengo para mí que nos han contado la historia exactamente al revés. Estaba no hace mucho leyendo una cosa de una pretendienta del mismísimo Napoleón, una tal "Madame de Staël" -cuyo rastro y existencia un servidor desconocía por completo- que, allá por 1.800, en revancha ante el despecho del Emperador, que no le hizo ni puñetero caso, se acostó "con tó lo que se movía" (© Ana Tarrés). No te quiero ni contar la frustrante del Nietzsche, la tal Lou Salomé, o la Marguerite Duras, que se lo hizo con el carcelero nazi de su marido, a quien le profesaba "amor" (a su marido, según ella). Para colmo, esta mañana, antes de enchufar el inevitable portátil, me dio por repasar la vida de Jean Seberg. ¿No será que, como en la ley de maltrato de género y génera, al igual que no vale lo mismo una palabrota de uno que de la otra, también en la vida real -que la virtual mejor sería sostenella y no enmendalla- no se puede comparar un olvido con cualquiera de esas Olvidos de la vida, tan fresquitas ellas? Vamos, digo yo...

Saludos blogueros.

Juante dijo...

Más vistas del ombligo, je je

¡Con 41 añazos!

El Fugitivo dijo...

Muy bueno.

Un hormigueo recorre mi cuerpo,
Que me impide el olvido del deseo.

FugisaluDos