Páginas vistas en total

martes, 25 de agosto de 2015

Tuits de izquierdas y tuits de derechas, la diferencia

     

   
   Se ve a diario en los abruptos remolinos del río que nos lleva, el río Twitter: topicazos facilones y requetosabados, demagógicos bajonazos que ni para infame monólogo de la comedia valen -ya sabes, los Ricos contra los pobres, ese lenguaje tan básico como cenutrio al que las redes asociales y el odio deliberado de los podemitas nos han habituado- que son día tras día retuiteados a cascaporro, a bloque  y por millares por la fiel tropa filocomunista, que incluye a los comunistas conscientes y a los progres con telúricas querencias comunistoides.
       
    Tampoco es que la fórmula del tuit permita razonar algo, pero incluso en lo chuscobrusco hay grados. El mundillo liberal-conservador ni de lejos actúa así. Es como comparar un espectacular y continuo Orfeón en acción, es decir, todo un Acorazado Potemkin frente al Ejército de Pancho Villa que grosso modo conforma la Derecha. Un mundo, el progre, amalgamado por formales e informales lazos afectivos e intelectivos de duradera solidaridad entre sus miembros, que apoya y realimenta a sus creadores (de tuits, de libros, canciones, pelis)  frente a otro, deslavazado, desconfiado e individualista… que no hace masa.

   
   ¡Esa es la diferencia!  Consigue así el mundo progre, con el continuo y omnipresente machaqueo en las redes de sus tópicos, además de reafirmarse, lo más importante, repitámoslo una vez más: que los apolíticos y quienes siguen lo político de refilón consideren naturales, es decir, lógicas y elementales, las más rastreras cosmovisiones izquierdistas, elemento decisivo en las elecciones y en la toma de decisiones políticas, es decir, en la forma de pensarse luego la sociedad.





Soy un escritor EN LUCHA, en lucha por seguir siéndolo. Necesito que unos cuantos más de mis amigos del blog, para quienes escribo encantado, se animen a pedirme mi libro, “Las Historias de un Bobo con ínfulas", divertidas, sentimentales y aventureras. Sólo son 10 euros. En   josemp1961@yahoo.es


1 comentario:

Anónimo dijo...

La cantidad de comunistas que da siempre este país, sin embargo los pocos votos que consiguen en las urnas.
Es increíble la capacidad de etiquetar a las personas que uno no le gusta.

Por ejemplo ¿Como se llama la persona que esta en contra del sistema que tanto daño esta haciendo al país y que esta arruinando a la gran mayoría de los españoles? Comunista, es fácil.
Con estos simplismo es difícil llegar lejos.