Páginas vistas en total

domingo, 26 de enero de 2014

La mañana


   Hacía frío. Faltaba poco para que dieran las nueve. Pateábamos impacientes las baldosas de la acera. Las puntas de las orejas dolían un poco. Pero el sol, nítido y voluntarioso, se las apañaba para engatusar a la helada con sólo su dorado conato contra el radiante azul. Esperábamos la otra mañana cuatro o cinco paisanos en la calle a que el edificio público izara el metálico cierre  y pudiéramos adentro resolver pronto los papeleos.
   
   Entonces, se ve que a las nueve en punto, desde algún sitio cercano despuntó de pronto una música muy melodiosa e incitativa. Sí, se desenvolvía maravillosa ante nuestros oídos La mañana de Grieg. Hum, qué sorpresa allí. Provenía desde los altavoces de un colegio cercano, que de esta manera llamaba a los escolares, desperdigados por el patio, al inicio de la jornada. Aún el cierre que a nosotros nos afectaba demoraba su alzado. Hum, mejor así. Que siguiera cerrado más tiempo. Porque cerré un instante los ojos y, aunque lo de Grieg a través de los amplificadores sonaba a cascajo, a megafonía de campo de concentración en una peli, aunque la hubiera antes cien veces ya oído, o precisamente por ello, era precioso esa mañana estar allí, envuelto y suspendido entre aquella música tan bonita.

     
   Pensé luego dos cosas: que supongo variarían cada mañana el repertorio de los 40 principales de la clásica, para que no llegaran a estragar,  y que, en efecto,  por mucho que afinen las palabras, nada como la Música para expresar, condensar, transmitir, contagiar y hacer perdurar el alma de las cosas y sus reminiscencias, el alma pura de la mañana que para nosotros, para todos los que pudieran escucharla, tan gloriosamente allí se levantaba.




 LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa) 

1 comentario:

Monica dijo...

"nada como la Música para expresar, condensar, transmitir, contagiar y hacer perdurar el alma de las cosas y sus reminiscencias" No se puede decir de forma más bella. SAludos