Páginas vistas en total

sábado, 3 de mayo de 2014

Funny Games, qué asco


   Resulta del todo inconcebible la extraordinaria facilidad con que este podrido y ultrarrepresor Sistema Capitalista (¿?) encumbra y hace de oro a impresentables y tóxicos majaderos uno detrás de otro. Te sientas cualquier noche delante del prime time de cualquier televisión convencional y te das de bruces con engendros nauseabundos, denigrantes de la más básica dignidad de lo humano, como la película (¿?) Funny Games del requetelaureado Michael Haneke
   
   En Cannes cada tres por dos es que arrasa el Señor. “En 2012 –dice la Wikipedia- Europa se rinde ante el director, otorgándole cuatro premios en la gala del Cine Europeo”. Si el otro día, por lanzarle desde la grada un plátano a un futbolista millonario, en horas veinticuatro el anónimo autor de la hazaña estaba ya en la trena, de haber justicia en el mundo, por lanzarnos a la cara Funny Games, ese excremento que acaso les habrá hecho ricos, a esos directivos televisivos y a Haneke habría que aherrojarlos en gruesas cadenas con bola de hierro al pie de por vida en Sing-Sing, digo yo.
      
   Voilá el argumento (¿?): una prototípica familia pequeñoburguesa –pareja de clase media con niño-, símbolo por excelencia, pues, a ultrajar por todo artista moderno que se precie -de haber recreado el légamo de sus mórbidas obsesiones con una familia obrera, a Haneke ni en el barrio lo conocerían- se ve sometida en su propia casa a las más perversas humillaciones y torturas físicas y psíquicas que una mente es capaz de concebir a cargo de dos jóvenes y atildados psicópatas. Haneke coge por los pelos a los cretinos criminales de Kubrick en La naranja mecánica para, a cuenta de nada, epatar un ratito al personal. Con cara de palo, ni uno solo de los más extremos registros de lo desagradable deja el señor por revolver, a una fría distancia tan inmoral y precisa como repugnante.
  
   Dijo luego Haneke que es que quería él hacer “una crítica a las películas que hacen de la violencia un espectáculo, así como a los espectadores que disfrutan de este tipo de películas”. Es falso radicalmente: sólo hay morbosa complacencia, y de la peor, en su vomitiva provocación. Anduvo muy atento el transgresor artista, eso sí, ¡diez años después!, a fotocopiar un calcado remake de esa misma puta ful, al superburgués Hollywood destinado ahora. ¡La tan bella como boba Naomi Watts ofreciósele al punto como productora y actriz principal!

     
    No, no merecen las desalmadas truculencias de Haneke en Funny Games  ni la consideración de un pormenorizado análisis. Concluir, en todo caso, que hay que andar pero que muy mal de la cabeza para emplearse –entre todas las que podrían hacerse- en exudar una película así de macabra, o para que siquiera como espectador te interese la estupidez y la brutalidad mayúsculas de esos divertidos jueguecitos que Haneke se trae. 




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi todas estas sórdidas mezclas (le llaman cine) me recuerda al anuncio, de hace unos años, donde Georgie Dann con un viejo vestido de comunión conducen en un Galloper al polo Sur, cantando la barbacoa.
Cualquiera que se pone a "empalmar" celuloide lo llaman director de cine. Y si hay lluvia dorada hasta lo hacen hijo predilecto. Sin ir más lejos, a peeeeedro (así lo llama la bardem política) almodovar le pasó.
Realmente absurdo todo, el director, los actores, los que le dieron los premios, el público por aplaudir... Decadente España, decadente Europa. Lo del 98, 1898 español, una broma al ladito de lo que tenemos encima.

misael.

Canino dijo...

Certera entrada.La película en cuestión es repugnante y enfermiza, y el creador de la misma un excelente ejemplo de lo que es una mente trastornada.

Un saludo.

Nana dijo...

Gran crítica, sí señor.

Ahora en serio, ¿podría usted escribir una crítica cinematográfica seria, en lugar de limitarse a manifestar el hecho evidente de que a usted no le gustó nada la peli? Y, a ser posible, ¿podría usted redactarla de tal manera que fuera comprensible para los que hablamos español?

José Antonio del Pozo dijo...

Misael, Canino, Nana: gracias por vuestra aportación. Nana: Ya lo siento lo mío. No se preocupe mucho: por eso haneke es Haneke y múa soy nada. Gracias