Páginas vistas en total

jueves, 31 de marzo de 2016

Condenado a galeradas



   ... Pero también, como la mayoría de los embarazos, tiene la corrección de pruebas sus momentos crudos. Quizás por eso en terminología imprentera se les llame galeradas, como si a vil condenado a galeras viérase ahora confinado el escritor de las buenas ínfulas, que qué delito cometí y tal. Es una tarea bien penosa y plúmbea, sí, en la que andas con mil ojos en vilo cotejando originales y pruebas, seguro a la vez y angustiado por ello, de que siempre algún yerro se escapará y que hasta el fin de los Tiempos ahí se quedará. Un latazo, vamos.

    Y lo peor: como te ves confrontado a sin descanso leer y releer y volver a leer lo tuyo, sin remedio te embriagas hasta la saturación de tu propia escritura, y por momentos te parece sublime, y por momentos, sin querer estragado, te suena lo tuyo patético,  siendo acaso la realidad ni tanto ni tan lo otro. Más la ilusión y el miedo consiguientes. En fin, que andamos de corrección de pruebas o galeradas, y que la criatura tremendas patadas me suelta ya, y que a las claras se ve que viene, que viene, y que viene bien, aunque sin ti que esto lees, sin tu mano, poca cosa será. Eppur si muove.  



     Aquí, si lo pinchas, el vídeo con Alfredo Urdaci valorando en su Telediario mi obra: “Son las historias de Armando, un cuarentón al que le ponen la maleta en la puerta de casa y tiene que recorrer de nuevo el camino de lo sentimental. Descubre que es un minusválido del sentimiento, un hombre al que todo le sale mal, un paria del afecto, un hombre patético al que todo le sale al revés. En lo que le pasa hay también una gran carga de ironía y de crítica hacia el mercado de los sentimientos, hasta el punto que uno acaba sintiendo una piedad desternillante por este antihéroe que tiene en estos relatos una voz auténtica. Se van a reír hasta llorar con este libro, llorar de piedad por este hombre perdido, este bobo con ínfulas”. 
"Disfruté mucho con las Historias. Sigue escribiendo", me dijo Urdaci también.

   ¿Tienes que hacer un buen regalo? ¿Te gustaría leer y tener mi libro?
LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON INFULAS
154 pgs de humor, amoríos, aventuras e ilusiones.
Personalmente dedicadas. Puedes pedírmelas aquí, o escríbeme a   josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. 10 E por correo ordinario a la dirección de España que me digas, no tiene por qué ser la de tu domicilio, la de cualquier local público que conozcas, el que sea.
video


2 comentarios:

ATENEA dijo...

Felicidades por ese reconocimiento a tu talento. Hace tiempo que te sigo, y siempre me ha fascinado el tono irónico de tus textos y relatos. Eres un gran escritor, tus textos son ricos literariamente y cargados de humor, ironía y sarcasmo.... da lo mismo que escribas poesía que narración que describas una situación o lugar ........ todo lleva tu estilo.
Felicidades por la promoción del libro, sin duda lo mereces !!!
Un abrazo !!!

José Antonio del Pozo dijo...

Muchas gracias, de verdad, Atenea. Bueno, a ver si con esta segunda obra tengo más suerte que con la primera, pues me parece que cuento, en fin, con más lectores que verdaderos solicitantes de mis obras, y eso, para el futuro de un escritor que, sin otros contactos, arriesga su propio dinero, quiérase o no comprender, es muy doloroso. Un abrazo, y gracias de nuevo.