Páginas vistas en total

domingo, 20 de marzo de 2016

Escribir en España es llorar... y reír, reír y llorar

   


   Sí, Larra, sí, déjame que te cuente, Maestro, y me dirás luego si es que no es así. Un día, hará de ello un par de meses, me llegó al correo electrónico la carta de una Editorial. Era una de las doce editoriales que sin piedad ningunearon –ni sí, ni no, ni fú ni fá, nada, absoluto vacío- mis Historias de un bobo con ínfulas: queeee… habían cambiado el sistema de admisión de originales y, que si quería enviarles algo, con sumo gusto lo valorarían. Habrían escrito lo mismo, seguro, a los miles de infulados indocumentados que como yo les enviamos una vez nuestros manuscritos, y que por el fondo de algún registro de datos les aparecíamos ahora. Me dije, total, tengo una nueva obra, nada tengo que perder y, oyes, es todo un detalle que, siquiera estadísticamente, se acuerden de uno. Así es que, unos días después, allá que les hice mi envío.
   Transcurrió algo más de un mes hasta que obtuve respuesta. “Estimado Jose Antonio”, me decían desde una abstracta Coordinación Editorial, “Tengo el placer de comunicarme contigo en referencia al manuscrito que nos enviaste para su valoración. Te adjunto la respuesta del editor. Mi más sincera enhorabuena. Un saludo”. ¿Placer? ¿Su más sincera enhorabuena? Pero aquello sólo podía significar que… ¡Yújuuu!, volando que me fui cual Camarón hasta la isla de la adjunta respuesta del editor. Vamos que nos vamos, exclamé además por lo bajini.
    La carta adjunta, en efecto la firmaba el Señor “Editor”, con mayúscula esta vez, y con su nombre expreso a continuación, que no viene al caso poner aquí. La encabezaba con un “Estimado… “, y mi nombre completo luego, lo que, falto de esa costumbre, no dejó de inflamarle más a uno las susodichas Ínfulas, esas glándulas literíparas que a mal traer me llevan. “Me dirijo a ti (mola esa familiaridad de saque, oyes) con el fin de comunicarte que estoy interesado en editar tu obra”. ¡Nunca unas palabras de amor me rejuvenecieron tanto como esta estricta comunicación empresarial! Comprenderás, creo, maese Larra, que aquí se me dispararan ya al máximo, en auténtico vendaval de fiebre, mis literarias ínfulas… aunque también, como me restaba más texto por leer y tiene uno ya en parte su incredulidad hecha úlcera crónica, en suspenso me contuve. A ver, a ver...  CONTINUARÁ MAÑANA




   Primavera ya, amigo/a. ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? ¿Merece una pequeña recompensa? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo también este blog. Pídemelo en  josemp1961@yahoo.es
y te lo dedicaré personalmente. 
Puedes también encargarlo en una librería y que ellos me contacten para enviárselo en  josemp1961@yahoo.es
Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros.)
LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Por Dios! Don José Antonio, no me haga esta faena.....me ha dejado tan en ascuas que lo primero que haré mañana será entrar a su blog.