Páginas vistas en total

martes, 1 de marzo de 2016

Rato, Narcís Serra y el etarra, así funciona la Opinión Pública

     


   Cual sombrero de tres picos desiguales, la actualidad y su moraleja, la trascendencia del dominio de la Opinión Pública. Uno: Paseíllo de Rato ante los juzgados de Plaza Castilla y ante los media, por cuenta de las millonarias malversaciones de Bankia. El mismo Almodóvar, ganador de un Oscar, de verse afectado, según dijo en prensa, le rebañaría el gañote. Un poli le marcó ya la otra vez la garra sobre el pescuezo. Ha de ir protegido.  Un par de furibundos jubilados pugnan por arrearle una colleja. Y nos parece bien, conste. Rato, con los cargos que sobre sí tuvo, ha engañado a muchos y ha liquidado con su odioso comportamiento cuanto de elogiable pudo haber hecho antes. De resultas: la imagen del PP, destrozada. Lo dijimos ya aquí: Rato, roto, rata.
     Dos: No paseíllo de Narcís Serra a cuenta de las no menos fabulosas malversaciones –porcentualmente superiores a las bankias- bajo su personal responsabilidad en la Caja Cataluña. Silencio de Almodóvar, en su laberinto de pasiones. No necesita protección. Como el consumado pianista que es, se desliza hasta esfumarse Serra tras las bambalinas judiciales del caso, como si ejecutara en el lance la sintonía de la Pantera Rosa, piano, piano, se escaquea, vamos. No sufren en absoluto menoscabo los valores que aureolan como santos a los prohombres izquierdistas.
     Y tres: sale de prisión Urrusolo Sistiaga, uno de los muchos sanguinarios etarras. Participó, que se sepa, en el asesinato de dieciséis personas y en dos secuestros. Le ha salido a año y medio cada crimen. Sale con media vida plena por delante. Las cámaras no se abalanzan carroñeras sobre él. No hay jubilados iracundos, ni siquiera deudos de sus víctimas a la salida, no quieren estos ni venganza ni violencia alguna. Le esperan su mujer, cruenta etarra también, y un buen coche. Almodóvar, ni está ni se le espera allí, qué ha hecho él para merecer esto. Pronto tras él saldrá Otegui, otro etarra, con fundadas ínfulas presidenciales para su Euskalherría muy próximas. Ni mucho menos abominan de la ETA, pues en nada colaboran con la Justicia. No, los valores  que defienden Urrusolo Sistiaga y cía siguen tan vigentes, progresistas y razonables, acaso más, que cuando su tropa tronchaba vidas al por mayor. No, no hay Indignados contra los criminales etarras.  

    


   ¿Tienes que hacer un buen regalo? ¿Te gustaría leer y tener mi libro?
LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON INFULAS
154 pgs de humor, amoríos, aventuras e ilusiones.
Personalmente dedicadas. Puedes pedírmelas aquí, o escríbeme a   
josemp1961@yahoo.es  Puedes también pedir mi libro en una librería y que ellos me contacten en josemp1961@yahoo.es  Es muy sencillo. En España: 10 E por correo ordinario, 15 E por correo certificado.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que pais dios mio saludos don jose antonio hormias

Anónimo dijo...

La verdad, señor del Pozo, es que no se puede entender semejante diferencia. A usted y a mi nos parecía que nos educaban para dar lo mejor de nosotros mismos y lo estamos haciendo, a pesar de que todo indica que nos engañaron para que fuésemos dóciles y silenciosos, ciudadanos gamma, que no molestan y si lo hacen quedan condenados al ostracismo. Asistimos a un espectáculo de país que no pasó por nuestras mentes ni en nuestras peores pesadillas...y no puedes hablar, no puedes denunciar, no puedes dar tu opinión...es cuando acabas en las listas negras de los que están en la pomada.
Hace unos días sufrí persecución y acoso en un foro por decir simplemente la verdad y eso me hace sentirme como un cero a la izquierda que para lo único que me quieren es para que con mi trabajo engrose los ceros de las cuentas corrientes de los embusteros, las garrapatas, los mindundis sin oficio ni beneficio , los que viven del discurso fácil, de la gracieta cruel, del acoso al que vale...qué le voy a contar!
El caso del pianista es especialmente doloroso para mi porque este señor le robó dinero a un familiar cercano, jubilado y enfermo. La rata, estafó a otro familiar en la misma situación. Para mi no hay diferencia ética.
Del tema de los asesinos tengo que decir que me hace sentir peor todavía, me siento culpable porque creo que ahí sí que nos dejamos engañar...y lo peor es que todavía tenemos miedo a la represalia.
Estoy mirando el mapa del mundo intentando elegir un lugar al que huir ... pero soy ciudadano gamma y nunca tendré valor.
Saludos.

José Antonio del Pozo dijo...

Buenas lineas! Saludos, amigo.