Páginas vistas en total

sábado, 20 de julio de 2013

Guardiola versus Tito Vilanova: osti, tú, los valores


   
   Zas, encima de la mesa lo más sagrado entre las personas, arrojado y volteado al retortero entre ambos: la amistad, el consuelo, la compañía, la fraternidad, la vida, la muerte, la enfermedad, la lealtad, los principios básicos que nos hacen humanos. ¿Como una intensa película en blanco y negro de Bergman, con sus personajes atormentados, angustiados por el filo invisible de un lacerante sentido de culpabilidad? Más bien, en el caso de Pep y de los pomposos directivos culés, como un culebrón de colorines entre galanes de serie B, visto el poco pudor con que ventilan y nos tiran a la cara, con los media de por medio, las más dolorosas revelaciones personales. Así Guardiola y la directiva de Rosell, a propósito del personal lío que en público se traen. 
     
  Le gustó siempre a Guardiola alardear de principios, de valores espirituales sobre todo, adornándose la figura con difusos aires como de una especie de Dalai Lama de la Mediterraneidad. No era óbice ello para, al alimón con Trueba, publicitar el humanista Banco de Sabadell. “Ahora nos tenemos que levantar y darnos el abrazo del siglo”, remataba allí Pep así el spot. Se abrazaban. Era un spot.
     
   No parece que ahora vaya a abrazarse, por el momento, con Tito Vilanova, a quien tan entrañablemente unido, de quien tan íntimo amigo en la vida real parecía ser. Tarifó Guardiola en el Barsa y se fue para Nueva York. Le relevó en el cargo Vilanova. Puede que se sintiera entonces Guardiola traicionado por Tito. Sobrevino la grave enfermedad de éste, de la que acudió a tratarse también a Nueva York. Guardiola censuró a Rosell, le acusó de haber utilizado la enfermedad de Tito para hacerle daño. Vilanova replicó a Guardiola. Por medio, zarandeadas y desgarradas, por el suelo hechas trizas, las más esenciales cualidades que como personas nos constituyen, el reducto último de nuestra dignidad, las razones y los sentimientos primordiales.
      
   Vilanova dixit: “Durante el tratamiento y la operación, más de dos meses, no nos vimos, no fue por mí. Es mi amigo, le necesitaba, pero él creía que no debía estar ahí. Yo hubiera actuado de una manera diferente”. Guardiola, recordemos, vivía en un Apartamentazo sobre Central Park. No fue entonces siquiera a ver a Tito. Como reza la canción de El Último de la Fila, dónde estaba entonces, Pep, cuando tanto te necesitaba. Son los valores, estúpidos, son los valores.
    

   (Y ojalá la enfermedad de Vilanova pronto quede en nada, por supuestísimo, y que esta vez sí que acuda Guardiola a abrazarle, pues acaso no haya tesoro ni ejemplo más hermoso entre los hombres que el brillo verdadero de la amistad en los momentos más difíciles)



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

6 comentarios:

César dijo...

Ay, Guardiola. Que uno no puede poner la mano en el fuego por nadie, excepto por Pepiño!

Napo dijo...

Soy de esas personas que nunca han fomentado, defendido ni creido en los extremos. Ese Pepe ( seguro que lo bautizaron José ) se ha vendido siempre en el extremo de la moderación. Nada lo de lo que acontecía sacaba su papel hablado.

Como el movimiento se demuestra andando... lo suyo impostado se ha derrumbado.

Esos deportista jóvenes, guapos, idolatrados, con el rabo más duro que un cincel y con mucho dinero, no puden sujetar su ego salvo que interpreten un papel ante los medios. En la convivencia familiar tienen que ser insoportables.

Por lo anterior siempre he dicho que el R7 y el Mourinho son las dos verdades del furrbol. Estos, simplemente no pueden con su ego o pasan de controlarlo. A estos dos si me los creo, a los otros no.

Que sociedad más Peter. Larga enfermedad. Grave enfermedad y tonterías por el estilo. ¡CÁNCER COÑO!

SI A ESTAS COSAS SE LE LLAMARA MÁS VECES POR SU NAME, HABRÍA MÁS PREVENCIÓN ESTATAL Y PARTICULAR, Y MÁS COLABORACIÓN ESTATAL Y ALTRUISTA EN LA INVESTIGACIÓN DE ESTA ENFERMEDAD Y OTRAS.

Somos tan cobardes que ni somos capaces de llamar por su nombre mal sonante a lo que nos puede matar. Estamos como para identificar un enemigo por el que estemos dispuesto a dar la vida por alguna causa. España, por ejemplo.

Genaralizando, claro: España apesta porque los españoles apestamos. Olemos a una mezcla de polvos de talco y caca de cobarde.

¡Ay Dios mío como estoy esta tarde.!

Anónimo dijo...

Muy buena entrada, don José Antonio. Yo creo que todos hemos pasado, de una u otra forma, por experiencias similares con quienes creíamos amigos de por vida. Pero ha sido esa misma vida la que se ha encargado de situarnos a cada cual en el lugar que nos correspondía. Y es xodidament triste sufrirlo, y comprobar hasta qué punto podemos llegar a convertirnos en unos miserables sin dignidad alguna por mor de intereses más rastreros que elevados.

Estoy con don Napo. Mourinho es auténtico, por eso no decepciona.

Anónimo dijo...

Esa canción viene que ni pintada. Me gustó en su día y me sigue gustando tanto como entonces. La única pega, jejeje, es que yo me quedo con la versión original. Está también en el yutuf, pero bueno...se agradece que la haya traído y además, qué narices, ésta es su casa. Gracias.

Monica dijo...

Y yo me pregunto ¿ donde está ese "brillo verdadero de la amistad en los momentos más difíciles"? Saludos

Anónimo dijo...

Por eso dicen que el que tiene un amigo tiene un tesoro. Es tan difícil encontrar uno como otro, y la prueba de su existencia, (de la del amigo) está en que se porte como tal en esos momentos difíciles. Lo demás son pamplinas. Conocidos, gente de paso.