Páginas vistas en total

miércoles, 1 de julio de 2015

Del Manneken Pis al Colau Pis, el homo gañanis

   



   Toda la armónica, alada y graciosa irreverencia que resplandece en la célebre estatuilla del infante belga, rezuma  chusca, zafia y bajuna procacidad en la imagen estelar de la nueva enchufada por Colau en la Ciudad de los Prodigios nunca vistos. Águeda Bañón, “activista post-porno” de profesión, que de tal guisa gusta presentarse sobre la pista la impar artista. Pues… Directora de Comunicación del Ayuntamiento de la Ciudad Condal ella ahora, tooooma Eduardo Mendoza.
   
   Al menos, aquellos del 27 que fueron a orinarse sobre los muros de la Academia de la Lengua, portaban tras sí una obra que en parte les redimía de la gansada transgresora, aunque muchos vieron luego en ese gesto el primer conato de la estafa impostora en que en buena medida el arte moderno consiste, que del post-moderno ya ni hablamos. ¿Y la obra de Bañón, esta activista post-porno de profesión, que acaso, visto su gustirrinín expresivo, dos veces se bañe ella en las mismas y propias aguas menores? La tiene: “El striptease de mi abuela”, “Viva la menstruación” y “Me aburren los besos”, voilá los elocuentes títulos de su fecunda producción videográfica.
     
   Cómo no ver también en la bárbara ascensión social de la Bañón, pornógrafa alternativa de profesión, la enésima muestra del imperante Reinado de la Mugre y de su homo gañanis prototípico, de la penosa regresión cultural que el mismo comporta. “Nosotros decimos follar, lo de hacer el amor nos parece de cursis”, que, empalmando con la Bañón, aventaba P Ig hace poco en La Tuerka. Y más, por esas afinidades electivas que consciente e inconscientemente unen a todos estos artistas, como de otra manera no podía ser, la Meona de Colau hace poco expresamente se solidarizaba con el gran Guillermo Zapata, sólo uno de los bárbaros componedores de los tuits del Odio, fino artista conceptual a quien Doña Carmena, como las marquesonas ilustradas, mucho protege.

      
   Siempre podrá Colau, si la Bañón le sale rana, colocarla de estatua humana a la entrada de su ayuntamiento, y que, para delicia de la concurrencia, marque las horas de todos ella con un chorrito de lo suyo. Prodigios veredes, sí.




  
Timbales de julio ya, amigo/a. ¿Regalarle a alguien, regalarte mi libro? ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo y te lo dedicaré personalmente. 

Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros.)
Pedirle su libro a un escritor humilde al que sigues es sobre todo un acto de sensibilidad y de nobleza incontestables.
  

LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.  Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

4 comentarios:

MAMUMA dijo...

vaya mierda.

José Antonio del Pozo dijo...

vaya tropa, desde luego. Saludos, MAMUMA

Anónimo dijo...

¡Ay de nos Don José! Lo que tendrán que ver nuestros ojitos antes de que los gusanos inquilinos de nuestras sepulturas, den buena cuenta de ellos.
Desde un luego no veo que esté próximo el final de tanta gañonerría y de tanta mala educación y veo perfectamente aplicable el calificador adjetivo de homo gañanis sin menospreciar a sus féminas que tan buenos e históricos momentos nos deparan. Yo como es mi costumbre, disfrutando de sus aviesos y certeros comentarios .Desde la Imperial Castilla, su ferviente admirador.

Anónimo dijo...

Amó a vé. Hace ya tiempo que la práctica de la gañanería dejó de ser un plus. La transgresión hoy día es más bien consistente en ser educado, amable, hablar sin tacos, tener buena dicción, escuchar atentamente cuando nos hablan, dejar el guasap más de cinco minutos quieto, etc... ¡ Eso sí es auténtica transgresión contra lo habitual !

Ser una cochinaza y orinarse en la calle, ¡ pero si eso lo hacen todos los días en la esquina de mi edificio !

misael