Páginas vistas en total

viernes, 9 de mayo de 2014

La consagración de Máximo Pradera

   


   Se veía venir. Podrá Cristina Cifuentes dar los RTs que quiera a Máximo Pradera, pero como sobre el Figura aventuramos en este mísero blog, para vergüenza de estos tiempos aciagos, la Mugre que le constituye terminó por alcanzar ya su esplendor. Pradera, ese genio de los espíritus, acaba de protagonizar otro bochornoso numerito, un acto de bravuconería estalinista que muy bien le retrata. Si así de violento se las gasta con los mismos compañeros de trabajo, qué no haría, de poder él, llegado el caso, con los oponentes.
   
   Mientras que a quienes él afrenta han de abandonar los medios, lo de Pradera, signo de los tiempos, es una irresistible ascensión… a la caverna. Oh, qué humanistas valores resplandecen en los más insignes y progresistas Comunicadores, qué ejemplo moral rebozan ellos por toda la cara a la sociedad.  
   
   Tiene también el TW, otras veces lo tengo escrito, algo de extraño suero de la verdad que sobre todo a las CELEBRITIES desenmascara, y seguir por el mismo el curso del sórdido episodio es adentrarse boquiabierto en el Mekong de un desquiciante hedor. Así lo cuenta en su TW el agredido, Antonio Naranjo:
     -“Ayer, Pradera me dijo en antena: “Te tendré que arrancar la cabeza”. Creí que era una broma. Al terminar, fuera de micro y con testigos, Pradera se abalanzó contra mí puño en alto, gritando e insultándome. No daba crédito. Me empujó y me dijo chillando, puño en alto: Peso más de 100 kilos y soy más alto que tú. Te voy a reventar. No me insultes. Siguió acusando e insultando. Puse 1 mano en el hombro, con afecto casi, y dije: “Cálmate, estamos en el trabajo. Vaya espectáculo”. Me dio más manotazos. No me moví de su lado, sin temor alguno pero sin respuesta física. Tras amenazarme e insultarme más, salió a voces de Onda Cero. Con testigos. En la calle pude decirle que, ya allí, no podía consentirle la violencia. Huyó. Pradera se subió al coche, y ya desde allí y en marcha, bajó la calle a toda prisa, con la ventanilla bajada e insultando más aún. He sido agredido física y verbalmente, con testigos y en el estudio por Máximo Pradera. Tras tres semanas de acosos. Pradera se ríe del 11-M, señala domicilios de periodistas, vacila a Cifuentes tras un accidente y se mofa de Suárez. Ahora, además pega. Le he tratado como un amigo y le he defendido mil veces. Él lo sabe. Pero se ha acabado. No soy una tapadera de agresores violentos.
   
   Y ya de forma directa a él dirigiéndose: “Me das mucha pena, chaval. Yo te apreciaba un montón. Consulta a un especialista. Lo necesitas Máximo. Mucho.” Antonio Naranjo tiene 13 mil seguidores en TW.
    
   ¿Y la versión del genio? Máximo Pradera cuenta con más de 59 mil seguidores en TW. Va Pradera:
     -“Los mediocres sin talento al servicio del poder necesitan montar tanganas para que se hable de ellos. Ni puto caso. ¿Alguien se cree que si yo hubiera agredido al Gran Mediocre no se habría ido al juzgado a denunciarlo? La alegría infinita de no tener que aguantar nunca más a un loro radiofónico sin sustancia ni fundamento. Ni puto caso. Yo pesaré cien kilos, pero no tengo ni media hostia, je je. Sólo soy un cincuentón asmático. Los matones difaman en Twitter para conseguir que a los adversarios con los que no pueden en el debate los echen de los medios. Ni puto caso”.

     
   No es necesario comentar nada, lector. Se trasluce a distancia uno y otro estilo, una y otra persona. Larga vida y más largo éxito, pues, al agresor de la Pradera, que es que vas que te sales, tío. 





LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

No hay comentarios: