Páginas vistas en total

martes, 21 de enero de 2014

Valle-Inclán y el Ché, de picos pardos por Gamonal


     De nuevo aquello de Marx sobre la repetición de la Historia, primero como tragedia y luego como farsa, a veces ya sólo arsa. El affaire Gamonal, su abracadabrante discurrir, su disparatado y parapsiquiátrico curso roza desde luego ya el colmo sumo del Esperpento. Sí, yo creo que el propio Valle-Inclán, de verlo, definitivamente se hubiera dado al kif, a la absenta, al opio… y hasta a la cocaína de Sherlock Holmes a la misma vez.

   ¡Con la de jarekrisnas que habrá montado la noble Izquierda en España… precisamente exigiendo boulevares! Veamos: una administración local, en medio de la Ruina, invirtiendo, como a la vez hacían seguro otras mil corporaciones, previo acuerdo general, previa promesa electoral, un pastón en el amejoramiento de una barriada obrera (ya sabemos cómo se carga automáticamente de heroísmo con nombrar así la Cosa)… cuatro protestando al inicio, unos cuantos más, encapuchados, liándola parda esa noche contra la policía, un toque de corneta general antisistema y guevarista de libro, contenedores quemados, barricadas, carreras, unos media que -¡incluso en el Pernambuco!- repiquetean la cosa, más bronca, el Alcalde que para las obras, ¡Alcalde dimisión!, el Ayuntamiento que vota reiniciarlas, 50 manifestaciones violentas en toda España en Solidaridad con Gamonal, ¡el Alcalde que suspende definitivamente las obras!, ha nacido un nuevo Mito más para la gloriosa historia de la Izquierda: #Gamonal Resiste. Gamonal tremens, casi mejor.
    
   Lo más estupefaciente: una vez más la pavloviana salivación, ese arsa-y-olé con que buena parte de la Izquierda Oficial, periodística, cultural y política, moderadita en teoría, jalea la inspiración guevarista de los gamonales, ese soterrado humus de animadversión africana contra la Derecha española que unos y otros comparten, esa transparente admiración hacia la violencia popular cuando es pro domo sua que en ellos rezuma y a la mínima brota.
     Claro, se acuerda uno de las famosas condiciones objetivas de que Marx hablara para la viabilidad de la Revolución, que luego Lenin y el Ché mutaron a condiciones muy subjetivas: para nada hace falta una Razón estructural obvia; la vanguardia revolucionaria “crea” el incidente y punto, crea el “foco” y a ver si luego la azarosa concatenación de los hechos hace del mismo un reguero que, con independencia de la justicia de la causa, cree cien Vietnam que contra las cuerdas pongan al Enemigo. Por eso decía Llamazares, al inicio del Gamonal, que podíamos hallarnos ante el detonante de un estallido social general… ¡a cuenta del boulevar!

     
   En mi pueblo, -ha pasado en mil-, en cambio, un alcalde PSOE-IU, sin protesta alguna enfrente, destrozó un extenso y valioso parque municipal para edificar todo un asiático Adefesio -¡un Circo que resultaría inutilizable!- que adeemás –no es broma- arruinó las arcas del Pueblo para cien años. ¡Le hicieron incluso Senador al trapisondista! ¡Ahí sigue, mamándola a base de bien! ¿Dónde los gamonales entonces? ¿Condiciones objetivas? Qué preguntas.



LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

4 comentarios:

liuva dijo...

Soy nuevo en esto, así que primero me toca felicitarte por tu blog, luego llegará lo de comprar tu libro. En fin, aquí en Soria el alcalde de la gauche divine, como no, lleva años de obras faraónicas, con la ciudad partida en dos como un Berlín de posguerra, sólo para hacer un aparcamiento (justo al lado de otro que ya existe y está vacío) y... un boulevard. Y aquí, los muchachotes de Yesca, versión celtíbera de la kale borroka, se manifiestan en apoyo de los "vecinos" de G-Amonal. Lo dicho, un saludo cordial.

Beau Geste dijo...

Soy nuevo en esto, así que primero me toca felicitarte por tu blog, luego llegará lo de comprar tu libro. En fin, aquí en Soria el alcalde de la gauche divine, como no, lleva años de obras faraónicas, con la ciudad partida en dos como un Berlín de posguerra, sólo para hacer un aparcamiento (justo al lado de otro que ya existe y está vacío) y... un boulevard. Y aquí, los muchachotes de Yesca, versión celtíbera de la kale borroka, se manifiestan en apoyo de los "vecinos" de G-Amonal. Lo dicho, un saludo cordial.

César dijo...


La algarada me confunde, la política me inquieta, los comunistas me funden, los banqueros se lo petan, las obras no son amores, comisiones encubiertas, y a cada estación su clima a cada tiempo su tempora, a cada mula su asno y a cada monte su trepa, reacción a una acción que no hay dios que la entienda y el hombre para el hombre un lobo con piel de oveja, si nos quejamos, quejicas y si no valientes prendas, que nos las dan todas juntas y por donde más nos duela. Apacigüemos los ánimos, regulemos la protesta, y no consintamos caprichos a destiempo ...y a destiempa...
(Un primo de José M. Pemán)

José Antonio del Pozo dijo...

-liuva: gracias, amigo, sea usted muy bienvenido. Gracias por la razón y por la información que aporta, y gracias por acordarte de mi pobre libro, ojalá te decidas a pedírmelo.
-César: qué arte, señor mío, gracias