Páginas vistas en total

martes, 16 de julio de 2013

Rajoy, Muerte entre las flores bárcenas



   Es verdad que Bárcenas paga sus penas y sus peinetas con prisión. Es verdad que su futuro sólo presagia luengas y oscuras mazmorras. Verdad es que nada esencial con su chantaje del Presidente consiguió. Y sin embargo, la difusión de esos sonrojantes mensajes telefónicos entre el Presidente y el ex –tesorero evasor y plutócrata de su partido, esa impúdica intimidad entrambos, esa dangerouse liasson en sesión continua que a ellos solos enlaza, es incompatible con la ejemplaridad que para un Presidente demandamos.
   
   Resulta del todo inconcebible cómo todo un Presidente tuvo el poco juicio y la escasa precaución de ¡personalmente! involucrarse en semejante intercambio comunicacional con tan dudoso personaje. Es la ausencia de la más elemental prudencia y la nula cosecha de la experiencia tras tantísimos años en Política lo que esos sms a mi juicio sobre todo alumbran. Ese aroma putrefacto de las flores bárcenas que Rajoy quiso gulusmear, ese fétido hedor ha acabado por asfixiarle. Los vasos comunicantes de los sms invalidan a Rajoy, del todo lo embarcenizan, lo reducen a cenizas, sí.
   
   Si horrible nos hubiera parecido en un presidente socialista –que, eso sí, hubiera maquinado a estas alturas catorce teorías alternativas, con sus pruebas correspondientes, para del todo embarrar la discusión de los sms-, horripilante nos parece en un presidente conservador, liberal, socialdemócrata, o lo que demonios Rajoy sea. Fascista, que dirán los humanistas de la Izquierda que miran a piñón fijo, ya.

   
   Las bárcenas, esas flores del mal, resultaron venenosas y acabaron contaminando e intoxicando hasta la muerte la figura del indeciso señor Registrador. A la postre el caso Bárcenas ilustra por antonomasia ese carácter dubitativo, templagaitas e irresoluto que constituye la manera Rajoy de hacer la Política: tal vez sí, tal vez no. Y esta vez va a ser que nones, señor Presidente. Rajoy, dicho queda, debe dimitir y ceder el cargo, quizás a su Vicepresidenta para lo que reste de legislatura. 

    (Y de sobra sé que este soberbio do de pecho mío en blog tan mísero como éste, en autor tran fracasati como menda, bien ridículo resulta. Son sólo las ínfulas, lector, y qué voy a hacerle.)  



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es

“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

1 comentario:

Napo dijo...

Sí, puede ser que Zajoy tuviera que dimitir por la cosa barcenera. Sí, pero por esa misma regla de tres ¿cuántos cargos Habría en ejercicio?