Páginas vistas en total

jueves, 7 de marzo de 2013

Otegui e Izquierda Unida en la mala hora de Chávez


   
    Era la muerte del Militarote caudillista venezolano una muerte anunciada. Tanto que hasta EL PAIS, insólitamente, se destapó publicando antes de tiempo a toda plana una imagen de un amarillismo repulsivo –todo un Caudillo agonizante- de la que hubo luego de apearse. Al ser un óbito previsible, igual que los periódicos con las necrológicas, las reacciones estaban ya más que preparadas y requetepensadas. Por eso mismo, por el significado que consigo llevan, hubo, a mi modo de ver, dos posicionamientos alucinantes y bien elocuentes al tiempo.
    
   Izquierda Unida tuiteó: “Te has ido para quedarte siempre con tu pueblo. Hasta siempre, Comandante”.  Llama la atención la directísima invocación primero, propia de una complicidad sentimental plena. Se le habla en esos términos sólo a alguien muy, pero que muy querido (ese doble “siempre” en tan corto espacio). Brilla también esa fusión proclamada entre el Líder y su pueblo, esa asunción de la mística comunión entre Líder y pueblo, tan alejado ese delirio populista –que implica la existencia de un Antipueblo, ese 40% largo de venezolanos que no le votaron- de las materialistas nociones del socialismo científico. ¿Y por qué incide IU en ese mensaje final en el carácter de Alto Militar del gobernante finado? ¿Qué valores de esta manera transparenta?
     
   Y Arnaldo Otegui tuiteó: “Todos los revolucionari@s del mundo hemos perdido a Hugo Chávez. Por siempre en el corazón de l@s vasc@s! Hasta la victoria, comandante”. Se duele Arnaldo de la pérdida, como en posesión de una extraña sabiduría y representación, cualificado desgarro que le lleva a asumir y a apropiarse en su tuit de la palabra de miles, quizás de millones de seres, nada menos que la de “todos los revolucionarios del mundo”. Pero la segunda frase ofrece un vuelco soberbio de lo macro a lo micro y una no menos soberbia apropiación de sentires: del mundo entero a nada menos que el corazón de los vascos, donde Otegui, por su cuenta y con poco riesgo, asegura que permanecerá también siempre el recuerdo del Gran Hombre. Y tras el corazón, el bobo grito de guerra final : hasta la victoria, comandante.
     Que Otegui es un totalitario filoterrorista de tomo y lomo era cosa ya bien sabida, pero si además, como se desprende del tuit, se cree en posesión de la verdad que bulle entre todos los revolucionarios del mundo, de un lado, y entre todos los vascos-y-vascas, de otro, es que está ya para encerrarle en un frenopático bajo siete llaves.  El tuit de Otegui es el excepcional documento que sólo puede segregar un tarado peligroso con aires de grandeza siniestra.
     
    Tanto en el tuit de IU como en el de Otegui se transparentan, a mi juicio, dos cuestiones evidentes:
-la devoción y la prosopopeya con que despiden a Chávez es la que sólo se dispensaría al Líder de una Internacional, en la onda histórica de los Líderes Máximos, de los padrecitos de las Internacionales que ya conocemos.
-esa misma untuosidad pringosa de los tuits permite claramente intuir a quienes podría haber estado generosamente financiando y alentando el eximio Líder venezolano (recuérdese el viaje de Sánchez Gordillo y las facilidades de todo tipo dadas allí a los etarras). Una muerte anunciada, unos mensajes cristalinos muy elaborados. 

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Venezuela subiendo, España cagando. ¡Hechos!

CLAVE dijo...

El comentario 1, decirle que se equivoco de sitio.
I.U. y Otegui, tanto monta, monta tanto, que se puede esperar de esas mentes, que hagan una valoración del finado imparcial, eso es imposible ya que ellos se consideran, compañero y correligionario de el, y como tu dices ya era una muerte anunciada, yo como cristiana que soy no me alegro de su muerte, pero que se dejen de ensalzar su figura, simplemente desearle Q.E.P.D. ...saludos..

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

¡A los dictadores se les despide siempre igual, siempre, como reiteraría Izquierda Unida! Dentro de un tiempo más dura será la caída.
Mis aplausos sonoros, una ovación, admirado amigo
Asun

Napo dijo...

Lara y Otegi: La democracia como herramienta comprada en los chinos. De usar y tirar. Lo dictorial como fín.

Teo Doro dijo...

Al anónimo 1; Venezuela subiendo en delincuencia(El Gobierno de Venezuela estima que más de 14.000 personas fueron asesinadas en el país el año pasado. Esto le da al país una tasa de homicidios de 50 por cada 100.000 personas, una de las más altas de América Latina y el mundo).
Subiendo en Inflación; la fiebre inflacionista de más del 20% y una anemia crónica de su economía productiva.(Durante el mandato de Chávez, la deuda pública de Venezuela se ha cuadruplicado desde 24.000 hasta 100.000 millones de dólares, pese a que los precios del petróleo han pasado de 10 a más de 100 dólares por barril)¡Hechos!.
En definitiva subiendo en miseria, donde acaban los pueblos que se aferran al socialismo.
Podéis seguir subiendo,pero más grande será la caída.
José Antonio; Una gran entrada como todas las tuyas,perfectamente diseccionadas las reacciones de la muerte anunciada. Saludos.

Napo dijo...

Otegi, que materia a nuestro padre, hermano o vecino por nuestro bien.

Yo sacaría de la cárce a Otegi y huestes. Sí, y los metería en una cerca con una manga para agua en una esquina y les echaría sólo un trozo de pan cada mañana. El pan, un trozo por cabeza. ¡Ojo!

Mayte Pascual Pérez dijo...

Pensar en Chávez como Líder de una Internacional, me pone los pelos como escarpias. Claro está que a ellos les pone otra cosa y de otro modo.
Cuando leí ambos tuits, lo primero que pensé fue "ni que tomaran café todos los días". Pero claro, teniendo en cuenta que son lo más parecido a una "familia" lejana, no me extraña. Y sabiendo que los etarras han estado bajo el amparo e instrucción del "Comandante", aún me extraña menos.
Tanto lo de Otegui como lo de IU es para hacérselo mirar. Esa mentalidad tan enfermiza y destructora no trae más que sufrimiento. Lo malo es que a estos aún les queda cuerda para rato.


Juante dijo...

Pues no te pierdas la pena insoportable que siente Enric Sopena por tan mala horda, digo hora. Por no hablar de la reacción de Yáñez, Valderas, Juan Segovia y todos esos amigachos de chufleito del halcón de las ondas.

Saludos