Páginas vistas en total

lunes, 8 de julio de 2013

Sexo, verdades y cintas de video




   El video de las desdichadas Noor del Pakistán casi sin querer nos remite, claro, al video digital de doña Olvido Hormigos, la célebre concejal yebení, como si quisiera adrede la actualidad confrontar una vez más Oriente y Occidente, tan cerca en la Aldea global y a la vez tan lejos. Por supuesto que hay orientes dentro de Occidente, y que se dan también occidentes dentro de Oriente, pero interesa ahora quizás mostrar como parecidos hechos pueden en este perro mundo, que tiene mucho de Torre de Babel,  acarrear las más opuestas coincidencias.
      
   Si la difusión de las imágenes de unas jóvenes sonrientes y danzantes bajo la lluvia supuso para las Noor la pena máxima, su terrible asesinato,  la propagación de un mucho más íntimo y descarnado video manual significó la suma Gloria, el pasaporte a la Celebridad –y a la gansa pasta- de la rumbosa edil yebení. Vida y muerte, Eros y Tánatos, las pulsiones primarias de la existencia, una vez más revueltas en una doble síntesis en apariencia casi  antagónica.
       
   A las pobres jóvenes pakistaníes nadie puede ya devolverlas a esta vida. Puede que ese sencillo y natural acto festivo suyo, que luego les costara la vida, sea reivindicado con fuerza y emoción a través del tiempo, a la par que sus nombres, por miles de hombres y mujeres amantes de la vida en paz y contrarios a la violencia. ¿El éxito de Olvido Hormigos, esa cutre Mme Bovary del Reinado de la Mugre contemporáneo, la marinera tela y hasta el telar de oro que se esté ella levantando con el candelabro de la Telebasura, son en verdad Vida?
    
   No lo sé. Sabrá Olvido mejor olvidar que yo. La otra tarde me asomé un rato a seguir sus andanzas en el Sálvame Telecinco de cada día –el escritor ha de siempre serle fiel a sus “musas”, se lo leí a Umbral- y, uff, qué trago, casi hasta la lágrima me compadecí yo, que soy menos que nada, de ella. Se ve que el rijoso teatrillo que montan lo exige, pero el despropósito semi-porno que para ella le han montado esos crápulas es que no tiene nombre.
  
   Exige al parecer asimismo el guión que las hienas enfurecidas que conforman los fijos del cotarro a placer la volteen, arrastren y despellejen, y con qué gusto se aplican a la tarea esos carroñeros. A duras penas puede Olvido mantener el tipo ante el cúmulo de obscenas truculencias que esas fieras corrupias a la cara le escupen. Parece pronta a salir de allí llorando en cualquier momento. A lo mejor es todo esto una argucia más del guión, yo que sé. Daba pena verla allí así.

   
   No hay montón de dinero, por goloso que éste sea, que pueda pagar una tan extrema humillación. Anda, Olvido, házles una peineta a los telecincos y mándales al cuerno. Vuelve a ser la inocente Nada que alguna vez fuiste; el olvido –hoy más que nunca- todo lo cura. Vuelve a ser esa niña despreocupada y radiante que pueda bailar en paz bajo una hermosa lluvia provinciana. Rescata tu propia Noor, que aquí por suerte no ha de pasarte nada.



 LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

9 comentarios:

Juante dijo...

Amigo José Antonio: no hay camino de vuelta para las olvidadizas Olvidos. No hay olvido reparador posible de sus devaneos casquivanos y promiscuos, con consentimiento expreso de su muy progre marido -lo que también sirve de show forero, al menos- y el quebranto impune que le infringen ambos a sus hijos.

Yo también he visto lo último de lo último de esta maestra de marea verde en paro y no olvido. En su rifirrafe eran tan arpías las basuras del cinco raspado como ella misma; quizás ella, un punto más, para mi gusto. No tiene exoneración posible de su dislate moral, sin perjuicio de que sea todo lo abyecta y proteica que le salga del polígrafo y esté en su perfecto derecho a serlo.

Cuando una mujer (o un hombre) organiza una "justa" de tiburones y rémoras que acuden solícitos a la gota de sangre de su vídeo público y púbico, "nadie" la ha perdido ni olvidado; es ella "solita" la que se perdió en su imperdonable olvido.

Saludos

César dijo...

A. Smith, sostenía, así al por mayor, que el egoísmo de la gente era suficiente para que la economía funcionase, que no había que introducir normas ni cortapisas. La gente es honrada y hará lo que tiene que hacer. Y claro, ahora sabemos que el egoísmo y el amor exacerbado al dinero por encima de valores que sí existían en el siglo XVIII, nos da como consecuencia estos lodos. Todo un lodazal.
Estoy completamente seguro de que si el Sr. Smith viviera en estos tiempos escribiría "Historias de un bobo con ínfulas", pero jamás los tratados que entonces escribió...y es que por mucho que nos duela, a la gente hay que atarla muy en corto o enseguida te fundan un partido para financiarse o un banco para que les financiemos.
Bueno, exceptuaría al marido de la ínclita Olvido, que es un peaso pan y además, ahora lo sabemos, un progre.

Cati Serra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
aspirante dijo...

El mundo del porno es duro, y si la edil no lo sabía tiene un grave problema. Repugna, no da lástima. Cuánto nos cuesta a otros llevar un euro a casa? Cuàndo dejaremos de hacer famosos bien pagados a estos mierdas? Las putas de Ballesta tienen más dignidad: se ganan lo que cobran. Mejor lo dejo. Perdona que no pase por tu casa tanto como me gustaría. Saludos.

aspirante dijo...

El mundo del porno es duro, y si la edil no lo sabía tiene un grave problema. Repugna, no da lástima. Cuánto nos cuesta a otros llevar un euro a casa? Cuàndo dejaremos de hacer famosos bien pagados a estos mierdas? Las putas de Ballesta tienen más dignidad: se ganan lo que cobran. Mejor lo dejo. Perdona que no pase por tu casa tanto como me gustaría. Saludos.

José Antonio del Pozo dijo...

queridísima doña Cati Sierra:no permitiré un sólo glorioso comentario más de los suyos, tan preciosos, en los que diga "Hezpañistán", en este blog no, cuando yo insulte el nombre de alguna autonomía española podrá usted decir. Atentísimamente, jose antonio del pozo.

José Antonio del Pozo dijo...

-Cesar: yo no creo que Adan Smith sostuviera exactamente esto. No dejaba de ser un virtuoso moralista protestante. "El carácter prudente, equitativo, diligente, resuelto y sobrio promete prosperidad y satisfacción, tanto para la persona como para los que están en relación con ella.Por el contrario la insolente, la arrebatada, la perezosa, afeminada y voluptuosa, presagia la ruina del individuo y la desgracia a todos los que con él tengan tratos".
El egoísmo y el amor exacerbado al dinero -a las posesiones materiales- no los inventó el liberalismo, están en la Historia y en los hombres desde siempre, en todo caso el liberalismo lo sometió a reglas, pues no es lo mismo el acuerdo o el trato en el mercado que la rapiña pirata. Los verdaderos lodos los han traído inevitablemente los colectivismos, como la historia demuestra.
¿A la gente hay que atarla muy en corto? ¿seguro? pero eso más bien parece una idea conservadora, no?
Todas las instituciones son ambivalentes, claro, pueden servir para el bien como para el mal, eso siempre será así, me temo.
¿Que el marido de Hormigos es progre? No lo sabía: estupendo, tendrá entonces una buena conciencia de sí mismo, está en el bando de los buenos, de los pobres, de los humildes, de los explotados, de los oprimidos, del Pueblo, vamos.

César dijo...

A lo primero; He dicho que A. Smith, dijo eso "por lo grueso", no seamos quisquillosos.
A lo segundo, claro que al individuo hay que atarlo en corto. Y si eso es conservador, pues uno que lo es. Aunque me refiero a atarlo en corto "cuando juega con cosas o bienes que no son suyos". en lo demás, que haga lo que le pete.
A lo tercero: que el marido de Dña Hormigos es progre lo ha dicho otro comentarista, yo tan sólo hacía ironía. Eso sí, mala, ya que no se entendió.
Y cuarto, felices vacaciones.

Ah, decirle a Dña Cati, que efectivamente, el respeto por las naciones no está reñido con la crítica a sus habitantes.

José Antonio del Pozo dijo...

No, Cesar, precisar, me parece, que no es ser quisquilloso. Si te lo he parecido, discúlpame.
Lo ideal sería pocas leyes, pero que se cumplieran, no? bien es verdad q las soc modernas son hipercomplejas y expuestas a mil solicitudes antagónicas.
No entendí la ironía sobre el señor de Hormigos, pero puede ser problema mía, aclarado ahora.
Felices y venturosas vacaciones, claro que sí, amigo.
Y por supuesto, me parece deleznable los que barritan puta cataluña o similares.
Más un abrazo, Cesar, por supuesto.