Páginas vistas en total

domingo, 6 de marzo de 2011

Párate con un cualquiera, princesa mía

    
     Cuenta la leyenda reciente que propala la canallesca que hallábanse sus Altezas Reales –me parece que así debo decir- en pleno besamanos coruñés. (Qué bonita palabra, besamanos, que gusta sólo el tenerla ya en la boca, qué hermoso el gesto que en sí denota, qué mejor ocasión aún. Ya daría uno –apenas un buhonero bloguero- media vida por encontrarse con cada una de las seguidoras de este penoso blog y poder agradecerles así la ley que me guardan, besando suave y en calma la extensión entera de sus manos. Beso tus manos, puedo solo decirte aquí. A los chicos, tan sólo se la estrecharía, claro es.)  Estaba, dice la leyenda por mi culpa interrumpida, en amable conversa Príncipe Felipe con el concejal de fiestas coruñés. ¿Y de qué demonios se hablará en esos casos?, pensaba siempre uno cuando veía esas imágenes, consumado ignorante como uno es de los usos protocolarios del alto copete y asombrado a la vez del grave énfasis con que se les vé entregados a ese minué a quienes participan de los mismos. Ni que resolvieran, cual Heideggeres besamaníacos, la esencia misma del Ser y de la Nada en el Tiempo.
      ¡Claro, se habla del Tiempo atmosférico, ¿de qué si no?, que así lo ha revelado el concejal coruñés, Carlos González Garcés. Confiábale al parecer Principe Felipe que habíase él aviado con ropajes de especial abrigo en esa ocasión para mejor llevar el rigor del clima reinante, je, jé. Así transcurría el espíritu del amable besamanos, como un minuetto festivo de Boccherini ilustrado con muy reverenciales gestos y palabras casi inaudibles.
     En éstas, tronó el látigo de una voz, atravesada de disgusto, tras ellos. Era Princesa Leticia, al parecer también infartada entonces de premura. ¡Si te paras con cualquiera, no vamos a acabar nunca!, bramó entrambos la que un día se sentará sobre el más alto Trono de nuestra nación, si es que hemos de creer el testimonio del contrito edil. Es seguro que Príncipe Felipe debió sonreirse y mirar luego en todo caso enarcando las cejas al concejal, demandando su comprensión y dando así por concluido el principesco coloquio.
    
     Naturalmente en nada escandaliza a uno la sinceridad en casos tales, que lo rococó empalaga sobremanera, - así también comprendo yo a quien de mi blog huya lanzando pestes- ni la peculiar liasson psicológica que, tal como despréndese del suceso, sus Altezas Reales entre sí mantienen, por ser esas cosas muy particulares y suyas, que sólo a ellos atañen. Sí, subleva un poco, en cambio, el contenido clasista del reproche. Primero, por lo explícito del mismo, pues ya deberían haber convenido entre sí sus Altezas, como hacen todas las parejas enamoradas, un gesto cómplice que tal significara y que ahorrara el exabrupto algo bruto de la Princesa. Y segundo, por ese “pararte con cualquiera”, que igual que a un trapo debió hacerle sentirse al pobre edil, hasta tal punto apenado por el desdichado lance que…  -y aquí, lector mío, toma aires valleinclanescos el lance de la leyenda volandera que trae la canallesca-  no pudo reprimirse él de contarlo todo en un evento… ¡de la Asociación de Viudas Coruñesas!, tócate los gabilondos. Imagino uno bien la dramática escena: la desolada confesión del edil ante el concierto de todas esas señoras desconsoladas por el feo Real al concejal de su alma, y con lo prontas a la lágrima que sin duda han de resultar esas asociadas, la llantina desbordada y general que debió montarse en la Asociación,  es que se te quiebra  el pulso.
    
      Pero es que revela además el acre sucedido que desconoce del todo Princesa Leticia a los más ilustres ciudadanos sobre quienes habrá Ella un día de reinar, por ser Carlos González Garcés toda cosa menos un “cualquiera”, ya que amén de concejal, profesor de Historia, importante preboste socialista y relevante animador cultural en la ciudad desde tiempo inmemorial, hijo de un gran poeta y escritor, es persona de estupendo sentido del humor bien dotada, tan estupendo que le llevó el mismo en inolvidable ocasión a la mediática celebridad que abajo, para solaz ahora de mis seguidores, recuerdo. En fin, qué hubiérase oido de labios de la Princesa, que admira tanto al gran Sabina que le invitó a Palacio a cenar, si a  Príncipe Felipe le llega a dar por departir con un anónimo bloguero, éste si que sí, un cualquiera. Le echa los perros.
     Párate tú pues, princesa mía, a ti ahora te digo, aquí, en esta mi covacha ruin, detente un momento conmigo, extiende ante mí tus manos claras, permite que las bese yo, un cualquiera, que blogs blancos no ofenden, princesa.
    
    
    

23 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Esta tía, además de tonta, es una maleducada con Trofeo y muy apta para que en España se terminen de encabronar con los Borbones hasta los monárquicos y los aliados borbónicos de siempre que son los sociatas.

Navegante dijo...

Lo único,que podríamos decir que de alguna manera justifica per sé mantener a un rey es la dignidad que pueda ofrecer en representación de su respectivo país, fijese en Berlusconi, o Sarcko grandes azmereires con dignidad de estilo apayasado.

Navegante dijo...

Leti la va perdiendo y aun no ha empezado a reinar


un saludo

Luisa dijo...

Estimado Jose Antonio, dénos día y hora, allí estaremos sus seguidoras blogueras para ese besamanos que seguro será interminable y halaremos del tiempo que es el tema recurrente. Mira que yo no creo lo que dice ese concejal muerto de risa y lo que busca es que se hable de él, salir de anonimato y que mejor que a consta de una Princesa que no se va a preocupar de desmentir y además estamos acostumbrados a que meta la pata, pues claro, todos creemos al concejal. Si hay sonido del momento, me callaré. Saludos

Juante dijo...

Ja, ja. ¡Ahí me has dao, amigo José Antonio! ¡Y dices tú que darías "media vida" por hacer el besamanos con "cualquiera" de las visitantas de tu imprescindible bló!

¿Y si te sale como Princesa (de sangre roja del pueble) Leticia, así de respondona y clasista ella, que se caga la vaca?, ¿No lo has pensado, mi estimado amigo? Es mucho el riesgo a correr, que ya Felipe se viera en la necesidad urgente de asumir. En estos asuntos -creo- siempre es mejor conformarse con el regusto de lo que pudo no haber sido, tal y como está la cosa. Que tengo una amiguilla, muy falsa progre y salvaje la muy, cuya opinión sobre las leches que se gastan las de su propia génera es del todo punto irreproducible.

Un muy cordial saludo y enhorabuena por las semblanzas que haces de todos estos personajes y personajas que nos ha tocado lamentar.

Sinretorno dijo...

Delicioso, gracias.

Myriam dijo...

¡jajajjajajaja! ¡¡Ay hijo que aquí te doy mis blancas manso pa que las beses!!

¡còmo me he reido con tu entrada escrita con tanto humor, con al exclamación de Leti tan "oportuna" y luego con el video de la entrevista a Carlos Gonzalez y su dotación de bomberos taaaaan bien dotados!

Excelente. ¡Gracias! Un abrazo y buena semana.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Estimado José Antonio:
Como confesa seguidora de su elegante bitácora valga mi mayor expresión de gratitud ante el caballeresco “rendez vous” que tan galante expresa.
Yo, pese a ser una dama de cierta alcurnia y como prueba de gratitud imperecedera, hago momentánea dejación de mi femenina condición para “ponerme a sus pies”, rendida de admiración por el estilo y la forma barroca y brillante con que con una simple anécdota es capaz de levantar mis sentimientos republicanos más que si sonase el Himno de Riego.
Así como evoco la plebeya presunción precursora de la ordinaria conducta de Su Alteza cuando en vísperas de la boda acuñaron el adagio de lógica chulesca pero aplastante: “si cualquiera puede ser reina, cualquiera podrá ser rey”.
Quiero pensar que Doña Letizia atravesaba un momento de alteración hormonal aunque me temo que en ella estas disfunciones que la llevan a la histeria en su acepción más uterina, son crónicas.
Abusando de su benevolencia y como demostración de que mi escasa simpatía por la que fue más busto parlante que periodista no es nueva, le ruego me permita autocitarme:
http://asunbalonga.blogspot.com/2011/01/la-princesa-letizia-y-el-discurso-del.html
Beso a usted castamente en la mejilla en congratulación por su dominio afilado de la pluma que ilustra e informa.
Suya affma
Asun

Balovega dijo...

Bella noche..

Un gusto venir a leerte y disfrutar de tu bella entrada… buen lunes y semana..

Abrazos

roy dijo...

JOSE, tu blog vá viento en popa y a toda vela.
Con el mérito añadido de estar conformado,creo,en su mayoria por cualquieras que abominan de los nuevos ricos en todas sus modalidades y acepciones sociales.
Si lo referido respecto a Letizia es verdad,siendo cierto que ha sido difundido con profusión,la princesa tiene un problema:ella misma.

-Me reí mucho con el video del anterior post.Yo me puse colorado también.Naturalmente por motivo bien distinto.Muy bueno.Y qué decir del Sr.Pepiño,¡uy,perdón!,Sr.Blanco en su pose mironcilla con la chinita.Todavia me estoy tronchando.Ratillos impagables.

Saludos.

Sefirot dijo...

Esto es lo que pasa cuando se quiere tener lo mejor de la vida civil y los privilegios de la vida Real...que una besa a un principe y ella misma se convierte en Rana.

A esta señorita habia que ponerle videos de Rafael Nadal firmando autografos a todo el que lo solicita.

Un saludo.

Maldita Memoria dijo...

Se ve que "nobleza obliga" a algunos.
A la reina le tiene que haber dado un sopitipando como se haya enterado de esto. La princesa está demostrando ser el mejor aliado de los republicanos.
Un saludo y enhorabuena por el "blog"

Marina-Emer dijo...

no me gusta la politica pero venir a verte a ti mucho...gracias por tus paseos a mi blog y esas palabras bellas que a las mujeres nos gustan
un beso
Marina

Cesar dijo...

Si no es cierto, es bien probable.
Nunca se ha podido demostrar, pese a la leyenda, que D. Camilo José Cela absorviera litro y medio de agua por el ano, sin embargo es voz del pueblo. Y lo que diga el pueblo, para eso estamos en una democracia. No obstante, escritor mío, un día tienes que hacerle una entradita a ese "progre" que se fue de la lengua, extendiendo la certidumbre por el rumoreo patrio. Y es que hay cosas que deben morir con uno para siempre, tragando bilis, por el bien del propio orgullo.
Si no acudo más a menudo (perdóneseme la inmodestia) es por que ando con tremendos líos. Ni que tuviera yo una empresa de adhesivos de 110.

Aaron dijo...

José Antonio del Pozo,

Celebro que hayas aterrizado por mis dominios. Hace falta sangre nueva: la nuestra (la mía y de mis comentaristas) ya está muy corrompida con tanto incesto. Prometo continuar con la altísima calidad literaria y analítica a la que he acostumbrado a mis lectores, entre los que ahora te cuento. ¡Sé bienvenido!

MTeresa dijo...

Mira
ni príncipes ni reyes
ni messi ni cristianos
ni angelinas jolies ni brades pitts,
al fin y a la postre
personitas como nosotros,
con culo y boquita
con sus respectivas funciones.
No le des más vueltas,
no hay que idealizar a nadie,
si todos nacemos de un vientre
y morimos igual de solos.
Lo que más me gusta,
es lo del besamanos,
ah, qué gentileza por vuestra parte,
señor milord, duque o zar de todas las colinas,
hummmm
écheme su aliento divino
en el dorse de lavanda de mi mano
de alabastro,
qué goce tan solo de pensarlo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Llevo un tiempo apartado de hacer visitas a los amigos. Poco a poco me volveré a poner al día. Ten un buen inicio de semana.

Saludos y un abrazo.

Carlos Fernández Ocón dijo...

Bueno, yo ya he perdido demasiado tiempo en este blog cualquiera, así que me voy.


Saludos

Rafa Hernández dijo...

Bueno y digo yo: Si eso es verdad: ¿quién cojones es esa tal Leticia para llamar a otra persona cualquiera?... por cierto yo también quiero besos, achuchones y abrazos. Soy mozo, cincuentón largo y algo de tripa, pero no estoy de muy mal ver. Saludos José Antonio.

José Antonio del Pozo dijo...

-Tellagorri: no sé si Leti aguantará esa vida, ella lo eligió. Saludos
-Navegante:estoy de acuerdo, si no representan bien, a la playa. Saludos
-Luisa: Leticia debería desmentir una cosa así de un concejal, creo yo. Gracias, mon amí
-Juante: ninguna de mis seguidoras es cualquiera, estoy seguro. Muchas gracias, amigo, por sus palabras. No pierda la esperanza.Todos nos necesitamos a todos. Un abrazo
-Sin retorno: gracias a tí, amigo mío

José Antonio del Pozo dijo...

-Myriam:muchas gracias, me alegro mucho que hayas reido a mi lado. Otro para tí
-Asunción: muchas gracias por su soberbio comment, y por el tiempo que le has dedicado, y por tus palabras tan atentas. Un abrazo
-Balovega: buenas noches, buenas noches
-roy: gracias, mi amigo, por estar ahí, por distinguirme con tu lealtad, por pasarlo bien conmigo y yo contigo. Un abrazo

José Antonio del Pozo dijo...

-Sefirot: buena idea ponerle videos de Nadal, a ver si así. Saludos
-Maldita memoria:un sopitipando, qué bueno. Muchas gracias. Un abrazo
-Marina: gracias, amiga mía, gusto de verla aquí
-Cesar: si, el concejal debe también traérselas, llevas razón. No te apures: sé que hay rachas de líos y de follones, me pasa a mí también, pero sé que tú estás, estás. Un abrazo

José Antonio del Pozo dijo...

-Aaron: bienvenido, amigo.
-MTeresa: gracias por la poesía tan bonita que me has puesto, me la guardo. Un abrazo, amiga, muchas gracias, mi lady. Un beso
-Hiperión: igual para vos
-Carlos:gracias, colega. Un abrazo
-Rafa: un cachondo mental, eso es lo que eres. Un abrazo, Rafa