Páginas vistas en total

jueves, 4 de diciembre de 2014

Apoteosis del Caradura

   




    (Ya aquí diciembre, lector. Navidades. Regalar, regalarte, regalarme mi libro. ¿Agradeces el blog? ¿Lo valoras? Necesito vender algún ejemplar más de mi libro, que es además muy bueno -creo-, para seguir escribiendo. Precio por correo ordinario: 10 euros. Precio por correo certificado: 15 euros)
   


  De vuelo corto, pico en forma de gancho, negro el plumaje, torvo el perfil, productor de guano, ave de mal agüero, basura pura él mismo, diríamos que un torpe cormorán ha cobrado figura humana bajo las formas de Paulino Rivero, mandamás de las Islas Afortunadas, más que nadie afortunado él allí. Será difícil hallar mayor Caradura del Reino (lo mismo que un bilioso Pablo Iglesias de su ahora economista de cabecera hace poco escupía) que el Jefe de la Taifa canaria, y peliagudo será encontrar un sobrevuelo de cinismo tan descarnado –esa doblez tan artera que es en los nacionalistas santo y seña- como el de Paulino a propósito del posible petróleo canario.
     
   Resulta que tiene a su vera a los súbditos del Sultanote marroquí sorbiéndole con pajita los bajos canarios, a ver si le puede Mohamed levantar así el supuesto oro negro, mas eso al aguilucho Paulino en nada incomoda. A Paulino lo que le saca de sí, lo que le pone en pie de guerreros espolones, son las prospecciones encargadas por el Gobierno de todos los españoles. Sólo este contraste bastaría para mandarlo al guano, sí.
     
   Nada menos que pide/amenaza Paulino al Gobierno con que “rece para que no se encuentre petróleo… que éste ha sido fuente de problemas en todo el mundo… que si aparece, el conflicto no va a acabar… que si se encuentra, exigirá su derecho económico sobre él… que los canarios somos muy pacíficos, tolerantes y sensatos, pero lo que no permitimos es que se nos trate como una colonia”.
     Este es en su más cruda impostura el mafioso chantaje nacionalista: Para empezar… ¡Guerra! porque no queremos prospecciones, pero, espera, que si hay petróleo… ¡también Guerra!, porque es sólo nuestro. ¿Rezar para que no se encuentre petróleo? Leemos bien, sí. Petróleo no encontraremos quizás, pero… ¿en qué otro país del mundo hallaríamos pájaro tan bobo como éste? Es incalificable el que en medio de la espantosa crisis económica y desde el puente de lujo que otorga el mando de una economía subvencionada se permita Rivero estas impresionantes memeces. En estos dislates híperegoístas, contrarios al elemental sentido común -¡rezar por que no aparezca petróleo!-, ha derivado el estúpido monstruo del Estado de las Autonomías.
        
   ¿Qué decirle a Rivero entonces? Qué ojalá que llueva petróleo en los fondos marinos canarios, tanto que se vea él casi medio enterrado en el mismo, como el famoso cormorán del Golfo Pérsico.  Que manda golfos, sí. 



  LAS HISTORIAS DE UN BOBO CON ÍNFULAS
(Resumen, análisis y UN CAPÍTULO de la obra en estos enlaces)
UN CAPÍTULO:
154 pgs, formato de 210x150 mm, cubiertas a color brillo, con solapas. Precio del libro: 15 Euros. Gastos de envío por correo certificado incluidos en España. Los interesados en adquirirlo escribidme por favor a josemp1961@yahoo.es
“No soy nada, no quiero ser nada, pero conmigo van todas las ilusiones del mundo” (Pessoa) 

     

1 comentario:

Caba dijo...

¿Alguien investigará si este pájaro recibe dinero de Marruecos o simplemente es que es tan golfo como parece? Aunque viendo lo que hay en España da lo mismo. El de Baleares, Bauzá, que parece un hombre razonable, también se opone a las prospecciones, y en Cantabria al fracking, y en Asturias al oro. Si es que la pobre España tiene lo que se merece con estos tipejos estatistas.