Páginas vistas en total

domingo, 20 de marzo de 2011

A la atención de Santiago Segura

    
           Querido Santiago:
     Te escribo estas cuatro líneas con la recta intención, aun no siendo en nada entusiasta de tu torrencial cinematografía, -si he serte sincero debería confesarte ya mismo que me hallarías a mí más bien entre los más aguerridos debeladores de la misma, aunque bien pensado, no sé que le pueda menoscabar la insignificancia total que a mi me adorna a la jocosa abundancia de las multitudes que con tus obras disfrutan- de transmitirte mi ánimo y mi aliento fukushimo en las amargas horas que atraviesas. Todavía anda uno un poco conmocionado con la nueva de la flor negra de tu secreto, no creas. No es plato de buen gusto contemplar a un hombre tan exitoso como tú al mismo tiempo conocedor y revelador de su íntima y acaso decisiva derrota. Pocas cosas hay tan conmovedoras como la confesión desolada de un hombre triste justo al arribar a la cima misma del mundo. No es nada usual ver a todo un hombrón producirse en tan angustiosos términos. El mismo Torrente, por decirte algo, nunca lo haría.
    
     Como cantaba Miguel Bosé, como decía el serial inmemorial, los chicos ricos también lloran. Como señala el tópico más sobeteado que en ti ahora se cumpliera también, incluso entre los más privilegiados por la Fortuna se abre paso la sombra inmisericorde de la amargura. Como si en la vida, esa perra torrentiana y tarantiniana, no pudiera jamás tenerse todo. Que en el mismo momento en que bates todos las plusmarcas históricas de asistencia y de metalífera recaudación con la recientísima obra tuya, una tetratología ya, verdadero torrente inacabable ya en la Historia de nuestro cine, cuyo éxito achacabas precisamente al sentido del humor hispano, que hayas hecho saber justo ahora al mundo a través del suero de la verdad del twitter “la puta mierda” en que consiste tu vida personal, es muy lastimosa estampa, sí  señor, ya lo creo.
      
     De qué sirven éxitos, cifras, renombre, inteligentísimos merchandaisings, pilas y pilones de euros, si nada menos que la vida personal, la esencia última de lo que uno tiene, la verdadera obra que uno con su talento se construye, lo más granado suyo, su dimensión más veraz, la contempla uno nada menos que como una puta mierda. ¿Es una hábil finta tuya para hacerte perdonar tanto triunfo y tanto vil metal, para igualarte así en apariencia a las multitudinarias masas que se dejan los pocos cuartos en ver tu producción torrencial? ¿La exteriorización gratuita de un oscuro sentimiento de culpa? Sí, esos jueguecitos con las palabras a los progres del establishment se les dan de vicio; con cuatro palabritas enfáticas disfrazan como nadie, chupiguais ellos, la élite egoísta de su privilegio. “Hay gente –dices- que se levanta por la mañana y una ola gigante se ha llevado su casa, su curro y a un par de familiares… Mierda. Claro, eso lo pensamos todos, aunque últimamente qué fijación con la pública mención de la cosa excrementicia, remember Trueba, Vigalondo, Gabilondo, Sardá, Milá, Jorge Javier, Jordi G… que habláis los triunfadores peor que los patanes del arroyo, los pobres, que luego claro, qué hombres de provecho va a poder hacer de ellos Telecinco.
     Los peor pensados ven en tu íntima revelación en las redes sociales una fenicia artimaña más por causar revuelo y que no decaiga ni en un dígito siquiera la ola del tsunami triunfante, y un poco radiactivo también la verdad –que son causa de mucha risa entre el Pueblo las torrenciales ventosidades que pueblan tus filmes-  de tu última producción. Son sólo los peor pensados, ya te digo, porque a la inmensa mayoría les caes muy bien.
     
     Yo, que soy nada, creo que ha de ser, si tú me lo permites, una mezcla de todo ello, pero no te veo capaz de echar al fuego del ruedo también la moneda falsa de tu más íntimo malestar. No es del gusto de nadie mostrarse así y cree uno que con esas cosas no ha de jugarse. Como dicen los libros de autoayuda está en nuestra mano mejorar  nuestra condición. Ayuda, tú que puedes, con todo el éxito oficial que arrastras, con una mínima propina del monto que tú mueves a un fracasati  y pronto te sentirás personalmente mucho mejor. Verás, Santiago, tengo yo un tomo de muy románticos y logrados relatos, ignorados del mundo por las editoriales por no tener quien me los apadrine, y sería para mí un honor que tú… y si quieres, por la cosa comercial, les añado unas cuantas mierdas por aquí y por allá… y nada, que ojalá  llegue esta misiva por torrencial providencia a tus ojos y pueda ser esto el principio de una gran amistad, y que sea así lo mío un poco más conocido, y sobre todo, Santiago, que tu vida personal se vea cumplida de muy hondos galardones, que, estoy contigo en eso, “los ciclotímicos, exitosos o fracasatis, somos ansí”.
     Atentamente     José Antonio del Pozo  


16 comentarios:

Neo... dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Neo... dijo...

A veces la vida en una " puta mierda", pero es nuestra mierda.

Jose Antonio dijo...

Pues yo me apunto a leer tus relatos

Ángeles Hernández dijo...

Si algo me fastidia más que un éxito usando para ello lo peor del géro humano: odio, luchas, malgusto....con el pretexto de que "vende", es el victimismo llorón (con materia o sin ella).
Porque contar a un amigo los problemas y desgracias, es un deahogo que todos nos debemos permitir (ay de quien no sepa o no pueda) pero llorar y lamentarse públicamente, haciendo exhibición de las penitas y miserias es mala cosa: por el chantaje emocional que es la peor manera de buscar cariño y por la vicftimizarse es la mejor manera de seguir en el hoyo.

Un abrazo JA.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

La fama se alcanza hoy por los enfangados caminos de la vileza, él lo sabe, nosotros lo sabemos. Él mejor que nosotros, para que engañarnos, no en vano anda hoy en ese sucio faenar. De ahí que ponga en reserva sus palabras, en la sospecha de que tal vez ese reconocimiento no sea sino parte del guión.
A día de hoy se exalta la faceta carnal en detrimento de la espiritual, digo, la animal frente a la humana. Cuanto más animal te muestras más dignidades alcanzas, y en esa absurda posesión más animal te muestras.
Es un placer leerte. Espero que pronto alguno de tus relatos.
Recibe un fraternal abrazo.

Javir dijo...

Nada, nada, del Pozo, nada de eso amigo mio. Nada de tunear tus escritos para el gusto torrencial. Mejor un hilito fino y cristalino que un torrente escatológico y de dudoso aroma.

Un abrazo

Juante dijo...

¡A ver si con lo de la mierda traga este moZtruo de las galletas, querido amigo! Pero me da a mí que no, que ni por esas se va a apiadar de un humilde y agudo bloguero que no sea de la cuerda de Bosé y Zetapé.

A este moZtruo lo veo yo más bien de seZtario de la Zeja, más falso que un euro de madera. Aunque tengo para mí que, lo peor de todo es que con esa actitud de falso, se las lleve de calle a las muy por el twitter o por el paso de cebras, como en la foto (y en uno de los cortos primeros, donde el muy soeZ se ponía guarro con una porqueyolovalgo ingenua de torrentes).

Romek Dubczek dijo...

Anda, hay que ver cómo dejas a ese Santiago jeje. ¿Es el director de la película Torrente? El otro día pasé por delante del televisor encendido y vi su cara. Le estaba entrevistando una chica. Por lo visto esa película es muy vulgar. Pero, bueno, ignóralo. En realidad él no tiene la culpa de que su película tenga éxito, la tiene la masa manipulada que se reboza con las bobadas y les encanta ponerse a su altura.
Un abrazo :)
Romek

Maribeluca dijo...

Bueno, ya ha reconocido que es ciclotímico y resulta que ya está mejor...y éste no es de los peores de ese mundillo de titiricejos.

Sinretorno dijo...

José Antonio, brutal entrada, que pone al descubierto el papel de nuevos profetas del mundo malvado, mientras el sistema les va muy bien..y predican y predican y nos dan lástima y se jalean después de haberse puesto morados de drogas, para decir que cuando hay dinero son todos amigos. Yo apoyo tu libro de poemas yaaaaaaaaaa y Toorente es zafio pero generoso, un mecenas.

Rafa Hernández dijo...

Yo centrándome en las películas de Torrente a mi la verdad es que me hacen gracia por lo bruto, grotesco y salvaje del personaje, y por la serie de colgaos que intervienen en ella. Pero yo creo que a Santiago Segura se le va la pinza desde pequeñito, ya que se desenvuelve al igual en la vida que sus personajes. Por cierto volviendo a sus películas en la última entrega de Torrente, no sé si sería por cuestión de marketing y publicidad le ofreció un papel a Mario Conde y a Zaplana, que por supuesto estos rechazaron Saludos José Antonio.

el enterrador dijo...

Buenas. Saben lo peor de todo, que cuando uno ve la película se ríe. Y es que jugar con lo peor de la condición humana, además de vender, hace gracia, mientras no te pasa a tí, claro está. Y a Santiago Segura le ha pasado, la vida le ha devuelto la broma con una mala pasada, se la ha convertido en una ¡Puta Mierda!

Cesar dijo...

Santiago Segura se ríe de nosotros incluso cuando dice la verdad...Pero a los amigos hay que aceptarlos como son, ¿no?. Repito que no me cae mal, pero no consigo que me engañe para ir a ver sus películas.
Dí, que sí, José Antonio. Mira tú que si se decide a dirigir un corto tuyo!!! Estoy seguro que conseguirías que te cayese dabuten!!

José Antonio del Pozo dijo...

-Neo: hola, si es nuestra, hagamos que de ella brote una flor, que es mejor, creo
-Jose Antonio: gracias, tocayo, a ver si a través del Intenete suena la flauta de algún editor al que le digan no sé como que hay un tío con un bló que dice que él... Un abrazo
-Ángeles: hola; si al menos con ese victimismo se hace una obra de arte, vale,no sé, pienso en Pessoa, Leopardi, Kafka, gentuza así, pero si se hacen cuatro Torrentes de oro, en fin, hay algo que chirría. Un besote.
-José Alfonso: lo has dicho tú pero que muy bien, y pienso como tú. Gracias, hermano. Un abrazo

José Antonio del Pozo dijo...

-Javir: gracias por recomendarme lo mejor. Además, un hilito fino y cristalino, me encanta la fórmula de esa coca cola. Un abrazo, amigo.
-Juante: la cuerda de bosé y zetapé, buen hallazgo, tronk. ánde andará ahora miguel b?
-Romek: ¿él no tiene culpa de su éxito? hombre, alguna sí,ignóralo, dices, si quieres conocer la realidad, no se debe ignorar lo que más se ve, ¿no te parece? Un abrazo. Gracias

José Antonio del Pozo dijo...

-Maribeluca: ya se le pasó?, pues hala,seguro que anda ya dándole vueltas al tema, al turrón, digo al Torrente cinco. Saludos, Maribel
-Sinre: muchas gracias por tu apoyo, amigo y hago votos también porque sea Segura seguro mecenas de lo mío. Un abrazo
-Rafa: naturalmente por ver Torrente no pasa nada, el problema es ver solo torrentes y el tipo de audiencia que contribuye a crear, y que tenga tanto éxito. Conde y Zaplana hubieran sido ya la caña, pero no olvides que la ministra de Cultura dijo que ella admiraba mucho a B Esteban. Un abrazo
-el enterrador: claro que lo chusco al bote pronto funciona, pero en una sensibilidad bien orientada, al segundo se rechaza también. Por cierto que has dejado una reflexión pero que muy aguda. Un saludo, amigo
-Cesar:¿a los amigos hay que aceptarlos como son? depende ese como son, ¿no?, es curioso el paralelismo que pones entre Segura y un amigo. Te cae bien, bueno, nada malo hay en eso.Claro, claro, si dirigiese por casualité rocambolesca un corto sobre un relato mío le haría yo la ola, no lo dudes.