Páginas vistas en total

martes, 6 de mayo de 2014

Cuando hasta la niña de Rajoy habla con palabrotas


   Esa paulatina ascensión y generalización del lenguaje más soez en los principales escenarios de la representación social en boca y en pluma de los más destacados líderes sociales, de esos referentes externos en los que el vulgo se mira. La regresión cultural en boga en esa inversión de valores sobre todo consiste: las élites imitando ahora las voces más chocarreras del vulgo, acaso para disfrazarse entre el mismo y hacerle creer de paso que se debe estar orgulloso de la propia burricie. No vale la coartada habitual de que si Cela, de que si el diccionario: cada vez se usa un más reducido grupo de vocablos, cuanto más vulgares y proyectiles, mejor. Son tan frecuentes las feotas palabrotas, que pasan ya desapercibidas. Otorgan incluso cierta simpatía “cool” a quien las propala. Qué tío/ que tía, así se habla, con dos ...
     
   La irresistible consolidación del exabrupto como forma de expresión hoy –en políticos, en periodistas, en celebridades, en opinadores, en artistas- es el síntoma inequívoco de la colonización de las mentes que producen las Sociedades de la Telebasura, en las que esa fabla es moneda de cambio, aliada a la instantaneidad y a la consiguiente llamada a los más bajos instintos y registros que las redes, a menudo asociales, procuran, lógica derivada por tanto de la criatura específica que las mismas forjan: el “homo gañanis”, esa mugre envuelta en refulgentes píxeles.
     
   He ahí, pues, a las élites, hablando y proponiendo a los ciudadanos el peor lenguaje del arrabal. Voilá la Señora Vicepresidenta, en vez de en Juzgado o aplicando ingenio, chascando como toda una poligonera. Podéis ponerlo así, sí. Oh, cuánto progreso.

   
   ¿A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hombre, que decía Scarlett O`Hara? Doblémosla al más rabioso presente: “Por mis muertos que en mi puta vida volveré a pasarlas putas”.   ¿Oiga, y Wittgenstein: “los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo”? ¡Otro soplapollas!




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

José Antonio, en un sitio cualquiera escribí hace unas semanas esto que aunque sesgadamente, traigo aquí porque tiene que ver con el tema, que me ha gustado mucho que sacara a colación y que afianza la idea que sobre vd. me había hecho:

"...NO ENTIENDO EL POR QUÉ HA UTILIZADO UN LENGUAJE TAN BAJO, incluso en el título. Palabras como p*ta o m*erda, no ayudan como creen muchos a que se entiendan mejor las cosas, ni siquiera son las más directas y hace tiempo que dejaron de sorprender.
Sí ya sé que está muy extendido entre algunos de nuestros connacionales utilizar un lenguaje muy próximo a la inmundicia… lo sé… y bien que me chirrían los oídos cada vez que lo oigo…"

misael

José Antonio del Pozo dijo...

-gracias, misael, por tu colaboración en el blog