Páginas vistas en total

martes, 29 de marzo de 2016

Pedroche y la Izquierda, o sea, el Bien





    De su boquita perecedera ha soltado la Maja de la Sexta en una interviú una de esas frases que piden la eternidad del mármol:
   Ser de izquierdas significa querer el bien para todo el mundo”.
     Apoteosis de la gansada naif, por supuesto, pues ni siquiera se okupa en señalar, en estos tiempos de la deliberada Política del Odio ultraizquierdista, a los cuatro Malos Malísimos culpables de todo, y máxima mínima que quizás debería la cadena en que labora esta Maja pensante acoger como sobreimpresión continua en la pantalla, para que el PP vaya y les felicite.
     En su burda simplicidad, la genialidad de la Maja quintaesencia a la perfección –meollo del cogollo del repollo- el obsesivo similiquitruqui en que basa la troupe izquierdista su ascendencia sobre el inconsciente colectivo de la mayoría, es decir, sobre el modo con el que aparentemente de forma natural la gente piensa luego la Política, especialmente entre los apolíticos, entre quien la sigue de lejos, en fin, entre la gente de la cultura.
   Quieren el Bien… porque son el Bien, claro, se deduce automáticamente de ese dechado lógico-filosófico, pues qué mala persona, a ver, querría el mal para todos. La significativa definición, latente siempre en el discurso izquierdista, a modo de mágico talismán te coloca automáticamente en el bando de los justos y de los mansos de corazón, es decir, te concede, con independencia de tus actos y de tu real status, bula de automática bonhomía, viático ideal de la vida y de la muerte –pues se aseguran así una posteridad bárbara en el alma del Pueblo por siempre jamás-, sobre todo para progres acomodados, fetiche éste que les permite el gozoso solipsismo de la verdadera élite en que consisten.

   Así es que… ¿reproches a la Pedroche? , ¿qué decirle a la Maja pensante de la Sexta? Pues que olé, venga, di tú que sí, maja, con un par, que no decaiga la eterna melopea de la más guay autoconciencia en que sobrenadáis, amnióticos embriones del Bien, encantados de haberos conocido en medio de este mundo tan cruel que sin vosotros es que sería inhumano, indigno e innoble.  


 RESUMEN DE “LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS”

   Me preguntaban ayer, “bueno, vale, ¿pero tu libro de qué va?”. Me hubiera gustado contestar lo de Woody Allen a propósito de “Guerra y Paz”: “Va de Rusia”. Decirle yo: “Va de las ilusiones”. Pero al escritor sin Nombre ni Contactos, esos lujos le están vedados. Tuve entonces que pensarlo.  
   Mi libro cuenta la historia de un cuarentón al que su mujer, que ha encontrado otro más alto, más fuerte y más guapo que él, le señala la puerta de salida de casa. Descubre entonces de golpe su minusvalía emocional: un paria en la tierra de los afectos. De cuanto le ocurre después, cuando ha de salir al mundo, que le es ancho y ajeno, para superar su zozobra, para engañar a su desconcierto. De lo duro que se le hace ese aprendizaje elemental de la supervivencia afectiva. De cómo hallará en la propia escritura, y en los humorísticos y sentimentales encuentros y desencuentros de la realidad, a trancas y barrancas, la brújula que le permita hallar al cabo su lugar al sol,  una imagen aceptable de sí mismo, y levantar así el muro de la obturación interna que le impide ver la belleza y el propio absurdo del mundo y de la vida, que es lo único que tenemos. De eso, de esas ínfulas buenas trata mi libro.

Pídemelas en josemp1961@yahoo.es    .  Precio: 10 euros por correo ordinario. Por correo certificado, 15 euros. No hace falta que me des tus datos. También lo envío a cualquier lugar público –no sé, una cafetería, tu banco, un local amigo-.

4 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

No esperaba menos de su boca. La boca de los progres, siempre dispuestos a darlo todo por los demás (menos lo suyo).

Ay José Antonio, no digas que eres de derechas que te llaman malo maloso malvado. No lo digas...no te atrevas...

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Campu, ya sabes, si te dices de izquierdas, eres BUENO, si no, eres en ENEMIGO DEL PUEBLO, y como escritor lo mismo multiplicado por dos, con el agravante de que, a la propia gente de "derechas" ,esto de los libros de desconocidos no parece gustarle mucho, la verdad. Un abrazo, amiga.

Mari Carmen M.Marin dijo...

La verdad mas VERDADERA que sale por esa boca de "pitimini" ole su "grasia" ! Esta srta. esta muy bien de "plastica corporal"...Pero lo que es de Inteligencia "practi-camente" no sabe ni si lo que dice tiene sentido o lo ha leido (si es que sabe leer) en algun grafitis de un muro cualquiera;
Jose Antonio, bien por "la gracia torera" de escribir con tanta "ironica injundia " sobre esta tan "explendorosa" frase de la maja de maras.

Un abrazo;

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Marie: bien visto! Gracias, amiga