Páginas vistas en total

jueves, 1 de agosto de 2013

Romance del Abuelo taxista que a Princesa Leticia avergonzaba (Poessía cincuenta)



Que por mayo era por mayo
cuando Leticia se casó
con el Príncipe Felipe
heredero del gran Borbón.
Buenas nupcias eran esas
pues hacíanle Princesa
a una chica de la tele
y a su boquita de fresa.

Una nube sólo turba
el sueño de Leticia Ortiz
que su abuelo tarambanas
en la boda haga un desliz,
que le vigile manda a su primo
un panoli meretriz.

Llegó el día señalado
al fin llegó la Ocasión
Palacio Real de Gala
Europea Realeza en flor
Hannoveres, Windsords,
Grimaldis, Liechtensteines, Albertitos,
aristocracia en surtidor.
El banquete bien regado,
los manjares aún mejor.
Vino luego el fino baile, ay,
ahí la cosa se torció.

Baronesas, duquesas y vizcondesas
empingorotadas de alcanfor
estiradas, genuflexas, architiesas
sus trapitos en primor
miriñaques, pelucones, los encajes…
se aburren con discreción.

Irrumpe ahora en la pista
-en ojos de Leticia horror-
aflojado de corbata mixta
a la mierda el pasador
evadido de su guardián
oh, impar truhán,
el Abuelo trabajador,
si es su profesión taxista
qué de malo en ello, holgazanes,
si no conocéis el sudor,
que viendo aquello tan soso
quiere, siendo él rumboso,
al casorio de la nieta guapa
darle más humano calor.

Mas como anda achispado
por tantos caldos jaleado
viendo allí tantas hembras
al parecer placenteras,
no es la edad frontera
que a él detenerle pueda
y por el deseo encabritado
bailotea el taxista lanzado.

Pide a la orquesta rumba
y con zascandil disimulo
a una condesa austro-húngara
ya le va tocando el culo.
Empalmado en la carrera
a una princesa eslava
con la excusa de una salsa
es que a poco se la clava.
Oh, qué picarón tan diestro,
si a marquesa teutona
¡qué mujer!
a la vuelta de una jota
por las risas ella rota
le ha palpado a placer
¡muy bien hecho!
temblorosos los sus pechos.

Ya se llega aquí Leticia
con sonrisa de novicia
ya con todos se excusaba
-si pudiera lo mataba-
por su abuelo el achuchón
oh, principesco sofocón,
que su primo, el lechuguino,
pronto cobraría lección.
Ni una de esas archiduquesas
le reconocen su emoción
que hallaron secreto goce
con el Abuelo cachondón.

Se le lleva el primo preso,
va el abuelo cabizbajo
amargo, meditabundo
no comprende él este mundo
de pronto se siente bajo
qué trastada él ha hecho
ni que fuera un pequeñajo,
todo lo más a una nórdica
arrimarle bien badajo,
ya deja el Baile el abuelo
el más noble del atajo.

¡Viva ese Abuelo plebeyo
borrachín y garañón
que si el gran Víctor Manuel
cantó una vez al suyo
minero y picador,
a este de la Princesa,
taxista y picoteador,
humilde trabajador,
fue un gusto supremo,
de fracasati trovador,

el poder cantarle yo!




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen de la obra en post del 27-1-2013 y 1-2-2013)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

Xad Mar dijo...

Llevo tiempo sin entrar en blogger, José Antonio, y a saber todo lo que me he perdido pues con esta entrada me reí a gusto. Anda que no lo pasaron bien las ilustres damas, además que hizo gala el buen señor del "typical hispanis" que tanto les gusta, pero eso sí, por dentro, por fuera ya sabes... las apariencias.
Saludos.

Imogen dijo...

Great!