Páginas vistas en total

domingo, 4 de mayo de 2014

Una estampa de mi madre


   Verás, mamá, ahora que el Tiempo, esa voraz escolopendra que no sabe de clemencias, abrumándonos de pesares va a mordiscos maltratándote, menguándote y mellándote la figura y la salud,  como hará conmigo también cuando me toque, quiero ahora rescatar, casi para ti y para mí solos, una imagen tuya que me acompaña desde siempre, como un escudo definitivo que pudiera yo anteponer al bicho espantoso del Tiempo, y que éste con sus dentelladas jamás pudiera arramplarme. A ver si soy capaz, mamá, que el nudo en la garganta es muy pésimo atabal para que la escritura brote con alguna armonía por dentro. 
     
     No, es imposible que te acuerdes, mamá, de aquella mañana, a cuento de qué habrías de hacerlo. De aquella remota y fría mañana de invierno. Yo era un renacuajo, que ni con ínfulas de belleza alcanzaba aún a soñar entonces. Vivíamos en un helador bajo de Aluche, y vivíamos acuciados –como durante tantos años, como todo el mundo que conocíamos- en la dura brega de cada día. Acuciados, sí, pero casi nunca amargados. Erais papá y tú, jóvenes y fuertes, y trabajabais cada día como jabatos. Bueno, acuciados vosotros en el interminable trabajo,  porque a los niños –mi hermana y yo entonces- las estrecheces nos resultaban naturales, no nos dolían. Echábamos una mano de vez en cuando y a correr entre jerséis remendados y sin regalos. No tengo ni idea dónde se habría metido aquella mañana mi hermana, pero estábamos tú y yo solos, mamá.
     
     Nos disponíamos a salir hacia el bar, a unos quince minutos andando del piso, donde papá llevaría ya sus dos horas largas trabajadas, despachando raudo cafés y copas de coñac a la tropa de duros albañiles que levantaban tantos bloques por allí en construcción. Me habías mojado el pelo, me habías peinado a raya el tazón de mi pelo laso, mamá. Como una centella apurabas un instante ante el espejo para retocarte un poco tú. Una pizca de carmín en los labios, juntarlos uno contra el otro con fuerza un par veces para extenderlo, ese era todo tu afeite.  Con la cartera al hombro y ya en la puerta, colegial aviado y algo somnoliento aunque con los ojos muy abiertos, un búho pequeñajo,  contemplaba como pasabas con premura el peine sobre tu pelo negro, como amansando una reciente permanente que te habías echado y que te caía muy bien sobre la cara redondita. Entremetías veloz una blusa del color de las tejas por dentro de una falda de cuadritos blancos y negros. De cheviot, me parece que se le decía a esa tela. La lozanía de tu piel, muy blanca, tersa, pujante, viva, tan saludable, en tus brazos, en tus hombros, en tu rostro, eran  todo un escándalo natural. Estabas muy guapa, mamá. Es que tú eras muy guapa.  Me sacaste en broma la lengua a un palmo ya de mí,“vamosen marcha, atontolinao”.    
     
     Agarraste del perchero tu abrigo verde oscuro de paño, me diste un ligero empellón con la rodilla en el trasero, y salimos a la calle. Hacía frío, como digo, y el cielo estaba serio y huero. No necesitaste sin embargo abrocharte el abrigo, como si a ti las calorías te sobraran, así era el impulso de tu rumbo, como si la coraza del abrigo fuera a embridar tu paso. Yo iba cogido a tu mano, mamá.
    
     Una madre joven e impetuosa camino del trabajo, con un abrigo verde oscuro entreabierto, abriéndose paso en la mañana inverniza con su hijo de la mano, eso era todo. El turbión de energía que le metías a la fría mañana. Aluche entonces, ¿te acuerdas?, era más un lodazal de rampas que un barrio, un zoco de bloques amazacotado y atravesado de calles estrechucas y desniveles sin pavimentar. Las aceras eran bien rácanas y lo más normal es que te pringaras pronto de barros los zapatos. Avanzábamos por la acera sorteando a la gente, percutía el raudo taconeo de tus zapatos bajos entre los sonidos incipientes de la mañana, y el ufano y repeinadito infante que yo era, despierto ya del todo al trote de tu marcha vivaz, de la mano fuerte de su mamá, sentíase entonces, sí, el Príncipito mismo de la Creación, aunque creo que ya a sus botas marrones de niño con los pies planos las condecoraba el barro. Hasta sacaba pecho y todo, mamá, para no desmerecerte tanto en la caminata.
     
     Atravesamos una encrucijada irregular de callejas, con idea de adentrarnos, como siempre, por otra  transversal y así atajar la distancia hacia el bar. Bajamos el bordillo, cruzábamos el pavimento… cuando desde las alturas con toda nitidez escuchamos aquello. No, no era un vocear, aquella voz muy masculina que nos cayó encima casi envolviéndonos, empastada en una eufónica gravedad, como de actor de doblaje de westerns, no se disparaba como un grosero resorte inmediato, parecía más bien la natural y pausada exclamación ante algo que acontece delante de nosotros de forma súbita:
      “ole y ole por las mamás bonitasmadre mía, pero qué les darán de comer ahora para en febrero ya florecer así”.  
     
     Imposible ignorar el influjo de esa voz, de aquellas palabras. Imposible no elevar al biés un instante los ojos hacia ellas. Imposible no quedarse un momento petrificado. Desde una terrazucha en un quinto o sexto piso, un hombre joven de jersey marino, acodado sobre los barrotes y fumando, parecía sonreírnos. Puede que fuese algún obrero convaleciente, o algún familiar de visita en aquel piso. Bueno, el machito que de golpe me brotó por dentro entonces se llenó de rabia y de celos. Creo que le lancé una mirada de karateka avieso y todo. Uff, habría liquidado en ese momento a ese tío que se metía así con mi madre.   
    
     Busqué luego con los ojos a mi madre. Ella, sin duda sorprendida, también se había quedado como paralizada dentro de la imprevista red invisible de aquella voz. Reparé entonces en que, era verdad, al llevar el abrigo verde entreabierto, al vuelo del brío de su caminar, bajo el suéter del color de las tejas, descollábanle a mi madre muy bien formados y palpitantes los pechos. Su piel láctea y táctil, la tersura de su cuello, su pelo entonces rizado, su juventud exuberante, la ráfaga de vitalidad y empuje que consigo llevaba sobre todo, ciertamente debían resultar notables. Pero es que además, al calor del requiebro, los arreboles le ganaron las mejillas, se le subió el color a la cara, se le ruborizó y se le iluminó el rostro,  y no pudo reprimir el atisbo efímero de una sonrisa, más hacia la ocurrencia que hacia aquel desconocido, acaso seña de agradecimiento y de íntimo orgullo. Hum, aquella sonrisa fugacísima, entre irreprimible y a la vez reprimida. Entonces si que, mamá, estabas ya más guapa imposible.  
     
     Sin nada más concederle a aquel trovador de las alturas, aceleró mi madre un poco más el paso y con un suave tirón de su mano pronto escapamos de allí. Iba yo, mamá, tan sacudido en los sentimientos por el mínimo incidente, que no sé si enrojecido de cólera, de despecho, como si hubieran querido robarme algo que sólo a mí pertenecía, como si hubiera de golpe quedado clara mi inútil insignificancia de alevín,  incluso llegué a derramar alguna lágrima. Qué bobo, qué ínfulas.
      
     Llegamos al bar. Comprendí en el camino que era bobada decirle nada de todo aquello a papá, que se hubiera además reído de mí. Mi madre se puso rápido a trabajar. Me fui un poco extraño al cole esa mañana, eso fue todo. Guardamos tú y yo ese secreto que seguro habrás olvidado, mamá, el de aquella remota mañana invernal en la que como otras muchas caminaba de tu mano radiante . Más guapa imposible, mamá.

     El escudo eterno de aquella mañana quiero ahora, madre mía, cuando el alacrán despiadado del Tiempo te dobla, te aminora, te hiere, borrándote y borrándonos los rastros de la hermosura. Y que un hijo, a un Padre le puede del todo admirar, mas siempre desde fuera. A una Madre, el hijo siempre la lleva dentro, consigo, confundida entre sus propios latidos. Madre mía, siempre me ayudaste, siempre me quisiste, siempre me cuidaste. Gracias. 




LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen y análisis de la obra en estos enlaces)
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa)

3 comentarios:

Mercedes Nacenta Larrey dijo...

Felicidades José Antonio. Me has emocionado. Esta declaración lleva tantos sentimientos, que por momentos he podido ver y conocer a tu querida madre.Disfruta de ella todo lo puedas, aunque el TIEMPO, como bien dices, haga mella y no recuerde; pero hay algo que una madre siempre recuerda y siente: el amor de un hijo. Ese brillo en sus ojos al verte la delata. A mi madre la perdí hace nueve años y ni un solo día pasa que no le comente cosas y le pida consejo. Somos adultos pero ante nuestras madres seguiremos siendo niños. Un abrazo.

Luis Valle dijo...

Es sencillamente hermosísimo.
Me gustaría aprender a amar como usted.

José Antonio del Pozo dijo...

Gracias, amigo! Tengo un libro precioso en venta!